El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

NORTEAMERICA  

La nave de los condenados

Republicanos y gurúes huyen despavoridos del "Titanic" de Bush

El barco se hunde, Irak y la corrupción hacen trizas a lo que queda del segundo mandato de Bush, y nadie quiere quedarse en cubierta para ser devorado por el agua y los tiburones que acechan a los aventureros de las conquistas petroleras. Las críticas y las divisiones comienzan a desmoronar el exitoso proyecto" neoconservador" que marcó  la dinámica de la política exterior norteamericana desde el 11-S en adelante.

(IAR-Noticias)  17-Marzo-06                                                       

El lobbista  Abramoff destapó a olla de la corrupción republicana, salpicando a Bush.

Informe especial

Nadie quiere quedarse en el Titánic de Bush.

Mientras, las más importantes figuras republicanas afrontan la encrucijada de permanecer vinculadas al barco de Bush, o producir una diáspora partidaria que los aleje de la alicaída imagen presidencial con vistas a los comicios legislativos de fin de año.

La sensación se profundiza con las incesantes encuestas registrando que la mayoría de estadunidenses se opone a la ocupación de Irak  y no apoya al presidente en la nueva escalada guerrerista contra el "terrorismo" que quiere imprimirle al país ocupado por las tropas norteamericanas.

Una nueva encuesta del Pew Research Center difundida el miércoles,señala que la aprobación de Bush ha bajado a 33 por ciento, y que entre los republicanos se ha desplomado de 89 por ciento en enero de 2005 a 73 por ciento.

Mientras tanto, el sondeo encuentra que la palabra más empleada anteriormente por los encuestados para describir a Bush: "honesto", ahora es "inepto", mientras que "idiota" y "mentiroso" son empleadas con mucha más frecuencia que hace un año.

Los sondeos que muestran una inesperada erosión del apoyo a Bush entre los republicanos más firmes y los independientes, se debe, principalmente, a la creciente percepción de que el mandatario es incompetente.

"La competencia no es un tema partidario", escribió Alan Abramowitz, cientista político de la Universidad de Emory de la sudoriental ciudad de Atlanta, en la edición dominical del periódico The Washington Post.

"Hay una creciente preocupación entre los republicanos ante la posibilidad de perder el control de ambas cámaras si los comicios de mitad de periodo se convierten en un referéndum sobre un presidente con una aprobación en el entorno de 30 por ciento o peor", agregó.

De modo similar, la derecha cristiana, que en los últimos años se volvió el sector más decisivo del electorado republicano, se ha enfrentado con "moderados" y "libertarios" del partido, que son seculares y aborrecen los intentos de legislar o imponer de otro modo una visión religiosa de la moral a toda la nación.

La extraordinaria popularidad de Bush luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 --y su capacidad para traducirla en victorias legislativas y electorales-- generalmente mantuvo satisfechas a todas las facciones principales del Partido Republicano.

Algunos, como los de Wall Street, se inquietaron por el impacto de su unilateral política exterior, cuando está vigente un sistema multilateral del cual las corporaciones multinacionales obtuvieron beneficios sustanciales. También les preocupa el impacto de las enormes reducciones impositivas sobre el déficit federal.

Tras la exitosa campaña de 2004 por la reelección, la unidad comenzó a desfallecer, debido a la creciente impresión de que, pese a las reiteradas garantías del gobierno, la ocupación militar de Irak  no iba bien en absoluto y que Bush no tenía un "plan de fuga" viable.

Todavía se suele considerar que un dominio demócrata de alguna de las cámaras del Congreso -y más aún de las dos- está lejos. Pero la perspectiva es tomada cada vez más en serio por analistas políticos de Washington.

Mientras se desploma la posición del presidente George W. Bush en las encuestas, al gobernante Partido Republicano se le dificulta más que nunca mantener la unidad en asuntos clave como política exterior, inmigración y libertades civiles.

Gurúes

Por otra parte, gurúes y figuras intelectuales que impulsaron y defendieron la nueva doctrina de "guerra preventiva" Bush ahora expresan "dudas" sobre  el manejo de la política "guerrerista" internacional implementada por el presidente y su equipo de halcones.

Tal es el caso del célebre Francis Fukuyama (autor del Fin de la historia, entre otras obras), quien acaba de publicar America at the Crossroads  una de las críticas más descaradas de la aventura bélica de Bush en Irak.

Que  esta crítica provenga del bando neoconservador, y formulada por  una de las estrellas intelectuales de los halcones la hace aún más devastadora según The  New York Times.

Fukuyama crítica a la "arrogancia" de la administración Bush, sus acciones militares a nivel mundial, así como la creación de un grupo interno alrededor del presidente y del vicepresidente, que rechaza cualquier revisión  disidente de sus actos.

El gurú acusa a Rumsfeld de no enviar suficientes tropas con la idea de entrar con fuerzas "ligeras" para poder salir rápidamente, lo que llevó a  que  "las fuerzas militares de Estados Unidos están empantanadas en una guerra de guerrillas de largo plazo".

