El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

NORTEAMERICA  

 

El desafío iraquí y la controversia por el agravamiento de la situación en el país del Golfo

Bush se endurece y mantiene sus políticas militares en Irak

 
 

(IAR-Noticias) 09-Diciembre-06

George Bush saluda a Tony Blair durante la rueda de prensa que ofrecieron tras su encuentro en la Casa Blanca. (Foto EFE)

Dijo que hay que eliminar a los extremistas islámicos. Y que un diálogo con Irán o Siria depende de que esos países dejen de "apoyar" al terrorismo. Respondió así a las demandas de una comisión bipartidaria.

Por Ana Baron - corresponsal Clarín

El presidente George Bush reconoció el jueves 7 que la situación en Irak es "mala" y que se necesita un "nuevo enfoque". Pero ¿significa eso que va a cambiar de política?

Durante una conferencia de prensa con el premier británico, Tony Blair, Bush no quiso reconocer que su política fracasó. Dijo que ganará esta guerra y objetó las dos recomendaciones principales realizadas un día antes por el Grupo de Estudio de Irak presidido por el republicano James Baker y por el demócrata Lee Hamilton: negociaciones "sin condiciones" con Irán y Siria y la reducción de las fuerzas militares norteamericanos desplegadas en Irak. Si bien Bush calificó el informe de "constructivo", aclaro que para tomar una decisión también tendrá en cuenta lo que digan los militares y el Ministerio de Defensa. Así dio carácter de sugerencia al reporte y subrayó casi asombrado: "No creo que Baker y Hamilton esperen que aceptemos cada una de sus recomendaciones".

Cuando un periodista británico sugirió que seguía en estado de negación frente a la gravedad de la situación en Irak y le preguntó si sinceramente pensaba cambiar de política, Bush enfureció. "La situación es mala en Irak ¿eso ayuda?", disparó y luego agregó: "No se equivoque, yo entiendo cuán duro es". Pero inmediatamente retomó su discurso triunfalista y dijo: "También creo que vamos a tener éxito. No sólo sé cuán importante es ganar, creo que vamos a ganar". El informe, en cambio, descarta cualquier posibilidad de triunfo.

¿Fracasó su política?, insistió otro periodista

"¿Quieres franqueza? Pensé que íbamos a triunfar mas rápidamente. Estoy decepcionado por la lentitud del éxito", respondió sin admitir errores.

Bush, seguro de sí mismo, como si nada hubiera pasado, repitió que la guerra contra el terrorismo es una guerra ideológica entre la democracia y la libertad y el extremismo y el radicalismo. En sintonía con Bush, Blair agregó: "Yo se que se habla de un enfrentamiento entre los realistas (es decir Baker y el resto de su grupo) y los idealistas (los neconservadores) pero no hay realismo sin principios".

"El Congreso no va aceptar todas las recomendaciones del informe y el gobierno tampoco",

advirtió Bush. Y objetó la propuesta de negociar con Irán y Siria para ayudar a estabilizar a Irak dejando de lado el tema nuclear y otras precondiciones.

El mandatario condicionó, en cambio, a que si ambos países quieren sentarse a negociar "tienen que hacerlo comprendiendo sus responsabilidades: no más financiamiento para los terroristas, ayuda a que esta joven democracia sobreviva y ayuda a la economía del país". Blair estuvo de acuerdo. "El tema no es una cuestión de querer o no querer sentarme con esta gente, pero la base sobre la que discutimos Irak tiene que estar clara y tiene que ser una base en la que todos defendemos los mismos principios correctos. En otras palabras es necesario apoyar al gobierno electo de Irak, no apoyar al sectarismo ni al terrorismo". Bush fue más lejos: "Si quieren dialogar tienen que suspender su programa de enriquecimiento de uranio de una manera verificable", dijo.

Bush considera además que el gobierno sirio no debe desestabilizar más al premier libanés Fouad Siniora o permitir que dinero y armas sigan cruzando por la frontera a Irak, ni debe darle refugio a los grupos terroristas. El grupo de estudio había recomendado que los soldados norteamericanos comiencen a abandonar el territorio iraquí y que batallones de entrenadores fortalezcan las Fuerzas Armadas iraquíes. Si bien Bush dijo que también quiere que las tropas salgan de Irak, remarcó que había que esperar que estén dadas las condiciones, lo que equivale al no se van hasta que no se haya terminado el trabajo.

"El temor principal de Bush es que si se retira de Irak, Irán tomará su lugar y con su programa nuclear se convierta en un verdadero poder en la región", explicó a Clarín Marie Jean Deep, profesora de la Geogetown university de Washington.

"Bush teme que Irak no pueda gobernarse a si mismo cualquiera sea la presión que le apliquemos", dijo a su vez Ken Pollak de la Brookins Institution: "El problema no es que los iraquíes no quieran hacer lo correcto, es que no pueden".

En el único punto donde Blair y Bush parecían estar más de acuerdo con el crítico informe fue sobre el conflicto israelo-palestino. Blair y la canciller Condoleezza Rice están viajando esta semana a la región en busca de una propuesta para relanzar las negociaciones.

Pero James Baker fue también claro. Y advirtió que las recomendaciones "no son como una ensalada de fruta, en la que uno puede comer las frutas que le gustan más. El éxito, depende de que se instrumenten todas juntas".

                             ******

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1