El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

MEDIO ORIENTE  

 

El mito y el negocio
¿Qué tienen que ver los judíos con el lobby judío?

 
 

(IAR-Noticias) 04-Septiembre-06

Judío ortodoxo junto a las tropas israelíes en la frontera con Líbano. (Foto AFP)

Israel no invadió ni ejecutó un genocidio militar en Líbano con la religión judía, sino con aviones F-16, misiles, bombas de racimo, helicópteros Apache, tanques Merkava, artillería pesada, barcos, sistemas informatizados, y una estrategia y un plan de ataque militar. El lobby judío que controla Casa Blanca y la Reserva Federal  no reza en las sinagogas sino en la Catedral de Wall Street. Un detalle a tener en cuenta, para no confundir la realidad con el mito y el negocio.

Por Rodrigo Guevara y Manuel Freytas

A) El mito

El genocidio militar perpetrado por Israel en Líbano puso nuevamente de moda la vieja discusión sobre el "antisemitismo" o el "odio racial" contra los judíos donde ni los considerados "antisemitas" se ponen de acuerdo sobre  qué es Israel y qué es "el pueblo judío".

Como siempre, los puntos referenciales del "debate"  giran alrededor de la "raza" y de la "religión" en términos "históricos", sin tocar para nada la implicación económica, social, política y cultural de los judíos como colectividad en la realidad del mundo del presente.

En este corte alienado y atomizado de la discusión, los propios críticos de Israel terminan dividiendo a los judíos entre "sionistas" y "no sionistas", como si la cuestión del sionismo  fuera una cuestión "racial" o religiosa, y no un sistema de dominio imperial que abarca interactivamente el plano económico, político, social y cultural, superando la cuestión de la raza o de las creencias religiosas

Y por otro lado, y en forma práctica, en esta sociedad capitalista de valores individualistas ¿quién se basa en la religión o en la raza para tomar decisiones o convivir en sociedad?

Hezbolá, por ejemplo, no le propinó una derrota militar a Israel con la religión islámica, sino con una guerra asimétrica, planteada con armas, logística, estructuras operativas, tácticas y estrategias de combate ejecutadas en el teatro de operaciones de Líbano.

Israel no invadió ni ejecutó un genocidio militar en Líbano con la religión judía, sino con aviones F-16, misiles, bombas de racimo, helicópteros Apache, tanques Merkava, artillería pesada, barcos, sistemas informatizados, y una estrategia y un plan de ataque militar.

Entonces ¿Que tienen que ver Israel y Hezbolá con una discusión racial y religiosa?

Lo curioso, es que son las propias organizaciones religiosas islámicas ("pacifistas" por naturaleza) que andan "explicando" desde el prejuicio religioso que no son "antisemitas" ni "antijudías, como si las sinagogas judías (y no un sistema mundial de poder que se expresa en lo económico, en lo político, en lo cultural y en lo militar) fueran el ombligo del mundo.

Con solo mirar con lógica y sentido común los acontecimientos económicos, políticos y sociales a nivel planetario, se puede comprobar fácilmente que el mundo no se maneja con religión sino con pragmatismo realista de causa y efecto.

En la era informática, en la era de las comunicaciones, en la era de la ciencia aeroespacial, de la robótica y de la bio-genética, a la religión ya no la practican ni los judíos, cuya mayoría solo la tiene como referencia vaga de su pertenencia religiosa como la tienen los católicos, cuya mayoría abrumante ya ni frecuenta las iglesias.

Entonces ¿De que hablan cuando hablan de "antisemitismo" o de "anti-judaismo religioso? ¿En que parámetros referenciales se basa la condición de "antisemita"? ¿Quién es antisemita? ¿Quién critica a los judíos por su religión o por su raza en las sociedades del mundo?

A lo sumo, a los judíos, como está probado en la realidad social de cualquier país, no se los critica por su religión o condición racial sino por su apego excesivo al status del dinero (también cultivado por otras colectividades)  y a integrar estructuras o jerarquías de poder dentro de un sistema injusto de opresión y de explotación del hombre por el hombre,  como es el sistema capitalista.

