El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

MEDIO ORIENTE  

 

Un soldado cada cuatro civiles, delicada convivencia en el sur del Líbano

 
 

(IAR-Noticias) 08-Diciembre-06

Más de 20 soldados heridos en combates con Hezbollah en Líbano

En el medio de los cráteres dejados por las bombas israelíes, con casas aplastadas por los obuses, otras en proceso de reconstrucción y burros en el camino, en algunas rutas del sur del Líbano se necesitarían semáforos.

Por María Laura Avignolo - Corresponsal de Clarín en Líbano

Servirían para aliviar el embotellamiento de tránsito que los diferentes convoyes de la UNIFIL, las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, provocan a su paso en una nube de polvo.

Una superficie de 120 kilómetros por 5 kilómetros representa el territorio con mayor proporción de militares por civiles por kilómetro cuadrado en el mundo: un soldado por cada cuatro habitantes está instalado en el sur del río Litani, con un mandato de la ONU. ¿El peligro? Ser considerados una fuerza de ocupación por algunos sectores de la población en un Líbano tenso y hostil por las divisiones intercomunitarias, la volátil situación regional y el temor a una nueva guerra civil.

Desde que finalizó el conflicto entre Hezbollah e Israel, 12.000 militares de siete países diferentes, y 19 barcos en el Mar Mediterráneo se han desplegando para garantizar la paz , evitar incidentes y supervisar el retiro israelí del ocupado territorio libanés. Esta UNIFIL ampliada fue el instrumento que consiguió detener la guerra en agosto, después de que más de 1.200 libaneses murieran oficialmente como consecuencia de los bombardeos.

Junto a 10.000 hombres del Ejército libanés, que por primera vez logró desplegarse hasta la frontera con Israel, trabajan coordinadamente. Pero las fuerzas internacionales no tienen el mandato para desarmar a las milicias shiítas de Hezbollah. Ellos han aceptado guardar sus armas pero no abandonarlas en el área.

"Cuando se encuentran armas o gente armada, inmediatamente se informa al Ejército libanés. Nosotros no intervenimos", aclara el capitán Tomaso Magisteti, encargado de la comunicación de las fuerzas de Italia en UNIFIL en su base de Tebnine.

"El problema principal que tenemos es la gestión del espacio. Al menos hay 10.000 hombres sobre el terreno, que es muy pequeño. Tenemos problemas de circulación y debemos evitar irritar a la población. No somos una fuerza de ocupación sino de paz. Hacemos mucha pedagogía, hay que explicarle nuestra misión a la gente", contó el teniente coronel francés, Jerome Salle, portavoz de las fuerzas francesas de UNIFIL, en su base de Nacqura.

Cuando la UNIFIL ampliada llegó al Líbano, el sur era tierra arrasada por las bombas, las minas y las clusters bombs o bombas racimo israelíes, diseminadas por todos lados y en un 40 por ciento sin explotar. Esta pesadilla era un peligroso drama para la población civil y para encontrar el lugar donde instalar las bases militares. Desminadores e ingenieros están haciendo los trabajos más pesados, limpiando el terreno, reconstruyendo los puentes volados, construyendo las instalaciones para sus fuerzas y sobre todo, desminando las rutas y caminos donde las patrullas deben desplazarse.

"¿Mi mayor desafío? El barro. ¡Usted no tiene idea lo que es esta montaña cuando llueve!", admite con humor, el coronel de caballería italiana Giordano Ciccarelli, en la jefatura de la nueva base italiana de Chamma.

En el blindado blanco de la UNIFIL italiana, el subteniente Livio Lombardi está a cargo de la patrulla. ¿La misión? Humanitaria, de vigilancia y delicada, en uno de los peores días de tensión en Líbano, con la oposición del país en "desobediencia civil".

"¡Canavaro!", "¡Canavaro!" gritaban los chicos, que bajaban del ómnibus del colegio y saludaban a los soldados italianos, recordando al jugador del Real Madrid. "El fútbol siempre nos ayuda. Aquí, en Irak, en Kosovo, hasta en Afganistán. Ellos saben que estamos acá para ayudarlos. La relación es buena, amistosa. Siempre estamos alertas, de todas maneras", admite Livio.

Se escuchan dos explosiones consecutivas. "Cluster", explica Livio y mira la hora. El blindado atravesaba Kfar, donde los agricultores se aventuran en el campo a cosechar los olivos, a pesar de que las bombas racimo están desperdigadas por todos lados. La cluster tendría nombre: "Hassan Mohammed Shehadeh", murió por la explosión de una bomba abandonada, cuando trabajaba en una construcción.

"No es nuestra misión desminar pero la población encuentra las "clusters" y nos llama", explicó Livio. Las fuerzas italianas encontraron otra manera de salvar vidas de los chicos: diseñaron un libro para colorear, con dibujos de las bombas y sus efectos. Van a los colegios, dan una clase y los chicos entienden los peligros de jugar a campo abierto. Son ellos las principales víctimas de las minas y bombas abandonadas. Se quedan sin piernas, si se salvan.

No todos están contentos con la presencia de UNIFIL y sospechan de sus intenciones. Mohamad Chalub, que perdió a su hermano combatiendo para Hezbollah en la guerra y a parte de su familia, en la masacre de Cana, cree que no son otra cosa que "una fuerza de ocupación". Con convicción, alerta: "En un futuro atacarán a Hezbollah. Por eso Francia se adelanta y condena las violaciones de los aviones israelíes. Para después, atacarnos a nosotros".

                             ******

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1