El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

MEDIO ORIENTE  

 

Las tropas judías en una ratonera
Cuál es el plan y qué puede pasar en la invasión terrestre de Israel a Líbano

 
 

(IAR-Noticias) 25-Julio-06                                     Informe especial

Batería israelí en el sur del Líbano, cerca de la frontera. (Foto: Europa Press)

Una  avanzada de blindados y soldados israelíes ingresaron al sur libanés en una clásica operación de "testeo" para evaluar las defensas de Hezbolá, con cuyos integrantes mantienen combates en la modalidad de guerra de guerrillas, casa por casa, y calle por calle, donde las fuerzas judías no cuentan con la supremacía de los ataques aéreos. Para los expertos, se trata de una expedición "preparatoria" de una invasión a gran escala, cuyos posibles efectos relatamos en este informe.

Los tanques y soldados israelíes, ingresaron el sábado a territorio libanés, después de que los aviones judíos masacraran durante doce días poblaciones civiles e infraestructuras, dejando más de 370 muertos y miles de heridos.

Un escenario de pelea marcado por las tácticas de guerra de guerrillas, del combate casa por casa, en un teatro de operaciones urbano, donde Hezbolá se maneja en su propio territorio y cuenta con la adhesión de los pobladores, y donde la supremacía aérea y militar de Israel pierde gran parte de su contundencia y efectividad.

Como lo hicieron las tropas norteamericanas en Irak, el ejército judío abandonó la supremacía del aire y se metió en un escenario de combate donde los expertos no le auguran el mismo éxito de destrucción que tuvieron con los bombardeos impunes sobre poblaciones desarmadas e infraestructuras.

El mando militar israelí aclara que no se trata de una "invasión a gran escala", con lo que también coinciden algunos analistas, que ven la incursión terrestre judía como una operación de "testeo de terreno" preparatoria de una ofensiva a gran escala a ser lanzada en las próximas horas. Algo así como tantear la temperatura del agua antes de meterse en el río.

La "argumentación" que esgrime el estado mayor israelí  para esta "mini-invasión" por tierra es la de la creación de una "zona de seguridad" en la frontera, para impedir que las columnas de Hezbolá ataquen a las poblaciones israelíes aledañas.

Sin embargo, los especialistas, tanto de Europa como de EEUU, ven, para las próximas horas una operación militar terrestre a gran escala combinada con ataques aéreos masivos y bombardeos navales a objetivos situados en todo Líbano.

Ayer uno de los más influyentes diarios norteamericanos, The Washington Post, señaló que Israel y EEUU planean que una fuerza multinacional integrada por entre 10 mil y 20 mil soldados controle el sur de Líbano, territorio asediado por los ataques de la aviación israelí.

Según el rotativo, los "detalles" de cómo estará conformado ese contingente serán discutidos la semana próxima por la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, con líderes de las naciones del Medio Oriente.

De acuerdo con el Post, la fuerza multinacional no incluirá efectivos del Pentágono, ya involucrado en la ocupación de Irak, Afganistán y en otros conflictos.

Aunque los expertos -más allá de lo que sostenga el Post- saben que operativamente las "fuerzas de paz" de la ONU siempre están controladas, en forma directa o bajo cuerda, por oficiales norteamericanos y de las potencias europeas.

Se trata de un objetivo, que IAR Noticias ya había adelantado la semana pasada, a desarrollar luego de que las tropas judías, por aire y por tierra, peinen todo el territorio libanés y destruyan la mayor cantidad de blancos en búnkeres, arsenales, y centros logísticos y organizativos de Hezbolá.

Se trata de una estrategia resumida en el dicho popular de "entro, toco y me voy", donde las tropas judías, a diferencia de las tropas norteamericanas en Irak, ingresan, destruyen lo más posible las estructuras de la resistencia de Hezbolá, y luego, tras un llamado de alto el fuego de la ONU y el anuncio del despliegue de una "fuerza internacional de paz", se repliegan a la frontera.

El retiro de las tropas de Israel y la ocupación del Líbano por una fuerza multinacional (controlada bajo cuerda por EEUU), ese es el "plan", analizado, como siempre a media lengua, por algunos analistas del sistema que cuentan parcialmente el panorama estratégico.

La mayoría de los medios y expertos en EEUU  señalan que la escalada militar invasora (a la que llaman "guerra") que Israel  libra desde hace doce días contra Hezbolá en territorio libanés, cuenta como nunca con el aval y el visto bueno de Washington, su principal socio y sostén militar.

