TITULARES
del Mundo
 

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

 

DIARIOS
del Mundo


I Argentina I Brasil I
I
Estados Unidos I
I
España I Europa I
I
América del Sur I
I
América Central I
I
América del Norte I
I
Africa I Asia I
I
Oceanía I
I
Medio Oriente I
I
Internacionales I

 

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

 

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

 

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

 

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Red Indymedia

I Argentina I
I Bolivia I
I Brasil I Chile I
I Colombia I
I Perú I
I Ecuador I
I Chiapas I
I México I
I Uruguay I
I Barcelona I
I Madrid I
I Euskal Herria
I EE.UU.I

 
 
 
 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 

SERVICIOS

I Mapas I
Traductor
I
I Guía del Mundo I
I Diccionario

I Buscabiografías 
I Universidades l
I Guía Turística I

I Guías Telefónicas

 
HOME | Titulares | Diarios | Radios | TV.| Buscadores | Economía | Agencias | Alternativos |  Mail
 

Buscador 
de Noticias en espa
ñol

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Director: Rodrigo Guevara

Hora mundial

Tiempo en el Mundo

 

AUTORES

 

NORTEAMERICA  

Riqueza

Procurar la comodidad de los ricos: ¿tu futuro trabajo?

 

 (IAR Noticias) 10-Noviembre-2012

En Estados Unidos hemos perdido nuestra economía manufacturera. Actualmente estamos perdiendo nuestra economía de servicios. Nos estamos convirtiendo rápidamente, como temen algunos observadores, en una “economía de sirvientes”.

Por Sam Pizzigati - Revista Sin Permiso (*)

Bombero, jugador de baloncesto, domador de leones, profesor, niñera: pregunte a los niños que quieren ser de mayores y obtendrá todo tipo de respuestas. Pero nunca oirá ésta. Nunca oirá decir a los chiquillos que quieren dedicar sus carreras a servir a los ricos.

La juventud actual quizás quiera reconsiderar la cuestión. Tienen delante suyo una economía norteamericana en la que servir a los ricos parece, cada vez más, ofrecer el mejor futuro con verdaderas oportunidades. Efectivamente, tal como dice el economista Jeff Faux, estamos en camino de convertirnos plenamente en una “economía de sirvientes”.


Anteriormente hemos tenido en el mundo “economías de sirvientes”. En algunas ocasiones la gente incluso corría para obtener un estatuto de sirviente. Al principio de la era industrial los trabajos en minas y fábricas eran sucios y peligrosos y no se cobraba casi nada. El trabajo doméstico en familias ricas podía parecer, en comparación, un refugio relativamente seguro.


Pero este cálculo cambió cuando los trabajadores se organizaron y consiguieron el derecho a negociar colectivamente para una mayor participación en la riqueza que ellos creaban. Durante la primera mitad del siglo 20, los norteamericanos super-ricos perdieron su dominio y cada vez menos norteamericanos trabajaron como sirvientes para ellos.

Este estado de cosas no duró mucho. Desde finales de los años 70 hemos asistido a un asalto a los fundamentos de una mayor igualdad – sindicatos fuertes, impuestos progresivos considerablemente graduados, límites reguladores a la práctica empresarial – que ha dejado vacía la clase media norteamericana.


Los buenos trabajos en la industria han desaparecido casi completamente, desplazados al exterior. La mayoría de norteamericanos ya no fabrican cosas. Proporcionan servicios.

Podríamos, naturalmente, tener una robusta economía de “servicios” si construyéramos dicha economía en base a proporcionar servicios de calidad a todos los norteamericanos. Pero proporcionar estos servicios de calidad, de todo tipo, desde la educación hasta la salud y los transportes, supondría una inversión pública significativa – y unos impuestos significativos a los norteamericanos ricos.


Hace medio siglo los ingresos fiscales provenientes de los impuestos a los norteamericanos ricos eran significativos. Actualmente ya no. Los recortes fiscales han minimizado estos ingresos y han dejado los servicios públicos subfinanciados de manera crónica. Lo cual enfrenta a los jóvenes de hoy día, tal como apunta el economista Jeff Faux en su nuevo libro La economía de los sirvientes: donde la elite norteamericana lleva a las clases medias, con una dura elección.


Los jóvenes pueden hacerse ingenieros y programadores y pasar sus carreras en “una competición despiadada con gente de todo el mundo” igualmente inteligente y formada pero “dispuesta a trabajar por mucho menos”. O bien pueden entrar en la economía de sirvientes y “servir a aquellos pocos en la cumbre que han conseguido llegar a formar parte de la élite global”.


En esta nueva “economía de sirvientes” no estamos hablando precisamente de niñeras y chóferes. Estamos hablando, como señala la periodista Camilla Long, de “pilotos, publicistas, marchantes de arte y guardaespaldas” – una “nueva y brillante falange de ayudantes personales”.


¿Te gustaría ver mundo? En la nueva economía de sirvientes puedes convertirte en “especialista en joyas” y viajar a países extranjeros para escoger piedras preciosas para clientes ricos.


¿Quieres afrontar nuevos retos cada día? Puedes convertirte en conserje y alquilar un día un elefante para la ceremonia de boda de un amo rico y al siguiente organizarle una partida de ajedrez con un gran campeón.


O bien, si te inclinas por lo tradicional, siempre puedes pagarte un curso de 12.000 dólares de un mes de duración que te acredite como sirviente, en los términos exigidos por el gremio de mayordomos profesionales ingleses.


Un buen mayordomo puede sacarse fácilmente mas de 100.000 dólares al año. Pero servir a los ricos puede ser mucho mas lucrativo. El decorador interiorista Michael Smith obtuvo unos honorarios de 800.000 dólares por su trabajo en el despacho de un alto ejecutivo de Wall Street. El procurador de New York, David Boies practica una abogacía favorable a los plutócratas – y unos honorarios de 1.220 dólares la hora.


John Blackburn, un arquitecto de Washington D.C. está especializado en el diseño de caballerizas para jinetes ricos. Una caballeriza cuesta aproximadamente unos 3 millones de dólares. Sus honorarios, según el Washington Post, se mueven entre el 8 y el 10 % del coste de una caballeriza.


Pero nos encontramos con un problema. Tenemos una cantidad limitada de super-ricos que puedan permitirse encargar caballerizas y pedir elefantes.


El Instituto de Investigación del Crédito Suizo calculó el verano pasado que solamente 38.000 norteamericanos poseían fortunas de al menos 50 millones de dólares. En todo el mundo hay tan solo 3 millones de personas que posean como mínimo 5 millones de dólares.


Incluso si cada uno de estos 3 millones proporcionara, directa o indirectamente, un buen empleo en la “economía de sirvientes” a unas 100 personas, todavía tendríamos aproximadamente otros 4 billones de personas fuera de la “economía de sirvientes” buscando como entrar en ella.


Tal como expone claramente Jeff Faux, la “economía de sirvientes” no puede llevar más que a un punto muerto. Necesitamos cambiar de rumbo


(*)Sam Pizzigati, veterano periodista y sindicalista, es miembro asociado del Instituto de Estudios Políticos y ha escrito ampliamente sobre desigualdad. Su último libro, Los ricos no siempre ganan: el triunfo olvidado sobre la plutocracia, que creó la clase media norteamericana, aparecerá este otoño.

Traducción para www.sinpermiso.info: Anna Maria Garriga Tarré


 

 **********

  HOME

© Copyright 2012 iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600
La opinión de los autores no coincide obligatoriamente con la de IARNoticias

contactos@iarnoticias.com