Históricamente, más que por su religión, en todos los países y sociedades de la tierra el judío siempre estuvo identificado en la figura del "usurero" y no del rabino, cuestión que se refleja masivamente en los chistes de judíos contados hasta por los propios judíos.

Es decir, a los judíos habitualmente no se los critica por su religión o su raza, sino por sus valores excesivamente "materialistas" que los lleva rápidamente a escalar pirámides de poder dentro del sistema capitalista, lo que les construyó el mito (alentado por los propios judíos) de "inteligencia superior".

Salvo los grupos minoritarios de  fanáticos y racistas que solo se representan a sí mismos, en las  sociedades (salvo el nazismo alemán y algunas excepciones) casi nunca hubo "persecución religiosa" del judío,  si no que hubo una asociación del judío con la "peor cara del capitalismo", representada en el sistema económico-financiero especulativo.

¿Cuantos son los grupos de nazis y fanáticos que persiguen "racialmente" a los judíos por el mundo, en relación al conjunto de la humanidad? Alcanzan los dedos de una mano para contarlos.

Es más, los "nazis" que quedan, ni siquiera son nazis con "pureza doctrinaria", son lúmpenes,  marginales alienados del sistema capitalista, una especie de "tribu" urbana insignificante e idiota, que no representan un peligro para nadie, y que habitualmente son utilizados para mantener vivo el mito de la "persecución" y el "antisemitismo.

En definitiva el mito de la "persecución religiosa", solo sirvió para  generar el mito del "antisemitismo" como falsa corriente masiva, con la finalidad de tapar lo que grupos minoritarios de origen judío hacen en realidad:  controlar y manejar los resortes estratégicos del sistema capitalista que gobierna el mundo por medio del poder económico.

B) El negocio

Cuando alguien ejercita una investigación y un análisis estructural del lobby judío (y su red interactiva de lobbys locales en todos los países), no investiga ni analiza las sinagogas, sino los centros de planificación y de decisión mundial del sistema capitalista que controla las estructuras económico-productivas en todos los países de la tierra.

El lobby judío no controla el mundo con la religión: lo maneja con bancos, trasnacionales, mercados, control de precios y demanda, monopolio y hegemonía sobre los sistemas económicos-productivos, control sobre los recursos naturales, control de la red informativa y de manipulación social, manejo de los valores sociales a través de la publicidad, la cultura y el consumo estandarizado y globalizado por los medios de comunicación, y control financiero mediante el dólar (la moneda patrón de todas las transacciones comerciales y financieras) etc.

El corazón del lobby judío estadounidense es el poderoso sector financiero de Wall Street que tiene directa implicancia y participación en el nombramiento de funcionarios claves del gobierno de EEUU y de los órganos de control de política monetaria e instituciones crediticias (nacional e internacional) con sede en Washington y Nueva York.

Las principales instituciones financieras del lobby (Goldman Sachs, Morgan Stanley , Lehman Brothers,entre las primeras cinco) y los principales bancos (Citigroup, JP Morgan and Merrill Lynch, entre los primeros cinco), influyen decisivamente para el nombramiento de los titulares de la Reserva Federal, el Tesoro, y la secretaría de Comercio, además de los directores del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

Un ejemplo de esta ligazón es el nombramiento, en el 2005, de Paul Wolfowitz, ex subsecretario de Defensa,  considerado el "cerebro" del lobby judío de Washington, como titular  del Banco Mundial. Otro ejemplo destacado, fue el reciente nombramiento de Henry Paulson, presidente ejecutivo de Goldman Sachs como titular del Tesoro estadounidense.

El ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, como su actual presidente, Ben Bernanke, fueron impuestos por el lobby neoyorquino de los grandes bancos, financieras y corporaciones trasnacionales que se aglutinan en el llamado Consenso de Washington, un foro de existencia casi invisible desde el cual se acuerdan normas económicas-financieras y políticas de regulación de mercados que trascienden las fronteras de EEUU.

