El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

IRAK  

 

Frente de guerra en el Kurdistán /

Las fuerzas turcas comienzan a movilizarse en la frontera y la industria del petróleo se paraliza

 
 

(IAR-Noticias) 20-Octubre-07

Soldados turcos patrullan una carretera en Sirnak, junto a la frontera con Irak. (Foto: AP)

En un escenario cada vez más complicado, con una crisis que envuelve simultáneamente a EEUU, Turquía e Irak, con una escalada de los precios del petróleo, y en medio de una presión internacional creciente para detener la acción armada, las fuerzas turcas comienzan a movilizarse en la frontera con el Kurdistán iraquí, luego que el Parlamento aprobara, el miércoles, operaciones militares contra los rebeldes separatistas kurdos. Bush volvió a advertir a Turquía de que no ataque, y la Cámara Empresaria de dicho país advirtió que la industria del petróleo se encuentra paralizada en la región.

Un nuevo "frente de guerra" comenzó a desarrollarse el miércoles cuando el Parlamento turco autorizó finalmente por aplastante mayoría una operación militar a gran escala, por aire y por tierra, contra los rebeldes separatistas kurdos en el norte de Irak, programada para un año de duración.

Los feroces combates entre fuerzas turcas y guerrilleros kurdos que se están desarrollando en estos momentos en la frontera ensombrecen aún más el panorama.

EEUU, la OTAN, y la Unión Europea piden "contención" al gobierno turco, mientras Siria es el único país que ha expresado un abierto apoyo a la invasión contra el Kurdistán iraquí.

La actividad del Ejército turco en el sureste del país se incrementó coincidiendo con la aprobación el miércoles de una moción parlamentaria que autoriza una operación militar a gran escala contra los "terroristas" del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak.

Este jueves, unos 40.000 soldados turcos se encuentran participando en operaciones militares en las provincias de Sirnak, Hakkari y Siirt, las más próximas a la frontera con Irak, según informó hoy el diario de gran circulación Sabah.

Paralelamente, según corresponsales y agencias internacionales,  se están desarrollando "intensos enfrentamientos" entre las tropas turcas, apoyadas por helicópteros de combate Cobra y Sikorsky, y un grupo de milicianos del PKK en la montaña Kato.

Las misma fuentes añaden que el Ejército turco "controla" la cadena montañosa que hasta ahora utilizaban los combatientes separatistas  kurdos para infiltrarse en Irak.

Para los analistas de las cadenas norteamericanas, la gran "incógnita" en el teatro de operaciones se resolverá en el momento en que el gobierno turco ordene la invasión trasfronteriza, cuantos efectivos y unidades blindadas participarán, y que cobertura de fuego aéreo azotará el norte iraquí donde se encuentran instalaciones petroleras claves.

Para algunos expertos, de la CNN por ejemplo, la movida del primer ministro turco (que cuenta con la mayoria en el Parlamento) de aprobar el ataque, estuvo orientada más que nada a presionar a EEUU a actuar contra los separatistas kurdos, mientras se mantiene en suspenso la operación turca trasfronteriza.

Otros sostienen que Ankara, antes de ordenar la invasión, podría esperar el resultado de la entrevista que el primer ministro Erdogan mantendrá con el presidente estadounidense, George W. Bush, dentro de dos semanas en la Casa Blanca.

Algunos especialistas de la prensa norteamericana afirman que las operaciones militares podrían postergarse hasta la realización de una decisiva conferencia de países vecinos de Irak que tendrá lugar a principios de noviembre en Estambul.

En cuanto a la modalidad táctica, el diario liberal de Turquía, Hurriyet, señaló que la ofensiva será fundamentalmente aérea si se atienden a unas declaraciones vertidas la semana pasada por el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. "Estamos trabajando con el jefe del Ejército turco y los comandantes de la Fuerza Aérea", afirmó entonces Erdogan.

Refiriéndose al blanco del ataque en el norte de Irak,
el viceprimer ministro, Cemil Ciek, afirmó en que cualquier intervención tendría como único objetivo el PKK, que lucha desde 1984 contra el poder central turco, y que Ankara no tiene ningún interés territorial en Irak.

Ankara (en coincidencia con EEUU y la Unión Europea) afirma que el PKK es una organización terrorista a la que responsabiliza de la muerte de al menos 15 soldados turcos en las últimas dos semanas, gracias a la libertad de movimiento de que gozan en el norte iraquí.

Según la versión  de Turquía, unos 3.500 "terroristas" del PKK tienen sus bases y campos de entrenamiento en el norte de Irak y, periódicamente, se infiltran en su  territorio o para cometer ataques contra la población civil y militar turca. Asimismo, el país euroasiático denuncia que tanto Irak como Estados Unidos "no hacen lo suficiente" para luchar contra el PKK.

