El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

NORTEAMERICA  

 

Cuando su hijo pide una TV propia en el cuarto

 
 

(IAR-Noticias)  22-Septiembre-06

Durante mi infancia, mi familia se reunía todas las noches frente al televisor para ver juntos programas como M*A*S*H. Actualmente, sin embargo, en vez de unir a la familia, la televisión la está separando.

Por Jeff Opdyke - The Wall Street Journal

Mi mujer, Amy, y yo tenemos un televisor en la sala de la casa, otro más pequeño en mi oficina, un tercero en el cuarto de huéspedes y un cuarto en la habitación de mi hijo de nueve años, que no está conectado al servicio de cable y sirve sólo para satisfacerle sus deseos de videojuegos.

Cuando estamos todos viendo televisión al mismo tiempo, con frecuencia cada uno está delante de un aparato distinto. Ahora, mi hijo quiere dar un paso más hacia la separación total y nos ha pedido que le conectemos el cable al televisor de su habitación. Hasta hoy, le hemos dicho que no.

Con todo lo que se ha publicado sobre el impacto negativo de la televisión sobre el tiempo dedicado a la familia —sin mencionar el efecto en las neuronas de los niños—, siempre he asumido que mi hijo está mejor sin una TV en su habitación.

Y entonces hablé con una amiga. No es que lograra cambiar por completo mi opinión, pero ciertamente me dejó con dudas. Puede ser, comencé a pensar, que no sea tan malo darle el gusto a mi hijo. Puede ser que el televisor en su habitación no mate todas sus neuronas. Puede ser que yo sea muy testarudo.

Cambio de canal

Prácticamente todos los niños del mundo sueñan con tener su propio televisor. Es uno de esos ritos de la infancia, como el de querer su propia habitación o teléfono. Y, honestamente, cuando cursaba octavo grado, tenía mi propio televisor blanco y negro en mi habitación. Y cuando pasé a secundaria, el viejo aparato fue reemplazado por un televisor a todo color.

Varios amigos míos comparten la opinión de que los niños no deberían tener su propia TV.

"Creo que ver televisión debería ser algo para hacerse en un espacio público, algo que la familia hace reunida", comentó una amiga cuya hija está en la escuela primaria. Alex, otra amiga que tiene una hija adolescente, se declara radicalmente en contra de la TV en la habitación, ya que cree que aislaría a su hija. En lo que sí está de acuerdo es que si el televisor se encuentra en un área compartida, puede servir para compartir con la familia. Alex cuenta que suele ver con su hija programas en DVD para adolescentes como Dawson's Creek y Gilmore Girls, lo que le ayuda a conversar sobre temas que generalmente son delicados. "Un episodio abordaba el sexo y aproveché para (...) hablarle sobre el tema sin que pareciera fuera de contexto", relata.

Pero la moneda tiene dos caras, y otra amiga, que le negó a su hija de siete años una TV, está reconsiderando su decisión después de hablar con una conocida que opina diferente. "Me hizo ver que yo tengo un aparato en mi habitación porque a mí me gusta la comodidad de ver TV en mi cama. Los niños quieren lo mismo. Además, frecuentemente padres e hijos están interesados en ver programas distintos. Con las tecnologías actuales para bloquear el acceso a determinados canales, no existe el riesgo de que terminen viendo cosas que no deberían ver", cuenta mi amiga.

Reglas claras

Lo más importante es imponer reglas para que no haya abuso. Los niños necesitan saber nuestras expectativas sobre sus hábitos televisivos y tienen que saber que existe el riesgo de perder el privilegio si no respetan las reglas.

Al igual que los adultos, los niños quieren lo que no pueden tener. Al conceder sus deseos de manera razonable, aumentamos la posibilidad de retener el control de la situación.

La conocida de mi amiga dijo que creció con una TV en su habitación y actualmente no pasa mucho tiempo viendo televisión. El hecho de que no era un fruto prohibido le quitó un poco el interés.

Aunque mi hijo ha seguido sin protestar las reglas que Amy y yo le hemos impuesto sobre el hábito
 

                              ******

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1