Por medio de la utilización política de su poder financiero, de su estratégica posición en los centros de decisión, los grupos financieros del lobby judío ejercen influencia decisiva en la política interna y externa de EEUU,  además de su papel dominante en la financiación de los partidos políticos, de los candidatos presidenciales y de los congresistas.

A la reunión anual del AIPAC, la más poderosa institución sionista del lobby (y no obstante que los judíos solo representan menos del 5% de los votos en EEUU) asisten la mayoría de los líderes del Congreso, los principales miembros del Gobierno y más de la mitad de todos los integrantes del Congreso, que identifican los intereses de Israel con los de EEUU.

En definitiva, el lobby judío no representa a ninguna sinagoga ni expresión racial, sino que es la estructura que maneja el poder mundial a través del control sobre los centros económicos-financieros y  de decisión estratégica del sistema capitalista expandido como civilización "única".

Antes que por la religión y la raza, el lobby y sus redes se mueven por una ideología política funcional: el sionismo capitalista-imperial que antepone el mercado, la concentración de riqueza, la "política de negocios", a cualquier filosofía que roce las nociones del "bien" o del "mal" entendidos dentro de parámetros sociales. 

El lobby judío que controla Casa Blanca y la Reserva Federal  no reza en las sinagogas sino en la Catedral de Wal Street, donde la suprema religión son el dólar y los negocios entrelazados por todo el planeta.

En Wall Street, el templo supremo del dinero sin fronteras, no se reza sino que se cotizan anualmente títulos, bonos y acciones por más de 12 billones de dólares . Casi el equivalente a 2 veces el PBI anual de 180 países en vías de desarrollo.

Es dinero volátil. Reproduciéndose y concentrándose a escala planetaria. Pero con un punto de regreso y refugio preciso: la Reserva Federal norteamericana controlada por grupos minoritarios judíos. El capitalismo no tiene fronteras. Pero el dólar, su moneda patrón, solo atiende en EEUU, más precisamente en Nueva York, donde reside el patriciado financiero judío que sale en los ranking de Forbes o de Fortune.

Los tres principales bancos y las tres primeras instituciones financieras del lobby recibirán una tasa de beneficios superior a los 50.000 millones de dólares en 2006, equivalente a más de 35  presupuestos anuales de un país como Bolivia.

Las tres principales cadenas televisivas de EEUU (CNN, ABC, NBC y Fox) , los tres principales diarios (The Wall Street Journal, The New York Times y The Washington Post) están controlados y gerenciados (a través de paquetes accionarios o de familias) por grupos del lobby judío, principalmente neoyorquino.

Asimismo como las tres más influyentes revistas (Newsweek, Time y The New Yorker), y consorcios hegemónicos de Internet como Time-Warner (fusionado con América on Line) o Yahoo, están controlados por gerenciamiento y capital  judío que opera a nivel de redes y conglomerados entrelazados con otras empresas.

Colosos  del cine de Hollywood y del espectáculo como The Walt Disney Company, Warner Brothers, Columbia Pictures, Paramount, 20th Century Fox, entre otros, forman parte de esta red interactiva del capital sionista imperialista.

Consecuentemente, el sector  mayoritario hegemónico de la información, la cultura y el espectáculo difundidos a escala masiva (que marcan tendencias y valores sociales, y son claves para el control ideológico y el direccionamiento de conducta colectiva) están en manos del lobby judío que, a su vez,  controla los resortes básicos del poder económico y político del Imperio estadounidense.

La combinación del superpoder militar de Estados Unidos con el superpoder económico-financiero de Wall Street en manos del lobby judío, dio como resultante el Imperio único , cuyo radio de influencia y dominio directo abarca a 121 países en los cuales Estados Unidos tiene presencia directa o influencia militar, o en el resto de los países controlados a partir del apoderamiento de sus sistemas económico-productivos.

Tanto las "cuatro grandes" contratistas del complejo militar-industrial (Lockheed Martin, Boeing, Raytheon, General Dynamics ), como las "cuatro hermanas" ( Exxon-Mobil, Chevron-Texaco, Royal Dutch Shell y BP) que monopolizan la extracción y comercialización del petróleo a escala mundial, no hablan de religión ni de sinagogas, sino de negocios y de acciones que se capitalizan en la bolsa de Wall Street.

