El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

EUROPA  

 

Tensión Washington-Moscú
Putin en la Guerra fría / 
Trató de "imperialista" la política de EEUU

 
 

(IAR-Noticias) 02-Junio-07

El presidente ruso, Vladímir Putin, arremetió nuevamente contra EEUU y la Unión Europea al asegurar el jueves que las pruebas de dos nuevos misiles, el RS-24 intercontinental y el de crucero Iskander-M, efectuadas el martes, "es la respuesta a las medidas unilaterales, injustificadas y enérgicas de nuestros socios" occidentales.

El abandono del Tratado de Defensa Antimisiles (ABM) por parte de EE.UU., los planes de instalar el escudo antinuclear en la República Checa y en Polonia y el incumplimiento de los países de la OTAN del Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa (FACE) son, según el jefe del Kremlin, las causas que han llevado a Rusia a plantearse la necesidad de modernizar su potencial nuclear y de dotarse de un nuevo tipo de misiles capaces de atravesar cualquier escudo y de portar cabezas nucleares múltiples.

"Y continuaremos perfeccionando esos sistemas", puntualizó Putin durante la conferencia de prensa que ofreció conjuntamente con su homólogo griego, Karolos Papulias.

"No hemos sido nosotros los iniciadores de esta nueva espiral en la carrera de armamentos", añadió Putin refiriéndose al proyecto de EE.UU. de instalar una estación de radar en la República Checa y una base de misiles interceptores en Polonia.

Estas decisiones -según Putin- no hubieran podido adoptarse si el tratado ABM hubiese continuado en vigor. "Ya advertimos entonces que responderíamos con medidas para conservar el equilibrio estratégico en el mundo", señaló Putin.

Sin embargo, aseguró Putin, Occidente "está llenando Europa Oriental con nuevas armas: una base en Bulgaria, otra en Rumanía, una zona de posicionamiento en Polonia y un radar en la República Checa".

En tal situación, prosiguió el mandatario ruso, "no podemos quedarnos con los brazos cruzados" y advirtió que, si el FACE continúa sin ser ratificado por los países de la OTAN, "Rusia lo abandonará".

Putin atacó la política de Washington, a la que calificó de "imperialista".

"Hay quien intenta hacer el mundo unipolar y también quienes tratan de suplantar los principios del derecho internacional por su propia conveniencia política".

"Eso se llama dictado e imperialismo", señaló el mandatario ruso. "Cuando nuestros socios chocan con un punto de vista diferente de Rusia y fracasan en su intento de convencernos, surge el deseo de influir en nuestros asuntos", declaró Putin. "Eso es muy peligroso y dañino", concluyó.

Ante las nuevas declaraciones del presidente ruso, que suma más tensión a la crítica relación Washington-Moscú, la prensa internacional destaca con "asombro" que Putin parece haber desempolvado una terminología de la guerra fría  que en Rusia parecía ya desterrada al calificar de "imperialista" la política de Washington.

Putin, Bush, y el escenario de la  nueva "guerra fría" 

No faltan los que ven en el lenguaje "duro" que empieza a utilizar el jefe del Kremlim  un reposicionamiento de la "guerra fría", no ya entre dos sistemas opuestos (el capitalista y el comunista) sino entre dos potencias capitalistas que se disputan la hegemonía del poder mundial.

La antigua "guerra fría" de la URSS con EEUU (y el bloque aliado de naciones capitalistas) era principalmente por áreas de influencia militar y política: el sistema comunista vs. el sistema capitalista occidental.

Como consecuencia irradiadora, en el mundo y en los cinco continentes confrontaban" dos sistemas":  la "revolución socialista" por vías del poder armado, o del poder político (exportada por la URSS), y la "civilización capitalista de libre mercado" (exportada por EEUU y sus aliados).

Con la derrota y desaparición de la URSS (punto de referencia geopolítico y logístico de la "revolución socialista" y de sus movimientos armados) desapareció el sistema comunista,  y el sistema capitalista occidental de "libre mercado" ingresó al nuevo "orden mundial" convertido en sistema hegemónico unipolar liderado por EEUU como potencia locomotora.

Porlo tanto, a la contradicción fundamental de la "guerra intersistemas" (comunismo vs. capitalismo) por áreas de influencia y dominio geopolítico-militar, le sucede la "guerra intercapitalista" por áreas de influencia y de control de recursos productivos y de mercados, dentro de un mismo sistema.

En este contexto internacional, la llamada nueva "guerra fría" de Rusia con EEUU (y el bloque aliado de la Unión Europea) es principalmente por áreas de influencia comercial y competencia por los mercados: el Estado capitalista ruso vs. el sistema capitalista occidental de libre mercado, liderado por EEUU como potencia locomotora.

En este punto parecía centrarse la disputa "intercapitalista" entre Washington y Moscú hasta que el año pasado Putin, los funcionarios y los militares rusos, comenzaron a utilizar un claro lenguaje de "confrontación" con Washington, simultáneo a un sinceramiento de una carrera armamentista acelerada y una estrategia fundamentada en el desarrollo energético.

Favorecido por los altos precios del petróleo, con $200.000 millones en reservas de oro y divisas duras, y con su renovado sistema de armamento nuclear y convencional, el gobierno de Putin  comenzó a desafiar a la hegemonía imperial estadounidense en relación con Irán, Venezuela, Corea del Norte y el Gobierno palestino de Hamás.

También en ese escenario, el "factor Chávez" en Venezuela comienza a jugar un rol clave y determinante en la relación Washington-Moscú.

En el marco de la nueva "guerra fría"  se destaca el choque de intereses geopolíticos entre Rusia y Estados Unidos en los ex enclaves soviéticos de Europa del Este y el Asia Central, a los cuales se vinculan las revueltas en Kirguizistán y Uzbekistán con los últimos cambios políticos en Georgia, Ucrania y Moldavia.

Moscú afirma que EEUU y sus socios de la Unión Europea, utilizando  la fachada de organizaciones no gubernamentales (ONGs), vienen realizando una campaña desestabilizadora contra Rusia y contra el espacio post-soviético, y la frustrada operación en Bielorrusia (cuyos recientes comicios fue ganada por el presidente pro-ruso), conformó la jugada más reciente en ese tablero.

El cruce más duro entre Washington y Moscú se dio en mayo del año pasado cuando Dick Cheney, el desprestigiado vicepresidente de EEUU, declaró que ''En muchas áreas de la sociedad civil, desde la religión y los medios de comunicación hasta los grupos independientes y los partidos políticos, el gobierno (ruso) ha restringido injustamente los derechos de su pueblo''. Cheney también criticó la utilización del petróleo y el gas rusos para amedrentar a sus vecinos.

Vladimir Putin (al igual que el sábado de la semana pasada) respondió criticando a EEUU por desatar una nueva carrera armamentista que obligará a Rusia a modernizar sus fuerzas armadas.

Para el influyente diario de negocios 'Kommersant"  las palabras de Cheney marcaron el "comienzo de la segunda Guerra Fría", y se remontaron al famoso discurso de Churchill en Fulton (Missouri), en el que condenó el expansionismo de la Unión Soviética en la Europa oriental con el rótulo de "Cortina de Hierro" que durante décadas expresó la división entre el este y el oeste.

Esta semana, a un mes de una cumbre con Bush en Washington, Wladimir Putin blindó aún más la dureza de su discurso hasta llegar a calificar de "imperialista" la política de EEUU en una clara muestra de que la "guerra fría" ya no es una invención de los analistas.

                             ******

 VOLVER A HOME

  MAS ULTIMAS NOTICIAS

© Copyright 2007  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1