Fukuyama advierte que los costos de esta aventura bélica será la desacreditación  de la fuerza republicana, a la vez que propone un "desmilitarización dramática de la política exterior estadunidense", abandonar  la retórica de una guerra global contra el "terrorismo" y promover el desarrollo político y económico en el exterior.

Andrew Sullivan, ex editor de The New Republic e influyente comentarista entre conservadores que antes elogiaban la doctrina de Bush, admite que con la guerra "hemos aprendido una dura lección" y que la "respuesta correcta" no es más propaganda, sino "un sentido de vergüenza y tristeza".

Richard Perle, uno de los halcones másbelicistas en los primeros años de Bush, ahora acepta que las políticas bélicas de este gobierno "fueron correctas sobre la guerra, pero equivocadas sobre las secuelas. Deberíamos haber entendido que necesitábamos socios iraquíes".

Perle, representa como nadie el llamado  proyecto para una nuevo siglo estadunidense (PNAC, por sus siglas en inglés) redactado por William Kristol, padre de este "movimiento" que en 1997 ofreció el paradigma político de la llamada doctrina Bush, cuyo acto central fue lanzar la guerra contra Irak, recuerda Rupert Cornwell en un reportaje para The Independent.

Otro célebre integrante del  "proyecto" neoconservador, Zalmay Khalilzad, es ahora el jefe de la embajada de Estados Unidos en Irak (la más numerosa delegación diplomática de EEUU en el exterior), hace dos semanas  reconoció que la invasión militar al país petrolero había abierto una "caja de Pandora" con el conflicto en Irak amenazando expandirse por toda la contagia la región.

También entre los que critican la politica militar de Bush se encuentra el famoso columnista George Will del Washington Post, quien dice que Irak ahora es "más peligroso que antes".

El destacado conservador William F. Buckley (que apoyó las invasiones de Irak y Afganistán), editor del Nacional Review, señala que Bush debería hacer una concesión estratégica que reviera sus acciones:"uno no puede dudar que el objetivo en Irak ha fracasado... se necesitan planes diferentes", señala,  concluyendo que "la médula aquí es un reconocimiento de derrota".

Divisiones

     George W. Bush y el congresista Tom Delay , su hombre de confianza
     procesado por corrupción que renunció al Congreso.

En los últimos dos meses las divisiones internas en el partido gobernante se volvieron más evidentes que nunca y marcaron la impronta de la decadente imagen externa de la Casa Blanca.

La perdida de popularidad del presidente y el creciente descontento con la agenda de ocupación militar de Irak (reflejados en los sondeos)  condujo cada vez a más conservadores influyentes a cuestionar públicamente la campaña de Bush por "transformar" y "democratizar" Medio Oriente, en particular tras a las victorias de islamistas iraquíes, egipcias y palestinas en las urnas.

Entre esas voces críticas sobresalió con brillo propio  el mes pasado la del presidente saliente del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes, Henry Hyde.

También republicanos, como el ex consejero de Seguridad Nacional Brent Scowcroft, y conservadores "realistas"  como Patrick Buchanan, se han manifestado durante mucho tiempo en contra de laocupación de Irak y de los esfuerzos del gobierno por "democratizar" el mundo árabe.

Las luminarias republicanas se acoplaron a las criticas de
Hyde, y a las del  ex neoconservador Francis Fukuyama y del fundador de la revista National Review, William F. Buckley.

Desde las trincheras de celebridades intelectuales y políticas republicanas, surgieron voces calificadas sosteniendo que las ambiciones democratizadoras del gobierno no son realistas, y, por el contrario, son extremadamente peligrosas.

Incluso los neoconservadores, que históricamente apoyaron el libre comercio, mostraron profundas divisiones por el caso de Dubai Ports World y de la concesión de los puertos, operación que, según los últimos sondeos, dañó profundamente la imagen de Bush.

Prominentes líderes republicanos reconocieronque fueron perjudicados por la debacle y los errores de Bush y su administración que culminaron la semana pasada con el colapso del pacto de Dubai Ports, cuando el Congreso se opuso en masa a la entrega en concesión de los seis puertos principales de EEUU.

También potenciales candidatos republicanos a la Presidencia estadounidense se apresuraba a bajarse del "Titanic" de Bush.

Mitt Romeo, gobernador del estado de Massachussets, afirmaba ante el New York Times que "estamos gastando demasiado dinero" en Irak. "Nuestro gasto, dejando a un lado Irak, se ha disparado un 49 por ciento en cuatro años y nuestra deuda ha crecido", añadió el aspirante presidencial.

Por su parte, el senador del estado de Virginia, George Allen, luego de apoyar las medidas de recortes de impuestos de Bush pasó a criticar su política inmigratoria que permitiría que algunos ilegales pudieran trabajar en Estados Unidos.

También las políticas económicas de Bush hacen eclosión en las filas del Partido Republicano, y sus conflictos se aceleraron desde la publicación, el mes pasado, de un libro del conocido economista republicano Bruce Bartlett.

El libro, que vehiculiza con éxito editorial una virulenta critica contra la actual administración , se titula "Impostor: Cómo George W. Bush llevó a Estados Unidos a la bancarrota y traicionó el legado de Reagan".

Y la guerra interna continúa.
 

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com