Citigroup, Goldman Sachs, IBM, Microsoft, Coca-Cola, por ejemplo, no hablan de religión ni de sinagogas: hablan de mercados, valores, negocios y utilidades.

Desde Homero Simpson a Spielberg, desde Bill Gates a la CNN, desde la mega-industria de la música y el espectáculo de Hollyvood, al templo mundial de las finanzas de Wall Street, desde Exxon a Locked Martin, todo lo que se respira en el mundo está regulado y controlado por la exclusiva familia del lobby judío ramificada por el planeta.

No se trata de una afirmación meramente analítica, sino de una realidad estadística, verificable, y comprobable.

Cuando se investiga a fondo cualquier sistema económico productivo de cualquier país de la tierra, en su sistema económico-financiero, en las cámaras industriales, comerciales y de servicios, en los grandes consorcios de la comunicación y de la cultura, en el negocio del entretenimiento, casi siempre dominan paquetes accionarios controlados por judíos, quienes además ocupan los puestos claves de decisión y gerenciamiento.

Cuando hablamos de lobby judío, no hablamos de religión o de sinagoga sino de un poder mundial controlado en sus resortes decisivos por grupos minoritarios de origen judío, y conformado por una estructura de estrategas y tecnócratas que operan las redes industriales, tecnológicas, militares, financieras y mediáticas del capitalismo trasnacional extendido por los cuatro puntos cardinales del planeta.

Cuando hablamos de lobby judío, hablamos de un diseño estratégico de poder mundial, interactivo y totalizado, que se concreta mediante una red infinita de asociaciones y  vasos comunicantes entre el capital financiero, industrial y de servicios que convierte a los países y gobiernos en gerencias de enclave.

Cuando hablamos de lobby judío hablamos de un poder mundial sionista imperialista que es el dueño del Estado de Israel tanto como del Estado norteamericano, y del resto de los Estados con sus recursos naturales y sistemas económico-productivos, sencillamente porque controla el capital y los medios de producción que mueven a esos países.

El complejo entramado de "vasos comunicantes" entre el capitalismo financiero, tecnológico, industrial, de servicios, informático y comunicacional (controlado mayoritariamente por grupos del lobby judío) revela un grado increíble de concentración, diversificación, e intereses comunes de las megacorporaciones transnacionales que se dividen el planeta como un gran mercado.

La redes del sistema capitalista globalizado, cuyas filiales y casas matrices pueden estar en Europa, Asia, o en cualquier continente, tienen su terminal en Wall Street o en el Complejo militar-industrial de EEUU, controlado por el lobby judío desde Washington y Nueva York.

El que quiera comprobarlo, no tiene nada más que investigar la composición accionaria, los niveles gerenciales, y los vasos comunicantes empresariales de los bancos, financieras, empresas, medios de comunicación (los famosos "monopolios"), que hegemonizan la actividad económico-productiva de la mayoría de los países del mundo.

Y como sucedió siempre en el sistema capitalista, el que controla el sistema económico de un país (la infraestructura), también controla al gobierno y a sus herramientas administrativas (la superestructura).

El lobby no solamente está en la Casa Blanca sino que abarca todos los niveles de las operaciones del capitalismo trasnacional, cuyo diseño estratégico está en la cabeza de los grandes charmans y ejecutivos de bancos y consorcios multinacionales  que se sientan en el Consenso de Washington y se reparten el planeta como si fuera un pastel.

Cuando hablamos del lobby judío, no hablamos de religión sino del sistema capitalista, cuya existencia y modus operandi de explotación del hombre por el hombre esconden los medios de información, comunicación y cultura, en manos del lobby judío, cuya existencia se puede verificar en cada país solo con investigar los paquetes accionarios y los niveles gerenciales de las empresas que monopolizan el sistema económico-productivo.

En resumen ¿ Que quieren decir con eso de la persecución racial y religiosa de los judíos?

                            ******

   Informe relacionado:

 

Las "dos caras" del lobby judío: El Poder que controla la Casa Blanca

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1