"Esta vez, el gobierno (de Washington) actúa como si hubiera una identidad de intereses entre Israel y Estados Unidos", comentó MJ Rosenberg, analista de Israel Policy Forum.

"No recuerdo una situación así anteriormente", añadió. "Creo que la visión del mundo de George W. Bush es idéntica a la de Israel (...). En un momento dado, Bush decidió que Israel tenía razón".

Para Steven Cook, del Council on Foreign Relations, la situación actual es comparable al respaldo manifestado por Estados Unidos hacia Israel tanto durante la guerra de los Seis Días, en 1967, como durante la guerra del Yom Kippour, en 1973.

Según este experto, la convergencia de visiones entre Washington y el Estado judío se explica por numerosos intereses comunes, especialmente, por el deseo en neutralizar a Hezbolá, calificado como "el as" del terrorismo mundial por Richard Armitage, el secretario de Estado adjunto para Medio Oriente durante el primer mandato de George W. Bush.

No obstante, y más allá de lo que digan estos analistas del sistema, que ven la "sociedad" EEUU-Israel solamente con implicancia en Líbano, en realidad, la operación militar de masacre y exterminio en territorio libanés es solo la primera fase de un "plan general" cuya próxima escala es Siria, y más adelante Irán.

IAR Noticias, en sucesivos informes, vino adelantando que el verdadero objetivo de la escalada militarista de Israel en Líbano era la destrucción de Hezbolá y la preparación de una plataforma de lanzamiento de un ataque a Siria, con una "cabecera de playa" situada en Líbano, Jordania e Irak (las tres fronteras).

Los jefes militares israelíes no esconden que han ingresado a Líbano para acabar con la guerrilla de la resistencia libanesa y sus campos de entrenamiento, organización y logística.

Pero para un conjunto de expertos ésa es sólo la excusa que tapa el verdadero objetivo que no es otro que el ataque militar a Siria, con Líbano sirviendo como "cabecera de playa".

Así como en Palestina las fuerzas israelíes intentan acabar con el gobierno de Hamás y establecer un régimen dócil a la ocupación, en Líbano intentan liquidar a Hezbolá para después controlar al gobierno libanés y a sus fuerzas armadas.

Sin la presencia de Hezbolá, y con las fuerzas libanesas bajo control operacional de oficiales israelíes y norteamericanos, el Líbano va a servir como nueva cabeza de playa fronteriza para el ataque militar de EEUU e Israel a Siria.

Un plan estratégico que comenzó con la expulsión de las tropas sirias del Líbano adoptada tras la resolución 1.559 del Consejo de Seguridad de la ONU (citada por Bush más arriba) impulsada por EEUU, Francia y Gran Bretaña.

El primer tramo de ese objetivo -señalan fuentes de inteligencia en Damascco- consistió en la expulsión de las fuerzas sirias del territorio libanés con la complicidad de la ONU y de las potencias europeas.

La operación -señalan los sirios- fue precedida por operaciones de inteligencia que realizaron la CIA y el Mossad con el asesinato del ex primer ministro Hariri, con el cual se culpó a las fuerzas sirias y se argumentó la resolución de la ONU ordenando su retiro del Líbano.

En la interpretación de la inteligencia siria, la operación con el asesinato de Hariri para culpar luego al gobierno de Damasco situó la primera fase de la operación de exterminio militar que lanzó luego Israel,  en Beirut el miércoles 12 de julio .

La impunidad y la baja resistencia a la operación de invasión  al Líbano que está en curso, se posibilitó con la maniobra de expulsión de las tropas del gobierno de Damasco, que constituyó la primera fase clara del "Objetivo Siria" .

EEUU-Israel propone y Hezbolá dispone

Este sábado, con el ingreso de soldados y tanques israelíes en el sur de Líbano, comenzó la operación de testeo de "resistencia" que el mando israelí va a procesar antes de ordenar la operación terrestre masiva.

Pero el hombre propone y Dios dispone: nadie puede prever con exactitud si las tropas judías van a poder salir del Líbano con la facilidad que está prevista en el objetivo trazado.

Se sabe (por lo menos así lo manifestó su jefe), que Hezbolá, una fuerza de guerra de guerrillas, con alto poder de movilidad, conocimiento del terreno, y en su propio territorio, no va acatar el alto el fuego de la ONU y de las potencias cómplices de Israel y EEUU.

