TITULARES
del Mundo
 

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

 

DIARIOS
del Mundo


I Argentina I Brasil I
I
Estados Unidos I
I
España I Europa I
I
América del Sur I
I
América Central I
I
América del Norte I
I
Africa I Asia I
I
Oceanía I
I
Medio Oriente I
I
Internacionales I

 

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

 

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

 

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

 

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Red Indymedia

I Argentina I
I Bolivia I
I Brasil I Chile I
I Colombia I
I Perú I
I Ecuador I
I Chiapas I
I México I
I Uruguay I
I Barcelona I
I Madrid I
I Euskal Herria
I EE.UU.I

 
 
 
 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 

SERVICIOS

I Mapas I
Traductor
I
I Guía del Mundo I
I Diccionario

I Buscabiografías 
I Universidades l
I Guía Turística I

I Guías Telefónicas

 
HOME | Titulares | Diarios | Radios | TV.| Buscadores | Economía | Agencias | Alternativos |  Mail
 

Buscador 
de Noticias en espa
ñol

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Director: Rodrigo Guevara

Hora mundial

Tiempo en el Mundo

 

SECCIONES

 

EUROPA  

La naturaleza y la guerra

Delfines militares y la lucha contra su pacifismo innato

 

 (IAR Noticias) 19-Octubre-2012

Ucrania reanudó un programa de la época soviética que prevé adiestrar a delfines para utilizarlos con fines militares, comunicó una fuente de las fuerzas de seguridad de la ciudad ucraniana de Sebastópol, en la península de Crimea.

Por Serguéi Petujov  - RIA Novosti

Según la fuente, se enseña a estos mamíferos marinos a atacar a los saboteadores y buques enemigos y a marcar con balizas de señalización la posición de los objetos que se ubican en el fondo marino y representan interés para los militares.

No es más difícil entrenar a los delfines que a los perros para convertirles en los asesinos o suicidas, y el resultado es el mismo. Al fin y al cabo, los militares se verán obligados a renunciar a la idea de emplear a los delfines con fines militares como ya se ha renunciado a los perros, a los camellos, a los elefantes e incluso a los caballos.

Por otro lado, los delfines sí que pueden ayudar a personas con trastornos de desarrollo y problemas psicológicos, por ejemplo a los niños autistas.

Instinto militar

Se puede adiestrar fácilmente a los delfines a empujar a los buzos a la superficie. Es un instinto innato. Los científicos lo explican por las peculiaridades fisiológicas de los delfines, que aunque viven en el agua, respiran aire con sus pulmones. Estos mamíferos suelen llevar a la superficie a sus crías recién nacidas o a los delfines enfermos para ayudarlos a respirar.

Por esta misma causa los delfines salvan con frecuencia a las personas de ahogarse y les gusta jugar con los seres humanos en el agua.

Es suficiente dar a entender a un delfín que en caso de que “salve a los que se están ahogando” recibirá un pez como recompensa, y el animal empezará a buscar con entusiasmo a los buzos enemigos en el espacio acuático bajo custodia.

Se le fija al hocico del delfín una bayoneta o un arma capaz de disparar cuando el animal se aproxime a una distancia determinada al buzo enemigo, y el mamífero está listo para cumplir misiones de combate.

Queda solo un detalle. Es necesario adiestrar al delfín a distinguir entre amigos y enemigos. En otro caso, el animal clavará la bayoneta en el cuerpo del primer hombre al que encuentre en el agua.

Un delfín armado representa peligro

Es posible enseñar a los delfines a distinguir entre los amigos y enemigos al marcarles con un indicador visual, químico, acústico o hidroacústico. Pero en caso de un conflicto armado está claro que es imposible marcar a los enemigos. Será necesario marcar a los amigos, lo que hace más complicada la tarea de emplear a los delfines para fines militares.

En caso de que fuese necesario adiestrar a los animales a empujar a la superficie solo los objetos marcados, se podría conseguir el 100% de éxito o casi.

Pero es mucho más difícil enseñar a los delfines a pasar por alto los objetos marcados, pero perseguir todos los demás, independientemente de sus dimensiones, forma, olor, etc. La probabilidad de error es muy alta en este caso.

Es poco probable que los Gobiernos de los países de la región del mar Negro no tengan nada en contra que un delfín armado de conducta imprevisible proveniente de Ucrania aparezca cerca de sus playas.

Espía submarino

Además, existen serias dudas respecto a las capacidades de los delfines adiestrados para cumplir misiones de combate. En cuanto a la explosión de buques, surge el mismo problema con la necesidad de distinguir a los enemigos.

Por otro lado, es fácil entrenar a los mamíferos marinos a encontrar en el fondo del mar los objetos que tengan una forma especial. Pero ¿para qué es necesario?

Los delfines que habitan en el Mar Negro pueden descender a profundidades de hasta 100 metros. Pero se puede comprar por un poco más que 100 euros una sonda acústica para detectar objetos en el fondo marino o una cámara para captar y transmitir imágenes desde mayores profundidades. Además, los militares tienen en sus arsenales los equipos más avanzados para cumplir misiones de vigilancia en mares y océanos del mundo.

Este equipo detecta y permite manipular a distancia los objetos de cualquier forma. Mientras, se deberá enseñar a los delfines de nuevo cada vez que surja la necesidad de buscar en el fondo del mar los objetos de otra forma.

Sin embargo, EEUU busca emplear a los delfines con fines militares desde la década de los cincuenta del siglo pasado, y la URSS se interesó por el asunto en los sesenta.

Interés estratégico

El académico Vladímir Sokolov recuerda que a finales de los sesenta, cuando investigaba las características de la piel de los mamíferos marinos, descubrió con sorpresa que varias publicaciones suyas llevaban la estampilla de "secreto".

