El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

LATINOAMERICA  

 

Balance del año electoral latinoamericano: diversidad e incertidumbre

 
 

(IAR-Noticias) 13-Diciembre-06

Colas para Votar en el Referendum

Venezolanos hacen cola para votar

Confirmados los resultados de las elecciones en Ecuador con la victoria del Rafael Correa, mientras Daniel Ortega se prepara para ocupar de nuevo la residencia presidencial que dejó en 1990, derrotado por Violeta Chamorro, y Hugo Chávez va lanzado a una nueva reelección, habrá terminado por fin este largo año de la democracia latinoamericana.

Por Joaquín Roy (*) - Bitácora

El balance no va a dejar contentos más que a los observadores que se congratulan por el hecho de que ha transcurrido otro año sin sobresaltos de golpes de estado. No ha habido cambios drásticos en la más alta magistratura, y sin apenas cuestionamiento por los resultados, con la excepción significativa de México, donde López Obrador se aferra al sillón virtual.

La mejora, en comparación con etapas recientes, es obvia. Además, se vislumbra un cambio en Cuba que puede pasar por una sucesión sin sobresaltos y desembocar en una transición pacífica y reconciliadora. América Latina, por lo tanto, después de la decena de paso por las urnas, reclama un voto global de confianza y pide que se apueste por el futuro.

Los comicios formales han sido impecables, como han certificado las comisiones extranjeras de observación. Al mismo tiempo, la pacífica transferencia de poder en todo el subcontinente es una invitación para que continúe la inversión extranjera, se reduzca la carrera de la emigración como única salida, y se proceda a atajar de frente el mal endémico presentado por la pobreza y la desigualdad.

Pero las elecciones también muestran perfiles preocupantes, consustanciales a los sistemas políticos y los tejidos económicos. Por una parte, los resultados electorales han testificado el declive de los partidos tradicionales y la endémica precaria existencia de formaciones pertenecientes a las grandes familias ideológicas del entramado mundial. En demasiados países, los victoriosos han llegado a caballo de partidos o coaliciones forjados aprisa, sobre la base populista, alrededor de una figura probablemente efímera.

La excepción del Perú, donde el APRA ha regresado al poder de la mano de Alan García, confirma la regla. Es el partido socialdemócrata mejor organizado del continente, pero históricamente sintió envidia de Liberación Nacional de Costa Rica desde su refundación por José Figueres, que se ha alternado en el poder desde entonces con los democristianos, una excepción continental desde que desapareció el dúo venezolano de COPEI y AD. Pero precisamente en el Perú se ha confirmado otra pauta de los recientes ejercicios: el vencedor lo ha sido en la segunda vuelta, votado por un grueso del electorado que le negó la confianza en la primera.

Todavía pesa en el continente la consigna argentina: ''que se vayan todos''. Por lo menos, los militares no han salido de los cuarteles. Están quemados de las aventuras recientes. Pero siguen presionados por las protestas sociales, impelidas por una novedosa coalición de los de ''arriba'' (temerosos) con los de ''abajo'' (oprimidos por la propia criminalidad que los rodea). Estos dos sectores, tradicionalmente irreconciliables, se sienten hermanados en la nostalgia por soluciones autoritarias, mientras la empobrecida clase media se percibe discriminada y aislada.

Los resultados de las elecciones han generado un gran abanico de propuestas económicas que incluyen la confianza a ultranza en la libre empresa y la apuesta de los tratados de libre comercio con los Estados Unidos como panacea para remediar todas las carencias. Pero según otros resultados (en Nicaragua, Ecuador, por no hablar de Bolivia y Venezuela) esta tesis no se acepta y se insiste en la aplicación de medidas socializantes de diverso grado. En otros, aunque con moderación, el triunfo ha venido reforzado por la misma intención (Brasil), al igual que la política socioeconómica del gobierno de la socialista Michelle Bachelet en Chile, que lidera la insólita y triunfante coalición con los democristianos.

La variedad de los resultados también muestra un empate en cuanto a la procedencia intelectual de los nuevos dirigentes. Se modifica la ola de presidentes y asesores formados en los Estados Unidos, sobretodo en programas de economía, que luego aplicaban diversas versiones de liberalización económica para implantar los parámetros del Consenso de Washington. Llega ahora Correa con un doctorado de la Universidad de Illinois, prometiendo romper con la dependencia del norte.

Pero al mismo tiempo, las perspectivas de autonomía latinoamericana ante el fracaso del esquema global de libre comercio liderado por los Estados Unidos y la difunta ALCA, no parecen ser más halagüeñas. El origen disperso de los nuevos mandatarios va a hacer todavía más difícil la profundización de esquemas como la Comunidad Andina (libre de Chávez), pero no parece que mejoren las expectativas de MERCOSUR. El tabú doble presentado por la necesidad de compartir la soberanía y la resistencia a la dotación de instituciones autónomas con suficiente presupuesto no rebasará la pauta existente que consiste en el intercambio de favores, concretos y personales.

                             ******

(*) Catedrático 'Jean Monnet' y Director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami (jroy@Miami.edu).

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1