Con lo cual se puede interpretar que, a pesar de que Israel -siguiendo el plan madre- acate el alto el fuego, las columnas de Hezbolá seguirán sometiendo a las fuerzas invasoras judías a diferentes tácticas de ataques, como atentados, emboscadas, francotiradores, y a operaciones de comandos, con las cuales pueden producir bajas más que importantes y complicar el repliegue de Israel.

En este escenario proyectado, difícilmente los blindados y fuerzas israelíes puedan salir de Líbano con la facilidad que ingresaron, y, si hay matanza de soldados israelíes en la operación, la cuestión interna se les va a complicar a los halcones militaristas de Tel Aviv, ya que dará causa a los que se oponen en Israel a esta invasión terrestre, que no son pocos.

Un punto de importancia clave lo conforma el hecho de que los halcones israelíes enfrentan en esta etapa no solamente la posibilidad de una "ratonera" para sus tropas en el Líbano, sino también a los cohetes que Hezbolá lanza todos los días contra ciudades fronterizas que ya han matado a 37 israelíes, han causado un impacto en su economía y creado un creciente temor entre la población, según informa este lunes The Wall Street Journal, el más influyente diario financiero estadounidense.

"La guerra ha paralizado una gran parte del norte de ese país, forzando el cierre de fábricas, oficinas y tiendas. Se calcula que más de un tercio de los dos millones de personas que viven en el norte de Israel ha buscado refugio en el sur", señala el financiero estadounidense, agregando que esta situación podría llevar a que Israel renuncie a su meta de destruir a Hezbolá.

El otro punto, también central, es que el ingreso del contingente multinacional de "paz" tampoco garantiza que Hezbolá renuncie a la acción militar, y pueda someter a los invasores multinacionales, "legalizados" por la ONU, a la misma estrategia de ataques y de "guerra asimétrica".

Y queda un cuarto factor, también de importancia clave.

El mando militar israelí, así lo reconocen sus propios altos jefes, no consiguió con los bombardeos ( y a pesar de haber masacrado población civil y destruido la infraestructura y la economía de Líbano) su objetivo prioritario que era la destrucción de las bases y centros operativos de la guerrilla de Hezbolá.

A raíz de no haberse cumplido ese objetivo, se decidió lanzar una operación relámpago terrestre en alta escala con el propósito de asestar un golpe complementario y demoledor para terminar con Hezbolá o dejarla con su capacidad operativa al mínimo.

Lo que se preguntan los expertos por estas horas es ¿Qué va a pasar si Israel no consigue el objetivo central  de exterminar a Hezbolá a las 48 o 72 horas posteriores a una invasión terrestre a gran escala?

Este es el escenario más temible que se plantea para los invasores judíos, ya que una extensión del tiempo de los combates terrestres, en la modalidad de guerra de guerrillas, casa por casa, calle por calle, con los combatientes de Hezbolá  apareciendo y desapareciendo sin dejar rastros, puede horadar la moral de los soldados israelíes diseminando entre sus filas el "sindrome Irak".

El otro punto que se plantea en un supuesto escenario de "prolongación" de los combates terrestres, son las reacciones y movilizaciones sociales a nivel internacional que pueden comenzar a presionar sobre los gobiernos -hasta ahora cómplices silenciosos de la invasión- para que pidan en grupo un cese el fuego sin que Hezbolá sea doblegada, lo cual conllevaría la "derrota" tácita del ejercito invasor israelí.

Lo que, a su vez, conduciría a otro "efecto" secundario: el retraso del ataque militar a Siria planeado como operación complementaria del asalto al Líbano.

La extensión del tiempo y los frentes de conflicto descriptos que acechan a las tropas judías son claves y determinantes para definir   una victoria o un Watergate para Israel en esta operación de invasión.

Fundamentalmente la extensión del tiempo de las operaciones, es el flanco débil que algunos expertos -entre ellos IAR Noticias- ven en esta invasión terrestre planeada en conjunto por el eje Tel Aviv-Washington, que hasta ahora permanece como algunas películas de Hollywood: en suspenso y a la espera del desenlace.

                                                 ******

Informes relacionados:

Las claves ocultas de la invasión al Líbano: el objetivo es Siria

Como  las grandes cadenas televisivas manipulan la masacre de Israel en Líbano y Gaza

Fuerza internacional en Líbano ¿Que hay detrás de la propuesta de Blair y Annan?

Como la CNN deforma y manipula el genocidio militar ejecutado por Israel en Líbano

Preparando la próxima masacre: Bush y Blair acusan a Irán y Siria de "estar detrás" de Hezbolá

Israel: no todo son bombas. Para tener éxito hay que saber "comunicar". Incluso las masacres.

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1