El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

LATINOAMERICA  

 

Elecciones en Venezuela
Barinas, donde creció Chávez, cuando ni soñaba con la presidencia

 
 

(IAR-Noticias) 29-Noviembre-06

Es un estado pobre, de llanura. Allí el presidente venezolano fue criado por su abuela. Los vecinos aún recuerdan cuando jugaba al béisbol con palos de escoba

Por Telma Luzzani - enviada especial, Clarín

La gente de Sabaneta señala una esquina baldía para mostrar el lugar donde Hugo Chávez pasó su infancia. Allí estaba la casa de doña Rosa Inés Chávez, la abuela paterna quien ofició de "mamá sustituta" y crió a Hugo y a su hermano mayor Adán, mientras su madre, Elena, cuidaba a los cuatro menores, todos varones. Los recursos eran escasos y no daban para todos. La casa —aseguraron a Clarín los vecinos— era modesta y Sabaneta, por aquel entonces, era una pequeña aldea agraria en medio de los infinitos llanos venezolanos; un pueblo de unas seis u ocho manzanas, con sólo cuatro horas al día de electricidad.

A una cuadra, sobre la misma calle —angosta, de tierra apisonada y manchones de asfalto, muy transitada por autos y camiones por ser la principal de Sabaneta— está la escuela a la que fue Chávez. Las maestras sonríen orgullosas: "¡Claro que es un privilegio trabajar en el colegio del presidente!" Pero Pedro, el ferretero, que se define "antichavista" agrega: "Como mala gente no se lo conoce pero, si ahora es loco, imagínese cuando era joven".

No obstante, no es esa la imagen que la mayoría da de él. Los vecinos lo recuerdan como un chico "educado, tranquilo, alegre" y, como todo llanero, "muy muy hablador". Así lo indica la mitología venezolana: el hombre de los Andes es parco, el costero abierto y el llanero, reservado hasta que toma confianza: ahí se vuelve un hombre de carácter franco, discursero y fabulador.

"Siempre estaba echando bromas y cuentos", recuerda Alberto, que conoció a Chávez ya adolescente a fines de los 60, en Barinas, la capital del estado, adonde la familia se mudó porque ni en Sabaneta ni en ningún otro lugar había secundaria.

Allí, en Barinas, a los 13 años, Chávez conoció al hombre que mayor influencia ejercería sobre su formación lectora: José Esteban Ruiz Guevara, un historiador y viejo comunista, padre de los mejores amigos de Chávez —Vladimir (por Lenin) y Federico (por Engels)—, que poseía una biblioteca y una erudición que fascinaron al joven Hugo. El contrato social, de Jean Jacques Rousseau, El príncipe, de Nicolás Machiavello (nada menos que en la edición comentada por Napoleón) y todo lo que fuera pensamiento político venezolano pasó por las manos de Hugo, quien adoraba escuchar las sagas patrióticas de Bolívar y de Ezequiel Zamora, máximo líder del federaslismo venezolano, según el propio Ruiz Guevara dijo a Cristina Marcano y Alberto Barrera Tyszka, autores de "Hugo Chávez sin uniforme" (Debate).

Chavez exhibe esa marca del pasado en sus discursos. Se inscribe en una genealogía política para dar sentido a sus acciones. Barinas fue una ciudad muy comprometida con las guerras de Independencia y las Federales. El vecino historiador, Ruiz Guevara, fue preso por el dictador general Marcos Pérez Giménez (1952-1958) y estuvo en la lista negra en el gobierno de Rómulo Betancourt (1959-1964).

También el bisabuelo de Chávez —Pedro Pérez Delgado conocido como Maisanta— fue uno de los caudillos rebeldes que se levantó contra Juan Vicente Gómez quien gobernó con mano de hierro entre 1908 y 1935. En su propia mitología personal, Chávez dice "no ser un eslabón perdido en la historia. El padre de Maisanta, coronel Pedro Pérez Pérez, indio guerrillero del Guárico fue uno de los oficiales de mi general Zamora y el papá de Zamora fue uno de los capitanes de mi general Bolívar. Somos lo mismo pues, ellos, nuestros abuelos y aquí nosotros, sus hijos, sus nietos, su sangre, su espíritu, sus luchas, su bandera y sus batallas", dijo en un discurso de agosto de 2004.

Pero a fines de los 60, Chávez no soñaba ser ni militar ni político sino estrella de béisbol. "Era flaquito, esmirriado pero tenía varias novias", recuerda Alberto mientras estaciona su taxi frente a una casa anaranjada, llena de rejas, sobre la avenida Carabobo: la casa de Chávez en Barinas.

"Hugo llegaba, saludaba y armaba un partidito de baseball. Usábamos palos de escoba y bateábamos chapitas de gaseosa. El era muy buen jugador. Nada agresivo. Ahora cambió". Alberto no disimula que le resulta insoportable que un vecino, uno como él, haya llegado a ser presidente. "Yo tenía un Fiat y ellos andaban de a pie o con un auto viejo y roto. Y ahora están rodeado de guardaespaldas", lanzó.

La obsesión por ser beisbolista lo llevó a los cuarteles. Su ideal no era la Escuela Militar pero vio esa posibilidad como una puente para ir a Caracas y entrar en las Grandes Ligas. Ingresó en el ejército en 1971. Y ahí comienza su ruta hacia otra historia.

                             ******

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1