El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

ASIA  

 

El enorme apetito por energía impulsa un auge de plantas ilegales y peligrosas en China

 
 

(IAR-Noticias) 29-Diciembre-06

En el borde de esta aldea agrícola, las enormes chimeneas de la planta eléctrica Xinfeng, todavía en construcción, asoman como un monumento a la descontrolada demanda de China por energía. Al revés que las otras dos generadoras vecinas, Xinfeng no debería existir.

Por Shai Oster -
The Wall Street Journal

El gobierno chino nunca autorizó la planta eléctrica, que demandará una inversión de US$362 millones y se abastecerá de carbón. Sin embargo, en 2004 el gobierno de Mongolia Interior, esta región autónoma al norte de China, ignoró el llamado de Pekín para disminuir el ritmo de las inversiones y empezó a construir la planta, con el objetivo de asegurar energía para la rápida industrialización de la región, que posee ricas reservas de carbón.

La desobediencia de Mongolia Interior estuvo cerca de pasar inadvertida. Pero en julio de 2005, en la prisa por terminar la planta antes de que se enteraran los reguladores, se rompieron los cimientos de una turbina, matando a seis trabajadores. Durante la investigación de un año que siguió, el gobierno central descubrió que Mongolia Interior había construido ilegalmente 8,6 gigawatts de capacidad de generación eléctrica, equivalentes al 10% de la capacidad del Reino Unido.

Las plantas ilegales han tenido consecuencias inesperadas y perjudiciales. Al negarse a los más básicos controles ambientales, estas generadores son las más contaminantes de una industria que es una de las principales fuentes de emisiones, dice el gobierno. También han aumentado la demanda y el precio del carbón, la fuente de combustible más abundante de China. Esto, a su vez, ha hecho brotar miles de minas ilegales de carbón, responsables de unas 4.000 muertes sólo este año.

Las generadoras eléctricas ilegales muestran cómo la transformación económica de China es más veloz que la capacidad de Pekín para manejarla. Nunca antes un país con tantos habitantes había crecido tan rápido como China, donde la economía se ha expandido a un ritmo promedio del 10% anual desde fines de los años 70. El proceso de modernización de China es el doble de rápido que el de Estados Unidos o Japón, donde llevó medio siglo o más.

Un quinto de las plantas eléctricas de China es ilegal, según los cálculos del gobierno. Aun cuando la electricidad que producen es esencial para alimentar el crecimiento del país, la descontrolada manera en la que se están multiplicando, muchas veces bajo la protección de los gobiernos locales, representa un desafío a la autoridad de Pekín y su control sobre la política energética.

"Es imposible que el gobierno central vaya a todos lados para ver cuándo empiezan a construirse estas plantas", dijo en una entrevista Zhang Guobao, vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, la principal agencia energética del país.

Enfurecida por la planta de Xinfeng, la agencia central exigió a principios de este año que los principales funcionarios de la provincia presenten su autocrítica al poderoso Consejo de Estado de China. En el sistema comunista del país, ésa es una reprimenda inusualmente pública, diseñada para enviar una advertencia a otros gobiernos locales con intenciones de desafiar la voluntad de Pekín. Aun así, la construcción de Xinfeng sigue adelante, un año después de que el gobierno central ordenara detener las obras. Ejecutivos de la compañía que construye la generadora dicen que confían en obtener la aprobación "tarde o temprano".

En China, más generadoras alimentadas con carbón significa, casi inevitablemente, más consumo de carbón. El país ha sido incapaz de diversificar sus fuentes de energía: el carbón es más barato que otros combustibles alternativos, algunos de los cuales son importados.


El consumo de carbón en China es, además, costoso en términos humanos y ambientales: 5.938 trabajadores murieron el año pasado en accidentes en minas de carbón, casi todos en las minas pequeñas e ilegales. Estos accidentes son tan comunes en China que sólo los más grandes se convierten en noticia.

El carbón es una de las principales fuentes de contaminación en China, país que, según algunos expertos, está al borde de una crisis ambiental. Este año, el gobierno central se puso como objetivo reducir la cantidad de energía consumida con relación al tamaño de la economía. Sin embargo, la creciente demanda de electricidad basada en carbón ha desbordado los esfuerzos de Pekín para controlar la contaminación, y ha hecho que China sea incluso menos eficiente energéticamente. "Será muy difícil cumplir nuestros objetivos de ahorrar energía y reducir la contaminación", dijo hace unos meses Ma Kai, el principal funcionario del gobierno central en asuntos energéticos.

A medida que suben los ingresos de las familias chinas, también lo hace el consumo de energía por persona, que está empezando a equipararse con el de Occidente. El estadounidense típico consume unas ocho toneladas de petróleo por año, o su equivalente en carbón y otros combustibles. Los japoneses consumen alrededor de la mitad de esa cifra. En China, el consumo de energía per cápita está por ahora en apenas 1,2 toneladas métricas.

Para que cada chino viva como un estadounidense, habría que duplicar la producción mundial de petróleo —un desafío casi imposible— y más carbón del que, según muchos, China jamás podría extraer. "No podemos copiar el modelo de casa grande y auto grande" del que disfrutan tantos en Estados Unidos, dice Zhou Dadi, un investigador del Instituto de Investigación Energética, un centro de estudios estatal. "Es simplemente imposible".

                             ******

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2006  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1