El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

IRAK  

 

Una sentencia que no traerá la paz

 
 

(IAR-Noticias) 08-Noviembre-06

Un miembro de la seguridad sujeta a un airado Saddam tras conocerse el veredicto.
(Foto EFE)

La guerra civil que desangra a Irak seguirá. Y creará más problemas a EE.UU.

Por Gustavo Sierra - Clarín

La muerte de Saddam Hussein no traerá paz a Irak. La aplicación de justicia contra este detestable dictador llega tarde y su ahorcamiento no va a detener de ninguna manera la guerra civil que se desarrolla desde hace un año en Irak. Mucho menos, aún, va a dar alguna salida a los 140.000 soldados estadounidenses que se encuentran atrapados en la Antigua Mesopotamia desde la invasión de marzo de 2003.

Lo único realmente curioso de este veredicto es que llegó tras un año de un juicio con constantes interrupciones —no hay que olvidar el asesinato de tres abogados defensores— pero apenas a 48 horas de unas cruciales elecciones para los republicanos del presidente George Bush. Parecería que el momento elegido para dar a conocer la sentencia fue cuidadosamente planificado por algún estratega político de la Casa Blanca. Y cuando en Washington se especula sobre este particular sentido práctico del tiempo, todos los ojos se posan sobre el "monje negro" de la Administración, Karl Rove, aunque nadie hasta ahora podría asegurar con pruebas que se trató todo de una jugada política desesperada ante el hecho de que los demócratas podrían infligir una dura derrota a los republicanos.

Saddam sojuzgó a la mayoría shiíta (el 60% de la población) y privilegió a la minoría sunnita (20%), a la que pertenecía, en sus 24 años de dictadura. Esa era la división de poder que dejó el colonialismo británico de principios del siglo pasado cuando "inventó" Irak uniendo tres ex provincias del Imperio Otomano. De esa situación se benefició Saddam para imponer su régimen de muerte que, entre muchos otros crímenes, produjo la desaparición forzada de al menos 100.000 personas. Y esa división religiosa entre estas dos escuelas islámicas (shiítas y sunnitas se enfrentan desde hace 1.300 años por la sucesión del profeta Mahoma) es la que prevaleció durante la dictadura. Sólo la mano de hierro de Saddam —la matanza de 148 hombres en el pueblo de Dujail por la que fue condenado a muerte es apenas un ejemplo— pudo contener esta violencia sectaria. La invasión de EE.UU. desató todas esas fuerzas ocultas y hoy se enfrentan en las calles de Bagdad y cada otra ciudad iraquí sin que este veredicto, uno de esos cambios habituales en el gobierno iraquí o cualquiera nueva estrategia de combate diseñada por los generales estadounidenses vayan a tener algún resultado en detener el baño de sangre.

El juicio que duró un año y fue retransmitido por las cadenas de televisión árabes fue confuso y permitió que Saddam y todos los otros acusados pudieran verse desafiantes y hasta orgullosos de las matanzas cometidas.

Ayer, cuando se leyó la sentencia, el propio Saddam hizo un alegato que pudo ser miel para los oídos de muchos iraquíes. "¡Larga vida al pueblo iraquí! ¡Somos los legítimos dueños de esta tierra! ¡Muerte a los invasores!", gritó el dictador y hasta terminó esbozando una sonrisa de triunfo. Para un pueblo sometido a las peores de las atrocidades y en un territorio ocupado por el Ejército más potente de la Tierra, ésas son palabras de un líder y no de un tirano derrotado. Los jueces iraquíes no fueron capaces de doblegar la voluntad de Saddam y éste pudo encantar una vez más como una sirena a los sunnitas que lo escuchaban por los televisores en las ciudades del Triángulo Sunní. Saddam ya era historia en diciembre del 2003 cuando fue encontrado como un zaparrastroso en un agujero de Tikrit. Este juicio, donde se lo podía ver elegante como un diplomático y lanzando discursos en los que siempre recordaba que él seguía siendo el único presidente legítimo de Irak, lavó buena parte de las manchas de tierra que tenía en la cara cuando lo encontraron los marines en una tapera o cuando parecía desconcertado mientras el médico le daba vuelta la cara para revisarle la boca.

Este juicio pareció haber terminado apurado. Deja de lado el otro juicio que se le entabló por la matanza de 100.000 kurdos en Anfal entre 1987 y 1988 y tantas otras causas en las que el dictador podría ser de gran utilidad para esclarecer lo sucedido. Pero, tras la apelación, Saddam será colgado del cuello como él lo hizo a tantos otros en los sótanos de la Policía secreta, la Muhabarat. Pero esa sombra del cuerpo columpiado e inerme no traerá la paz que tanto necesita su pueblo. Saddam seguirá siendo por siempre la figura que encarna la violencia, vivo o muerto.

                              ******

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1