Los efectos del ataque militar

Desde Washington, Bagdad, la Unión Europea y la OTAN advierten que una invasión militar turca en el Kurdistán desestabilizará toda la región (hasta ahora "estable", a diferencia del resto de Irak) y creará un conflicto interno el el gobierno colaboracionista de Bagdad, integrado mayoritariamente por chiíes y kurdos.

También, desde Bagdad, advierten que, argumentando la destrucción de las bases "terroristas" kurdas, el régimen turco podría buscar el control militar del petróleo kurdo en alguna maniobra con los halcones y las petroleras estadounidenses.

En general, las usinas conservadoras de Washington, la Unión Europea y la OTAN son coincidentes que en un escenario de guerra en el Kurdistán iraquí el único gran beneficiario es Irán, que explotará el conflicto y la división para movilizar la región contra EEUU y Turquía.

En el frente económico, los primeros efectos de los preparativos militares en la frontera ya se hacen sentir.


El diario turco Sabah destacó este jueves el estado de alerta y movilización de las cámaras empresariales de la región ante la aprobación de las operaciones militares turcas en el norte de Irak.

El jefe de la Cámara de Comercio e Industria de Cizre, Adnan Elçi, advirtió que el comercio de petróleo con la provincia semiautónoma del norte de Irak se encuentra momentáneamente paralizado, "con unos 15.000 camiones cisterna ociosos debido a las restricciones".

Según el diario económico Referans, la medida autorizada el miércoles por el Parlamento turco impulsará  un nuevo aumento del precio del petróleo, que casi ya alcanza el nivel de los 90 dólares el barril debido al conflicto.

No obstante, "el nivel del incremento dependerá del desarrollo de los acontecimientos en la región", agregó el diario.

De cualquier manera, y en un escenario mundial cada más complicado, con el petróleo bordeando los 90 dólares y una nueva escalada del conflicto EEUU-Irán, un frente de guerra potencial en el norte de Irak ya se proyecta como un fantasma en los mercados mundiales, amenazados por la crisis financiera y una recesión mundial anticipada por los principales organismos internacionales, como el FMI y la Reserva Federal de EEUU.

Los encarnizados combates que se están desarrollando entre las tropas turcas y los rebeldes kurdos en la frontera, complican aún más el escenario de tensión entre EEUU y Turquía, y se proyectan negativamente en los mercados internacionales temerosos de cualquier oscilación en los precios del crudo.

La resolución -que se aprobó pese a los llamados del presidente George Bush a los legisladores para que no la votaran- puso la relación entre Ankara y Washington al borde del precipicio.

Washington, el secretario general de la OTAN y prominentes  dirigentes iraquíes pidieron el miércoles a Turquía que evite una invasión del norte de Irak poco antes de la votación parlamentaria que autorizó una invasión militar turca al Kurdistán iraquí con la finalidad de exterminar los búnkeres de la guerrilla separatista kurda.

El planificado ataque turco al norte iraquí proyecta una bomba de tiempo en el marco de las relaciones bilaterales, que comprenden acuerdos de cooperación militar estratégicos para EEUU en el escenario de la "guerra contra el terrorismo" y la ocupación en Irak.

Por Turquía ingresa el 70% del transporte aéreo de mercancías y logística destinado al ejército estadounidense en Irak y un 30% del combustible que alimentan sus más de 50 bases militares, según The Washington Post, quien cita opiniones de altos jefes militares del Pentágono afirmando que la crisis política en Washington y la crisis militar en la frontera norte, ponen en riesgo el corredor aéreo con Turquía.

EEUU, el principal aliado de Turquía (y a la vez del gobierno kurdo), se opone con fuerza a una acción militar, ya que teme que pueda desestabilizar la zona más pacífica de Irak y posiblemente toda la región (según el Departamento de Estado norteamericano), posibilitando la intervención en el conflicto de otros vecinos, como Irán.

Por otra parte, el conflicto ya detonó una crisis de difícil pronóstico en el gobierno colaboracionista iraquí (formado mayoritariamente por chiíes y kurdos) y pone a Washington en la alternativa de tener que tomar posición a favor de uno de sus aliados (Turquía o los kurdos) rompiendo y desestabilizando la coalición ocupante.

La operación militar avalada por el Parlamento cuenta con el apoyo de la opinión pública y del establishment de poder turco, y solo ha cosechado el apoyo de Siria en el plano internacional, que rechaza la creación de un Estado independiente kurdo en Irak.

La Casa Blanca, debilitada por varios frentes de conflicto en ebullición (entre ellos Irán, China Rusia) se encuentra en una de sus peores encrucijada, paradojalmente desatada en el campo de sus aliados.

                            ******

 VOLVER A HOME

  MAS ULTIMAS NOTICIAS

© Copyright 2007  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1