El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

MEDIO ORIENTE  

 

Ataques en agenda
Preparando la próxima masacre: Bush y Blair acusan a Irán y Siria de "facilitar armas" a Hezbolá

 
 

(IAR-Noticias) 19-Julio-06

Un depósito de combustible en llamas en el aeropuerto de Beirut luego de ataque aéreo israelí.(Foto AP)

Informe especial

Como ya es de uso en sus opiniones públicas sobre la escalada militar de Israel en el Líbano, Tony Blair y George W. Bush coincidieron este martes en apuntar a Irán y a Siria, dos países en la mira de los próximos ataques militares de la dupla Israel EEUU, y señalados ambos como los responsables directos del despliegue "terrorista" del grupo Hezbolá en Líbano. Las acusaciones no son casuales: forman parte del nuevo arsenal que la trilogía Washington-Londres-Tel Aviv preparan para justificar el asalto militar a Siria. El próximo objetivo.

Primer ministro británico, Tony Blair, y el secretario general de la ONU, Kofi Annan

Como se sabe, en las últimas horas la prensa internacional -al unísono de Tel Aviv- puso el acento en la cada vez vez más "peligrosa escalada" de la organización guerrillera que ha impactado con sus cohetes a varias localidades israelíes causando, según las cifras oficiales, una veintena de muertos.

En el otro lado del escenario, y como contrapartida a las  acciones "terroristas" de Hezbolá (en realidad acciones de autodefensa frente a un ataque sin interrupciones que lleva siete días) los bombardeos israelíes ya han matado a 227 libaneses, han causado más de 500 heridos, y han devastado la infraestructura y la economía del Libano.

Los jefes militares israelíes no esconden que han ingresado a Líbano para acabar con la guerrilla de la resistencia libanesa y sus campos de entrenamiento, organización y logística.

Pero para un conjunto de expertos ésa es sólo la excusa que tapa el verdadero objetivo que no es otro que el ataque militar a Siria, con Líbano sirviendo como "cabecera de playa".

Así como en Palestina las fuerzas israelíes intentan acabar con el gobierno de Hamás y establecer un régimen dócil a la ocupación, en Líbano intentan liquidar a Hezbolá para después controlar al gobierno libanés y a sus fuerzas armadas.

Como se sabe, Gran Bretaña y EEUU sostienen la posición de Israel, que quiere "desarmar" a Hezbolá  y desplegar en la frontera al ejército libanés aduciendo que de esa manera va a terminar con los ataques "terroristas" de ese grupo contra Israel.

Ese es el objetivo prioritario del asalto militar al Líbano.

Este martes, Washington, sosteniendo su posición sobre que Israel tiene "derecho a defenderse",  instó  a Irán y a Siria a ejercer su influencia para detener el lanzamiento de cohetes por parte del grupo militante Hezbolá.

"Hezbolá comenzó el conflicto y Siria e Irán, quienes apoyan al grupo, podrían utilizar su influencia para detenerlo, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow.

Snow explicó que "el presidente cree que Siria no está haciendo lo suficiente para llevar la estabilidad a la zona".

El portavoz reiteró que el Gobierno estadounidense no está dispuesto a respaldar un cese de la violencia que no siente las bases para una estabilidad duradera en la región.

"Un alto el fuego que deje intacta la infraestructura terrorista es inaceptable" porque Hezbolá podría interpretarlo como un reconocimiento de sus tácticas, precisó Snow.

Lo que quiere EEUU, añadió, es un cese de las hostilidades "que cree, no sólo las condiciones, sino también las instituciones para la paz y la democracia en la región".

Bush, por su parte, dijo  desde la Casa Blanca que el culpable de lo que está ocurriendo en la región es el grupo Hezbolá y añadió que es "esencial" que el Gobierno libanés pueda sobrevivir a esta crisis.

Por otro lado, el primer ministro británico, Tony Blair, acusó a Irán de facilitar armas al grupo Hezbolá en  Líbano y a la milicia iraquí opuesta a la presencia de las tropas británicas en Basora.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes a su regreso de la cumbre del G-8 en San Petersburgo, Blair reconoció que la reunión en Rusia se vio ensombrecida por la "escalada de la violencia" entre Israel y el grupo chií del Líbano.

Según su análisis de la situación, "Hezbolá es apoyada por Irán y por Siria: por el primero con armas -armas que, curiosamente, son muy similares, si no idénticas, a las utilizadas contra las tropas británicas en Basora-, y por el segundo de muchas maneras. Por ambos, financieramente".

Blair dijo a los diputados británicos que la escalada de las tensiones significa "la desintegración" de las esperanzas de estabilidad para la región.

"Durante días hemos visto a inocentes morir por el terrorismo en un acto deliberado de Hezbolá, y a civiles morir en el curso de la represalia militar de Israel, y cómo se desintegraban nuestras esperanzas de estabilidad en esta disputada área del planeta", explicó en su declaración ante los Comunes.

El fin de semana pasado, el primer ministro británico, Tony Blair, y el secretario general de la ONU, Kofi Annan, pidieron el despliegue de una fuerza internacional con el argumento  de "impedir los bombardeos" en territorio libanés.

Según los sirios, la propuesta de despliegue de una "fuerza internacional de paz" en Líbano (manejada bajo cuerda por Gran Bretaña y EEUU) busca propiciar un escape "honroso" de la maquinaria de guerra israelí de la ratonera de Líbano, donde, en caso de intentar una ocupación territorial, puede sufrir un empantanamiento y una derrota parecida a la del ejército de ocupación de EEUU en Irak.

Una fuerza internacional de la ONU (en última instancia controlada bajo cuerda por EEUU) cubriría uno de los objetivos centrales de la invasión militar israelí a Líbano: establecer un control militar occidental en las fronteras con Siria, permitiendo que las fuerzas judías regresen a sus cuarteles.

La estrategia es la misma que implementaron, por ejemplo en Haití, donde primero crearon un conflicto armado, una "guerra civil",  con grupos armados y entrenados por la CIA, y luego ingresó la fuerza internacional de la ONU para "pacificar" el país, legalizando el golpe de estado contra Arístide.

En este caso, la ONU y su fuerza internacional "legalizarían" la masacre del estado judío en Líbano, y su presencia garantizaría el "control occidental" de la región, desde donde los oficiales y expertos judeo-norteamericanps prepararán el despliegue militar contra Siría.

A su vez le permitiría al Estado judío un repliegue sin ingresar a una "ocupación territorial" donde sus fuerzas experimentarían un desgaste y quedarían sometidas a una guerra de guerrillas y a atentados como los que están sufriendo las tropas yanquis en Irak.

Como sostiene la inteligencia siria, Israel no bombardeó Líbano para quedarse. Arrasó -y está arrasando ese país con el objetivo preciso de preparar las condiciones para una ocupación por "otras vías", que no es nada más que el despliegue de una fuerza internacional para "pacificar la región".

En este caso, los bombardeos de las tropas judías crearon el estado de "guerra", y con ello las condiciones para el ingreso de una "fuerza internacional de paz" manipulada bajo cuerda por Washington y el Pentágono.

Con sus acusaciones a Irán y Siria, y con su exaltación del "peligro Hezbolá", Bush y Blair preparan las dos fases siguientes: el despliegue de una "fuerza internacional de paz" (en realidad, una fuerza de ocupación embozada) y la argumentación para el próximo objetivo que es el ataque militar a Siria.

                             ******

Informe relacionado:

Las claves ocultas de la invasión al Líbano: el objetivo es Siria

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1