El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

EUROPA  

 

La Cumbre de los Ocho: Las amenazas de Putin y la división atlántica

Un clima político que evoca a la Guerra Fría

 
 

(IAR-Noticias) 06-Junio-07

Protesta de jóvenes "antiglobalización"

Si uno le suma a este panorama de disenso el renovado ímpetu de la protesta de los grupos denominados "globalifóbicos" en las cercanías de la sede de la reunión del G-8 es imposible no recordar los años 80 en los que Ronald Reagan agitó las aguas políticas europeas con su decisión de renovar los misiles que su país tenía en el viejo continente por una generación más moderna del armamento.

Por Oscar Raúl Cardoso - Clarín

Desde antes de los años de cambio de Mijail Gorbachov en la desaparecida Unión Soviética no se registraba una cumbre de naciones industrializadas --hoy las del llamado Grupo de los Ocho--que se iniciara en un clima político tan gélido que obliga a evocar a la Guerra Fría. Vladimir Putin ha conseguido hacerlo regresar para la versión del encuentro de este año que está a punto de inaugurarse en Alemania.

Es importante notar que no se trata sólo de la amenaza de apuntar misiles rusos a ciudades europeas --y quizá intercontinentales a otras de Estados Unidos-- sino de inducir una división marcada en Europa Occidental. Esto es algo que Moscú no ensayaba desde que expresara al poder soviético y que parecía distante de sus políticas desde que el régimen comunista implosionara en 1991.

La oposición socialdemócrata alemana ya le reclama a la conservadora canciller Angela Merkel que adopte una posición equidistante entre las demandas de Moscú y el proyecto de Washington de instalar un sistema de defensa en Europa, que es el motivo que Putin cita para justificar su nueva agresividad.

En otros lugares, como la República Checa, hay también indicios de un público al que el proyecto estadounidense le genera aprensión. Y aunque es difícil que, por ejemplo, la oposición le doble la mano a Merkel --que respalda el sistema antimisil-- la situación evoca y mucho cuando la URSS gustaba de inducir a Europa a mostrarse dividida respecto de su principal aliado atlántico.

Si uno le suma a este panorama de disenso el renovado ímpetu de la protesta de los grupos denominados "globalifóbicos" en las cercanías de la sede de la reunión del G-8 es imposible no recordar los años 80 en los que Ronald Reagan agitó las aguas políticas europeas con su decisión de renovar los misiles que su país tenía en el viejo continente por una generación más moderna del armamento.

La sangre, en cualquier caso, está lejos aún del río en este crítico tema. Pero no parece insensato preguntarse qué es lo que lleva a Putin a colocarse --al menos retóricamente-- más cerca de una posición beligerante.

Una de las explicaciones más citadas es que Moscú busca evitar un pronunciamiento favorable del G-8 sobre el plan de la ONU para poner fin al protectorado que ejerce, desde 1999, en Kosovo. Ese plan declararía independiente de Serbia a esa antigua provincia yugoslava.

Rusia ha manifestado su oposición al proyecto --anticipando que podría interponer su veto cuando la cuestión llegue al Consejo de Seguridad-- y reclama nuevas negociaciones que incluyan a sus tradicionales aliados, los serbios de Belgrado.

Pero el motivo parece demasiado pequeño para el amago de Putin. Mejor es mirar en el contexto de un vínculo de Rusia con Estados Unidos --y con el resto del Occidente desarrollado-- que ha venido deteriorándose en los últimos tiempos.

La firme voluntad de Putin de emplear los recursos energéticos rusos --de los cuales depende Europa-- como factor de presión, su estilo autocrático, las diferencias en materia de comercio internacional y la asfixia que siente Rusia cada vez que EE.UU. amplía su poder militar cerca de sus fronteras. Estos son los indicadores que habrá que mirar con atención.

                             ******

 VOLVER A HOME

  MAS ULTIMAS NOTICIAS

© Copyright 2007  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1