Pronto Sokolov encabezó un laboratorio bien financiado y le explicaron lo que esperaba la patria de él y sus colegas de otras ramas de la ciencia: la velocidad y silencio de la flota submarina soviética.

La piel de los delfines, en lo que se refiere a sus propiedades acústicas e hidrodinámicas, era ideal para cubrir la superficie de los submarinos y torpedos. Los delfines casi no experimentan resistencia en el agua y no se detectan por los aparatos de sonar.

A finales de los cincuenta EEUU empezó a estudiar las posibilidades de emplear la piel de los delfines con fines militares.

Casi de inmediato, los científicos sacaron la conclusión que solo la piel de un delfín vivo goza de las características necesarias. Desde aquel momento se intentó fabricar un material artificial con características similares.

No se logró éxito en este ámbito. Lo único que tanto los científicos rusos como los estadounidenses pudieron aconsejar a los militares fue cubrir los cascos de los submarinos con caucho. Pero los militares lo sabían ya sin consejos por parte de los científicos.

La operación militar de rescate de los delfines

En cuanto a la reanudación por Ucrania del programa de adiestramiento de los delfines para que puedan cumplir misiones militares, este paso tiene antecedente civil.

Hay dos delfinarios en Sebastópol. Uno, donde los delfines saltan a través de los aros y conquistan las simpatías de los espectadores con sus fantásticas piruetas, está en el centro de la ciudad. El otro se ubica en el cabo Fiolent y es el antiguo acuario militar, donde ahora se empezó a adiestrar a los delfines para la Marina de Guerra ucraniana. Anteriormente, allí cada uno podía pagar por nadar con delfines y tomar así parte en el programa de delfinoterapia, según decía la publicidad.

En los 2000, en Ucrania se desarrolló el lucrativo negocio de la utilización comercial de los delfines. Casi en todas las grandes ciudades apareció uno o dos delfinarios.

“El dinero invertido en la construcción del delfinario da una alegría a la gente y se recupera al cabo de dos o tres años. Después se saca el beneficio”, explicó el jefe de uno de los más grandes delfinarios en Ucrania, Tarás Chekurda.

Pero los delfines están protegidos por la ley ucraniana y para recibir un animal los delfinarios debían obtener de un permiso especial del Ministerio de Ecología. Este organismo permitía tomar a animales enfermos y dañados que cayeron en las redes de pescadores.

En noviembre del año pasado, el ministro de Ecología de Ucrania, Nikolai Zlochevski, prohibió el uso de los delfines que habitan el mar Negro y en el mar de Azov "con cualquier fin". El lugar más próximo donde está permitido todavía cazar delfines es el Océano Pacífico. Estos mamíferos marinos se transportan desde el mar del Japón (mar del Este) hacia los delfinarios europeos y estadounidenses.

Los empresarios ucranianos que no pudieron comprar a los delfines japoneses o falsificar los documentos de los que fueron cazados en el mar Negro se vieron obligados a cerrar sus negocios. En uno de los delfinarios de Sochi (ciudad balnearia rusa sobre el mar Negro) la solución al problema fue más fácil. Se decidió reanudar el proyecto especial para entrenamiento de delfines militares.

Esta fue una acción noble, pues en caso de que los animales acostumbrados a ayudar al ser humano sean puestos en libertad podrían morir. Y ahora todos están contentos: tanto los delfines como los almirantes.

La atracción con los delfines de combate bien podría adornar la fiesta durante la celebración del Día de la Marina de Guerra rusa, que últimamente la Armada ucraniana celebra en la misma fecha.

El próximo verano se verá si la delfinoterapia se queda en el delfinario militar. Si desaparece, sería lamentable.

Compañeros de intelecto

De inicio, la interacción con delfines solo era un servicio adicional en el marco de los negocios de los delfinarios de entretenimiento. Pero con el paso del tiempo, la delfinoterapia se convirtió en un negocio especial. Hoy en día, un ciclo de delfinoterapia cuesta de 3.000 a 4.000 euros en Turquía y aún más en Europa Occidental y EEUU.

En Rusia hay pocos delfinarios, entre 13 y 19, según varias fuentes. El mayor delfinario abrió sus puertas en septiembre pasado en Sochi, por eso la delfinoterapia está poco desarrollada en Rusia. En Ucrania, que goza de muchos delfinarios, es mucho más popular.

Aún los propios especialistas en la delfinoterapia no pueden explicar el mecanismo de este tratamiento. En varias ocasiones, se inventan las versiones más exóticas, como “sonoforesis”, lo que quiere decir que las ondas ultrasónicas que emiten los delfines producen un efecto a nivel celular.

Pero tales expertos no deben explicar los mecanismos de la delfinoterapia. Solo observan el resultado y la utilizan, al hacer una lista de trastornos que pueden tratarse con la ayuda de los delfines: la parálisis cerebral, el autismo, la disfunción cerebral mínima, el trastorno de déficit de atención y la hiperactividad, el síndrome de Down y varios otros trastornos del desarrollo infantil.

Al psicoterapeuta ucraniano Bogdán Popovski le sorprendió el efecto de la delfinoterapia sobre los niños autistas. "La comunicación con los delfines produce reacciones positivas en la conducta y percepción de los niños más complicados", señala Popovski.

No es necesario entrenar especialmente a los delfines. Quizás la propia naturaleza les haya creado para curar a las personas y no están adaptados para hacerles daño. Por eso es difícil adiestrarles para que puedan cumplir misiones militares.
 

 **********

  HOME

© Copyright 2012 iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600
La opinión de los autores no coincide obligatoriamente con la de IARNoticias

contactos@iarnoticias.com