TITULARES
del Mundo
 

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

 

DIARIOS
del Mundo


I Argentina I Brasil I
I
Estados Unidos I
I
España I Europa I
I
América del Sur I
I
América Central I
I
América del Norte I
I
Africa I Asia I
I
Oceanía I
I
Medio Oriente I
I
Internacionales I

 

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

 

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

 

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

 

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Red Indymedia

I Argentina I
I Bolivia I
I Brasil I Chile I
I Colombia I
I Perú I
I Ecuador I
I Chiapas I
I México I
I Uruguay I
I Barcelona I
I Madrid I
I Euskal Herria
I EE.UU.I

 
 
 
 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 

SERVICIOS

I Mapas I
Traductor
I
I Guía del Mundo I
I Diccionario

I Buscabiografías 
I Universidades l
I Guía Turística I

I Guías Telefónicas

 
HOME | Titulares | Diarios | Radios | TV.| Buscadores | Economía | Agencias | Alternativos |  Mail
 

Buscador 
de Noticias en espa
ñol

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Director: Rodrigo Guevara

Hora mundial

Tiempo en el Mundo

 

NOTICIAS

 

MEDIO ORIENTE  

Asesinato impune

La exhumación de Yaser Arafat y secretos de otras tumbas

 

 (IAR Noticias) 29-Noviembre-2012

Según la versión oficial, Atafat murió por una hemorragia cerebral provocada por una infección desconocida. Si se descubre una sustancia tóxica en los restos mortales del ex presidente palestino, la causa de su muerte debería ser revisada.

Por Serguei Petujov / RIA Novosti

Los restos mortales de Yaser Arafat, fundador y primer jefe de la Autoridad Nacional Palestina, fueron exhumados el pasado 27 de noviembre del mausoleo en Ramallah, Cisjordania. El exlíder palestino falleció en 2004, a la edad de 75 años, en un hospital militar en las afueras de París.

Según la versión oficial, Atafat murió por una hemorragia cerebral provocada por una infección desconocida. Si se descubre una sustancia tóxica en los restos mortales del expresidente palestino, la causa de su muerte debería ser revisada.

Se la podría atribuir, por ejemplo, al envenenamiento con un isótopo radiactivo, polonio 210, algo en lo que insisten varios medios de información. Esto tendrá graves consecuencias políticas para Oriente Próximo.

La apertura de la tumba de Arafat en Ramallah se diferencia de toda una serie de exhumaciones de los restos de personalidades famosas que tuvieron lugar en los últimos años, cuyas consecuencias son menos amenazantes y más interesantes para el público e historiadores.

Arsénico para el emperador de Francia y mercurio para la emperatriz rusa

Ha pasado poco tiempo desde la muerte de Arafat. En los demás casos, los restos se exhumaron después de un período mucho más largo. En caso de ser revelada de inmediato, la causa real de la muerte de varias personalidades históricas podría ser mucho más importante para el destino de los pueblos e incluso el curso de la historia que el descubrimiento de la causa de muerte del exlíder de la Autoridad Nacional Palestina.

Pero con el paso del tiempo se ha reducido considerablemente la importancia de estos casos, que ahora suscitan sólo un interés ligero del público y disputas de los aficionados a la historia alternativa.

De hecho, si no se hubiera revelado la presencia de arsénico en el cabello de Napoleón en los sesenta del siglo pasado sino en la década de los veinte del siglo XIX, el sobrino de Bonaparte, Napoleón III, habría podido sustituir a los Borbones en el trono francés antes de 1852.

Y los británicos, bajo cuya soberanía estaba la isla de Santa Elena donde falleció Bonaparte, se habrían visto obligados a encontrar una justificación razonable de la presencia de un alto contenido de arsénico en su cuerpo.

Si no se hubiera revelado en el año 2000 una dosis letal de mercurio en los restos exhumados de la primera esposa del zar ruso Ivan el Terrible (1547-1584) Anastasia Románova, sino en 1560, inmediatamente después de su muerte, es difícil imaginar qué habría hecho con los boyardos (aristocracia) el zar, que sospechaba el envenenamiento.

Dos exhumaciones de importancia similar tuvieron lugar en la historia moderna de Rusia.

Exhumación de los restos de la familia imperial rusa

El 11 de julio de 1991, se exhumó una fosa común en las afueras de Ekaterimburgo (los Urales). El modo de ejecución de los cadáveres descubiertos no suscitaba dudas. Les fusilaron, rociaron con ácido, quemaron y arrojaron los restos a una fosa.

Sólo no estaba claro que los cadáveres desenterrados eran los restos de la familia imperial rusa Románov y sus sirvientes.

Un análisis del ADN de los restos realizado de 1992 a 2008 confirmó que se habían exhumado los restos del último zar ruso Nicolás II, su esposa, su hijo y tres hijas de la fosa cerca de Ekaterimburgo.

Esta exhumación no provocó un revuelo extraordinario ni entre los movimientos patrióticos rusos ni tampoco desencadenó cambios en el régimen. Pero los resultados del análisis del ADN de los restos de la familia imperial tuvieron consecuencias muy importantes para el desarrollo de la investigación criminalística.

