El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

MEDIO ORIENTE  

 

Gigantesca movilización de Hezbolá
Una marea humana "sin precedentes" pidió en Beirut la renuncia del gobierno pro-sionista libanés

 
 

(IAR-Noticias) 12-Diciembre-06

Hassan Nasralá, líder de Hezbolá

Tras ocho días de movilizaciones continuas Hezbolá y la oposición prosiria libanesa reazlizaron una gigantesca manifestación este domingo en Beirut orientada a provocar la caída del gobierno pro-sionista de Fuad Siniora, apoyado por el eje Tel Aviv-Washington y sus aliados europeos

Los partidarios del gobierno antisirio, que recibió nuevamente el apoyo de Francia y Estados Unidos, y la oposición de Hezbolá, respaldada por Siria e Irán,  parecen más irreconciliables que nunca.

Cientos de miles (algunos hablan de más de un millón) de opositores al gobierno antisirio y pro-sionista del Líbano, encabezados por el movimiento Hezbolá, se concentraron el en el centro de Beirut para reclamar la renuncia del primer ministro antisirio Fouad Siniora y hacer un llamado a nuevas elecciones.

Según un portavoz militar, una marea humana "sin precedentes" se concentró en las calles de Beirut el domingo.

De acuerdo con los observadores, fue  la marcha más grande desde que comenzaron las protestas, hace 10 días, y el Ejército (que se mantuvo pasivo durante la masacre aérea israelí de 33 días) se movilizó y estuvo en alerta.

Con retratos de líderes de la oposición prosiria y consignas como "llega el cambio", una multitud escuchó por altoparlantes un mensaje del líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, quien desde la clandestinidad llamó a no abandonar las calles hasta que no se forme un gobierno de unidad nacional.

Con el jeque Nasralá, en la clandestinidad desde la invasión de Israel en julio, fue el vicesecretario general de Hezbolá, Naim Qasim, quien encabezó el acto: "Han cometido un pecado mortal y destruido al país", arremetió, dirigiéndose al gobierno de Siniora. Y acusó al premier de haber entregado el país a los intereses estadounidenses.

Filas de ómnibus llegaron hasta el centro de la capital desde las regiones de mayoría chiíta del sur y el este del país, y de las zonas cristianas del norte, para participar de este gran movimiento de protesta que comenzó el 1º de diciembre frente al Palacio de Gobierno, donde acampan decenas de miles de manifestantes. "Ejerceremos nuestro derecho hasta que el gobierno caiga", alertó Qasim.

El Ejército libanés, que nunca respondió a los ataques de Israel, se declaró en alerta con 20.000 soldados  desplegados en torno a las dos plazas donde se reunió la multitud y en los alrededores del Palacio de Gobierno, que fue rodeado por un imponente cordón de seguridad.

La oposición libanesa, liderada por Hezbolá y compuesta por una alianza de partidos prosirios y cristianos y apoyada por Irán y Siria, prometió que en los próximos días aumentará la presión sobre el gobierno.

El general cristiano Michel Aoun, jefe de un importante grupo parlamentario, aliado de Hezbolá y del también chiíta y prosirio Amal, anunció a los manifestantes que la oposición formará "en los próximos días" un gobierno de transición.

"Si no se crea un gabinete de unidad nacional para reemplazar al de Siniora, ahora ilegítimo" -según Aoun- "el gobierno de transición deberá preparar la celebración de elecciones legislativas".

El gabinete de Siniora es acusado, entre otras cosas, de corrupción, y de falta de nacionalismo y de solidaridad con las milicias de Hezbolá que lucharon contra Israel durante 34 días en julio y agosto pasados.

El primer ministro libanés, Fouad Siniora,acusó al líder de Hezbolá, Hassan Nasralá, de "planificar un golpe de Estado".

Siniora pronunció estas palabras en la sede del Gobierno frente a una delegación de decenas de seguidores provenientes de Sidón, 38 kilómetros al sur de Beirut, lugar de nacimiento del primer ministro.
También señaló que "las amenazas de Nasralá, su retórica y su lengua se contradicen con los principios democráticos en los que dice creer".

El jueves pasado, Hassan Nasralá, el jefe del poderoso Hezbolá chiita, prometió que la oposición -una alianza de partidos prosirios y cristianos- continuaría en las calles hasta vencer.

Desde el primer mitin, el pasado 1 de diciembre, miles de manifestantes prosirios invadieron el centro de Beirut, donde cientos de tiendas de campaña se enfrentan simbólicamente al palacio donde se encuentra la sede del gobierno, rodeado por alambrados de púas y cordones de soldados.

El presidente de Francia, Jacques Chirac, un aliado destacado del sionismo judeo-estadounidense, afirmó el viernes que hay que apoyar al gobierno "legal y legítimo" de Fuad Siniora.

Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, reiteró que el gobierno libanés "se encuentra bajo la fuerte presión de fuerzas extremistas y exteriores, incluyendo a Siria e Irán, que parecen decididos a tratar de desestabilizar a esta joven democracia".

El detonante de la crisis fue la renuncia, a mediados de noviembre, de seis ministros prosirios, entre los cuales había cinco representantes de la comunidad chiita, al gobierno surgido de la mayoría antisiria en el poder desde principios de 2005.

Pero las causas reales del enfrentamiento se encuentra en la sumisión del gobierno libanés a un plan para aislar y derrotar al movimiento prosirio y anti-sionista encabezado por Hezbolá.

                             ******

Informe relacionado:
Líbano al borde la guerra civil: Hezbolá va por el derrocamiento del gobierno libanés aliado del lobby sionista: Beirut cercado

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1