El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

EUROPA  

 

El publicista oficial
Vladislav Surkov: De aliado de los ricos a defensor de Putin

 
 

(IAR-Noticias)  21-Diciembre-06

Open Gallery...

Vladislav Surkov: jefe de política interna del presidente Putin y subdirector de gabinete.

En 1987, cuando tenía 23 años, Vladislav Surkov abandonó la escuela de teatro y ayudó a crear una nueva industria en la tambaleante Unión Soviética: la publicidad.

Por Gregory L. White
y Alan Cullison -
The Wall Street Journal

Los planificadores centrales no veían una necesidad importante de promocionar sus productos. Pero Surkov trabajaba para Menatep, uno de los nuevos bancos privados del país. Puso el primitivo logotipo del banco en comerciales de televisión y en el exterior de los autobuses. La campaña fue tan exitosa que desató rumores de que el Partido Comunista estaba guardando su botín secreto en Menatep. Cuando la Unión Soviética colapsó en 1991, Menatep era uno de los nombres más reconocidos del país.

Hoy, Surkov vende un producto diferente: el gobierno de mano de hierro de Vladimir Putin.

Como jefe de política interna del presidente ruso y subdirector de gabinete, Surkov es el arquitecto de una ideología que el Kremlin está usando para justificar su creciente control sobre el Estado y la economía. Surkov la llama "democracia soberana", con el énfasis, ha dicho, en la palabra "soberana".

Surkov ha escrito textos defendiendo el amordazamiento de los opositores, la monopolización de la política y los ataques contra los magnates que albergan grandes ambiciones políticas. Ha ayudado a crear grupos de jóvenes pro-Putin que impulsan las ideas del gobierno en Rusia y el exterior. Surkov acusa a los opositores de ser títeres de Occidente o neo-nazis, y dice que los países extranjeros conspiran para robar el petróleo y los minerales de Rusia. "Cuando ellos hablan de democracia, en realidad están pensando en nuestros hidrocarburos", dijo en junio, en un inusual encuentro con corresponsales extranjeros.

Una víctima de la democracia soberana es el fundador del banco donde Surkov inició su carrera, el magnate petrolero Mikhail Khodorkovsky, quien ahora cumple en Siberia una sentencia de ocho años de prisión por evasión de impuestos.

La transformación de Surkov de defensor de las empresas a ideólogo del Kremlin ilustra el alejamiento de Rusia del clima liberal de principios de los años 90. Tras el colapso soviético muchos en Occidente tenían la esperanza de que la economía de mercado y la democracia parlamentaria crearían una clase media y ayudarían a Rusia a dejar atrás su pasado comunista.

Sin embargo, la década pasada no dio nacimiento a la nueva Rusia soñada por Londres y Washington. Europa y Estados Unidos apoyaron al presidente Boris Yeltsin, un errático y a veces ebrio ex dirigente comunista que introdujo las elecciones libres. Detrás de la retórica de la democracia y el libre mercado, Rusia descendió a una lucha sin cuartel por la riqueza y el poder, que dejó a millones empobrecidos y desilusionados.

En una era cuando las fortunas se ganaban y se perdían en un día, muchos rusos con talento se transformaron en oportunistas, no demócratas. Para Surkov, los años 90 fueron un período de colapso. Instituciones frágiles, como la prensa, el parlamento y los tribunales se convirtieron en herramientas de magnates que intentaban quedarse con los principales activos del país.

Surkov pasó esos años de frenesí ayudando a los "oligarcas" multimillonarios a conquistar el favor de los funcionarios gubernamentales de quienes dependía la expansión de sus imperios. Con la elección de Putin en 2000, Surkov rápidamente se adaptó al nuevo entorno, donde el gobierno quería reafirmar su poder sobre los oligarcas, los ex empleadores de Surkov.

Colegas actuales y pasados de Surkov lo describen como un lector voraz y un burócrata eficiente que ha cambiado de ideología y de jefes con suma facilidad. Hijo de padre checheno y madre rusa y criado en una aldea rusa, se reinventó a sí mismo muchas veces, cambiando su nombre desde el checheno Dudayev al ruso Surkov antes de entrar a la universidad, según la institución.

"Los años 90 fueron malos para esta generación, porque el gen del cinismo se desarrolló más rápido que el gen de la democracia", dice Alexei Kondaurov, un ex compañero de Surkov en el banco. Surkov declinó ser entrevistado para este artículo.

Ante el enriquecimiento y mayor poder ruso gracias a los inmensos ingresos del petróleo, pocos protestan por el cuasi autoritarismo de Putin. Ahora, Moscú vuelve a ser un problema para Occidente, una potencia que parece estar en la frontera entre amigo glacial y enemigo declarado.

El país celebra elecciones, tiene un parlamento y unos cuantos periódicos independientes. Al mismo tiempo, los candidatos de la oposición quedan eliminados de las votaciones por detalles técnicos y la mayoría de Putin en el parlamento aprueba los proyectos de ley sin mayores reparos. Incluso los representantes del Kremlin admiten que la corrupción se está agudizando. Los medios controlados por el estado, supervisados muy de cerca por Surkov y sus colegas, exhiben entrevistas alagadoras de Putin y hacen caso omiso de sus adversarios. "Tenemos instituciones democráticas, pero no confiamos en que estén aquí mañana", asevera Boris Titov, director de la principal asociación de pequeñas empresas de Rusia.

Surkov señala que Rusia necesita un control más estricto de su política para estabilizar una sociedad traumatizada por su reciente terapia de schock de libre mercado.

Al igual que millones de rusos, a Surkov, de 42 años, le gusta el estilo de vida occidental. En su tiempo libre compone canciones para un miembro del grupo de música Agata Kristi. La edición rusa de la revista masculina GQ señala que le gustan los trajes a la medida del diseñador italiano Ermenegildo Zegna.

Sin embargo, Surkov rechaza la política de Occidente. Salpica su retórica con referencias al Che Guevara y al intelectual estadounidense Noam Chomsky. Sus amigos dicen que, dentro de la pequeña camarilla que rodea a Putin, Surkov es un liberal que, por ejemplo, confía en los medios políticos para superar a sus rivales, en vez de usar fiscales e inspectores de impuestos que tanto gustan a la línea dura del Kremlin. "Si él no estuviera allí, las cosas serían peores", dice un conocido que vive en un exilio autoimpuesto.
 

                             ******

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1