El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

EUROPA  

 

Escalada de la "guerra fría"
Putin desafía a EEUU y Europa relanzando a Rusia como potencia militar

 
 

(IAR-Noticias) 17-Agosto-07

Utilizando como herramientas estratégicas al petróleo y al desarrollo armamentista, Vladimir Putin corrobora mediante nuevos gestos y movidas que intenta relanzar a Rusia como la gran potencia del siglo XXI en abierta competencia con EEUU y sus socios de la Unión Europea.

Informe especial
IAR Noticias

En el marco de la llamada "crisis de los misiles" con EEUU en Europa, y en medio de un recrudecimiento de la "guerra fría", la Rusia de Putin acaba de colocar su bandera debajo del Polo Norte, paralelamente a los movimientos de sus bombarderos nucleares en el Pacífico y a los ejercicios militares con China.

Además, Rusia multiplicó sus anuncios de fabricación de nuevos armamentos estratégicos y convencionales, e incrementó en grados notables sus exhibiciones de fuerza militar ante Occidente para mostrar la voluntad de mantener sus ambiciones de superpotencia.

Con la derrota y desaparición de la URSS (punto de referencia geopolítico y logístico de la "revolución socialista" y de sus movimientos armados) desapareció el sistema comunista,  y el sistema capitalista occidental de "libre mercado" ingresó al nuevo "orden mundial" convertido en sistema hegemónico unipolar liderado por EEUU como potencia locomotora.

En el nuevo contexto internacional, la llamada nueva "guerra fría" de Rusia con EEUU (y el bloque aliado de la Unión Europea) es principalmente por áreas de influencia comercial y competencia por los mercados: el Estado capitalista ruso vs. el sistema capitalista occidental de libre mercado, liderado por EEUU como potencia locomotora.

Putin ha criticado duramente la "carrera armamentista" (que según él,  busca afianzar la hegemonia imperial de EEUU) y los planes estadounidenses de desplegar una estación de radar en la República Checa e interceptores en Polonia, lo que el Kremlin ve como una "amenaza directa" a su seguridad.

Como respuesta a lo que considera "amenaza directa" a su territorio por parte de EEUU, el líder ruso suspendió a mediados de julio por decreto la aplicación del tratado de Fuerzas y Armas Convencionales en Europa (FACE), considerado la piedra angular de la seguridad en el continente.

Desde entonces, analistas de la prensa estadounidense y europea vienen destacando una escalada de "demostraciones de fuerza militar" por parte de Moscú que -según ellos- arroja combustible y más tensiones a la "guerra fría" entre Rusia y EEUU.

El último "incidente" militar se produjo el miércoles 8 de agosto pasado, cuando dos bombarderos rusos TU 95 se acercaron a una base militar estadounidense situada en la isla de Guam, en el Pacífico occidental, retomando así una costumbre abandonada desde el final de la "guerra fría".

"Dos de nuestras tripulaciones hicieron una visita cerca de la isla de Guam", se felicitó un alto responsable del ejército del aire ruso, el general Pavel Androsov, comentando la maniobra confirmada por el Pentágono.

"Siempre ha sido una tradición el que nuestros bombarderos estratégicos hagan vuelos largos sobre el océano, se crucen con aviones estadounidenses y saluden de cerca a los pilotos. El miércoles reanudamos esta tradición", añadió.

Las cadenas norteamericanas destacaron el "incidente" como el último en una serie de gestos de política exterior que intentan volver a confirmar a Rusia como una gran potencia, una de las grandes ambiciones del presidente Vladimir Putin.

El 2 de agosto pasado, una misión de exploración colocó una bandera de Rusia en el fondo del océano Artico, a más de 4.000 metros debajo del polo Norte, saludada entusiastamente por el presidente Putin, que dio así otra señal de poder en esa  región rica en hidrocarburos.

Al día siguiente de la operación, muy mediatizada, el jefe de la flota rusa en el Mar Negro, el almirante Vladimir Masorin, habló de la posibilidad de restablecer la presencia naval rusa permanente en el Mediterráneo.

EEUU ha desplegado precisamente en el Mediterráneo su VI Flota, y, según la prensa rusa, el puerto sirio de Tartus, utilizado por la flota soviética en tiempos de la URSS, podría tener de nuevo una base naval rusa.

En la misma línea de "demostración de fuerza", el ejército de tierra ruso, intervino en  los gigantescos ejercicios conjuntos lanzados en China la semana pasada por tropas rusas, chinas y de cuatro países centroasiáticos en el marco de la Organización de la Cooperación de Shanghai (OCS).

Según los analistas estadounidenses, con estas demostraciones Putin intenta demostrar que tras 16 años de declive militar y diplomático ante EEUU, Rusia recupera el poderío militar en un abierto desafío a Washington y a las potencias occidentales.

"Para el Kremlin, es muy importante conservar al menos un dominio en el que esté en pie de igualdad con Estados Unidos", considera el analista militar Alexander Golts.

Pero estas demostraciones de la potencia militar de Rusia inquieta y preocupa al poder en Washington, así como a sus aliados de la Unión Europea.

El incidente de los bombarderos rusos en el Pacífico estuvo precedido de otro percance militar en Georgia, donde el lunes cayó un misil de fabricación rusa, que el gobierno pro-Washington denunció como un ataque de Moscú a su territorio.

Según la analista Lulia Latynina,  Moscú no avanzará más allá de las demostraciones de fuerza. "Por el momento, sólo mostramos nuestra fuerza, con lo de los bombarderos y la bandera bajo el Polo Norte. Pero no hacemos la guerra", señala.

El presidente ruso, Vladimir Putin, acaba de anunciar la puesta en marcha de un nuevo programa de defensa antiaérea durante una visita a una estación de radar en las afueras de San Petersburgo.

"Esto es lo que yo llamo innovación de las Fuerzas Armadas. Mucho más barata, efectiva y fiable", dijo Putin, citado por las agencias rusas.

El radar, inaugurado en diciembre pasado, permite a Rusia controlar el territorio que se encuentra entre el norte de África y el Polo Norte.

Los movimientos de "demostración de fuerza" son paralelos al anuncio oficial de una nueva ronda de conversaciones, en septiembre,  entre  los ministros de Exteriores y de Defensa de Rusia y EEUU (secretario de Estado y jefe del Pentágono en el caso de EEUU).

Según los expertos, con sus movimientos de exhibición de fuerza Putin presiona para  que EEUU congele sus planes y desplazamientos militares en Europa que, por medio de la OTAN,  han creado un cerco alrededor de Rusia.

Pero hay otra lectura de los analistas rusos, según la cual, Rusia, socia estratégica del régimen de Teherán, intenta disuadir con su aparato militar a EEUU de un  ataque a Irán que podría desencadenar un conflicto militar entre ambas potencias.

Para el conjunto de los analistas europeos y estadounidenses, la asociación estratégica Rusia-Irán y el "efecto musulmán" son las dos cartas fundamentales que los halcones norteamericanos e israelíes deberán evaluar antes de lanzar los misiles contra las instalaciones nucleares de Teherán.

Petróleo y "efecto musulmán": una combinación letal que podría convertir  un ataque militar a Irán en una tercera guerra mundial íntercapitalista con EEUU y Rusia como actores principales.

Según sugieren algunos analistas militares estadounidenses, la demostración del poder militar de Rusia esta destinado a que los estrategas y generales del Pentágono "piensen dos veces" antes de atacar Irán.
 

                             ******

 VOLVER A HOME

   MAS ULTIMAS NOTICIAS

© Copyright 2007  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1