A mediados de los noventa, el análisis del ADN de los restos humanos estaba poco desarrollado. Durante el estudio de los restos de la familia imperial por los biólogos moleculares de Rusia, Gran Bretaña y EEUU con el uso del equipo más avanzado, se elaboraron y se probaron todos los métodos de pruebas ADN que hoy en día se emplean por los expertos criminalistas de todo el mundo.

Exhumación de los restos del salvador de la dinastía de los Románov

La segunda exhumación importante para los rusos tuvo lugar en 2005 y, como pasa con frecuencia en nuestro país, convirtió una antigua tragedia en una farsa.

En diciembre de 2004, el presidente de Rusia Vladimir Putin decretó festejar el 4 de noviembre como Día de la Unidad Nacional en vez del 7 de noviembre, aniversario de la revolución bolchevique.

Esta fiesta fue instituida en memoria a los acontecimientos históricos de 1612, año en que un levantamiento popular encabezado por Kuzma Minin y Dmitri Pozharski expulsó de Moscú a los invasores polacos y puso fin a la época de revueltas populares provocadas por la grave situación económica, política y social y las discordias religiosas.

No se sabe hasta hoy en día, quién propuso la idea de exhumar para la primera celebración del Día de la Unidad Nacional los restos del héroe legendario del movimiento de resistencia a los invasores polacos, Iván Susanin, que sacrificó su vida para conducir engañosamente a los polacos al espeso bosque y así salvar la vida al joven zar Mijaíl, de la dinastía Romanov.

La misión de organizar la búsqueda y la identificación de los restos de Iván Susanin fue encomendada al entonces gobernador de la provincia de Kostromá (parte central de Rusia), Víctor Shershunov, y al arzobispo de Kostromá y Gálich, Alexandr.

Se abrieron más de 200 tumbas en el territorio de la provincia de Kostromá, donde intentaron abrirse paso los polacos ansiosos de capturar al joven Románov, en busca de un cráneo con huellas de sablazos. Se encontro cuatro.

El Centro ruso de Peritaje Médico estudió los restos aplicando todos los métodos de análisis más avanzados: espectroscopia, tipificación del ADN, etc.

Según el jefe del Departamento de Estudios Genéticos del Centro, Pavel Ivanov, se identificó el ADN de siete vértebras y un diente de ocho personas, incluidas mujeres. La idea con la exhumación de los restos de Susanin fue un fiasco, mientras que las autoridades de Kostromá esperaban al presidente Putin, al que prometieron mostrar al héroe legendario.

Uno de los expertos propuso declarar que se había logrado exhumar los restos de un familiar de Susanin. Al fin y al cabo, los expertos informaron al gobernador de que los restos de Susanin “fueron identificados con alto grado de probabilidad”. Pero las autoridades regionales consideraron que este grado era insuficiente para presentar esta información al presidente.

Los más jóvenes de la provincia de Kostromá se reían a carcajadas. Pero tras la historia de la exhumación de los restos del salvador de la dinastía de los Románov el tema pasó al olvido.

Joroba, manutención y suicidio

Las exhumaciones de importancia histórica y social se llevan a cabo en todo el mundo y últimamente aún gozan de popularidad.

En septiembre del año en curso, los arqueólogos británicos encontraron debajo de un aparcamiento de la ciudad de Leicester los restos de una persona que podría ser el rey Ricardo III (1452–1485), último rey de la dinastía de los Plantagenet, que fue un hombre cruel, a juzgar por las obras de William Shakespeare.

Ricardo III supuestamente ordenó asesinar a dos príncipes jóvenes encerrados en la Torre de Londres que tenían más derechos para el trono. Dos años después, en 1485, el rey Ricardo murió en la Batalla de Bosworth.

Actualmente se lleva a cabo el análisis del ADN de los restos, pero los científicos británicos ya desmintieron un mito sobre Ricardo III. Aunque el rey tenía un defecto de esqueleto, no tenía una joroba enorme como le presentaba William Shakespeare.

En 2011, se exhumaron los restos del expresidente chileno Salvador Allende, que murió en 1973, cuando Augusto Pinochet tomó el poder en Chile. Según la versión de los partidarios de Salvador Allende, éste fue fusilado por los rebeldes en el Palacio de la Moneda el 11 de septiembre de 1973, durante el golpe de Estado.

Pero el análisis de los restos puso en evidencia que Allende se suicidó, disparándose en la barbilla con un fusil de asalto.

En 2010, en Islandia se exhumaron los restos del excampeón de ajedrez Bobby Fischer, fallecido en 2008, para determinar si era padre de Jinky Young, la hija de nueves años de la antigua amante de Fischer.

La madre de Jinky, la japonesa Miyoko Watai, que se presentaba como la viuda y heredera legal de Fischer, así como las autoridades fiscales estadounidenses esperaban con impaciencia los resultados del análisis. Fischer no era padre de la niña, lo que supuso el único resultado positivo de la exhumación para otros herederos del gran ajedrecista.

El maratón de exhumaciones continúa. En un futuro próximo nos esperan grandes descubrimientos provenientes de las tumbas de Giuseppe Garibaldi, Pablo Neruda, etc.

La exhumación de Yaser Arafat es diferente. Sus resultados son amenazantes y no representan mucho interés. Hay sólo dos posibilidades: Arafat fue envenenado o no lo fue. Todo lo demás es política.

 

 **********

  HOME

© Copyright 2012 iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

La opinión de los autores no coincide obligatoriamente con la de IARNoticias

contactos@iarnoticias.com