El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

DIARIOS
del Mundo


I Argentina I Brasil I
I
Estados Unidos I
I
España I Europa I
I
América del Sur I
I
América Central I
I
América del Norte I
I
Africa I Asia I
I
Oceanía I
I
Medio Oriente I
I
Internacionales I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

LATINOAMERICA  

 

¿Por quién doblan las campanas?

Haití y la hora de los zombies que miran televisión

 
 

 (IAR Noticias) 15-Enero-2010

Cadáver de un niño haitiano arrojado en un hospital

Para los niños "informatizados" que juegan a las muñecas con los SMS, para las multitudes que lloran y se conmueven con los ídolos televisivos, para los jóvenes transculturizados con música fashion y cultura tecnotrónica, para las mayorías planetarias "programadas" a diario con individualismo y sociedad de consumo, Haití es solo un punto indiferente en la pantalla del TV.

Por Manuel Freytas (*)
manuefreytas@iarnoticias.com

Si alguien creía haberlo visto todo con las masacres israelíes en Libano y Gaza, o con los exterminios estadounidenses de civiles en masa en Afganistán, Irak o África, estaba equivocado. Haití superó todo lo que una mente puede imaginar.

Ya no se trata de bombardeos selectivos o de masacres militares masivas, se trata de algo peor: La indiferencia masiva (nivelada a escala planetaria) ante la muerte y el sufrimiento de seres humanos.

En solo minutos, un Apocalipsis natural se abatió sobre Haití y enterró entre los escombros a más  50.000 personas (que pueden ser cien mil) convirtiendo a ese país en un cementerio a cielo abierto.

Decenas de miles de cuerpos humanos, de niños, ancianos, mujeres y adultos, permanecen desmembrados, ensangrentados, muertos o agonizando sin atención médica, con dolores, con sufrimiento extremo, mientras los que quedaron vivos y lo perdieron todo deambulan como zombies entre los cadáveres y las ruinas de un  país devastado.

Los testimonios de los corresponsales son escalofriantes: "El suelo está lleno de muertos... y a la gente no le importa". En el Haití  fantasma (donde Hollywood y la ciencia ficción se quedaron sin argumento), mientras los vivos duermen entre los muertos, o mientras la víctimas arman barricadas con cadáveres para protestar por la falta de ayuda, el mundo no se detiene. Niños, mujeres, hombres, de la misma especie, con el mismo cuerpo, con las mismas vísceras, con la misma capacidad de sentir y de pensar, continúan indiferentes con su rutina.

Para los niños "informatizados" que juegan a las muñecas con los SMS, para las multitudes que lloran y se conmueven con los ídolos televisivos, para los jóvenes transculturizados con música fashion y cultura tecnotrónica, para las mayorías planetarias "programadas" a diario con individualismo y sociedad de consumo, Haití es solo un punto indiferente en la pantalla del TV.

¿Por quién doblan las campanas?

Doblan por una humanidad que se ha quedado (masivamente) sin sentimientos ante la muerte y el martirio de un semejante.

Doblan por la "población sobrante" de Haití, y por las muchas que vendrán detrás de Haití.

Doblan por el discurso decadente y vacío de los políticos mundiales
y de los banqueros que han convertido al planeta en un gran cajero automático.

Doblan por un sistema (el capitalismo) que ha convertido (y nivelado) a los seres humanos en una manada electrónica solo destinada a dos funciones básicas: Consumir y elegir presidentes.

Doblan por la decadencia (de un sistema que agoniza sin morirse del todo), y por el fin de las utopías y de las causas revolucionarias transformadoras.

Doblan por los zombies: Por los de Haití, y por los del resto del mundo, que también caminan, sin rumbo, entre la muerte de las rutinas cotidianas y de las vacaciones.

Doblan por los que creen (de buena fe) que van a cambiar el mundo (criminal y depredador del sistema capitalista) sentados frente a  la computadora.

Las campanas de Haití doblan, en fin, por todos nosotros.

*****

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google y en IAR Noticias

Compartir  

Compartir

   

 

     

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2010  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com