El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

DIARIOS
del Mundo


I Argentina I Brasil I
I
Estados Unidos I
I
España I Europa I
I
América del Sur I
I
América Central I
I
América del Norte I
I
Africa I Asia I
I
Oceanía I
I
Medio Oriente I
I
Internacionales I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

LATINOAMERICA  

 

Detona la crisis económica

Chávez en guerra: Control de precios y estallido especulativo- consumista

 
 

 (IAR Noticias) 12-Enero-2010

Venezolanos en una tienda de electrodomésticos en Caracas.

Ya no se trata de una guerra asimétrica contra el Imperio ni de una guerra contra Colombia: Chávez está en guerra contra la crisis económica y la escalada de precios que desató la devaluación del Bolívar. El gobierno bolivariano se atrinchera, y llama  al ejército y a la población resistir el estallido especulativo producido por el acaparamiento paranoico de productos esenciales.

Informe especial
IAR Noticias
/

En medio de un año electoral, el gobierno bolivariano enfrenta su peor momento: jaqueada por la inflación y por el colapso energético la economía venezolana estalló finalmente con la devaluación del Bolívar realizada para compensar la baja de la recaudación fiscal

Venezuela es un país de estructura exportadora primaria, que no conseguido (pese a la euforia petrolera de todo estos años) desarrollar una industrialización productiva, y finalmente fue impactada por la baja del precio internacional del crudo que le produjo un déficit de la balanza comercial y una baja recaudatoria que le recorta las arcas del Estado y el gasto social.

En este escenario, Chávez devaluó el Bolívar siguiendo dos objetivos principales: Subir la recaudación con un "dólar petrolero" más caro (el petróleo prácticamente es la única fuente del ingreso de divisas) para paliar el déficit, y recuperar el gasto social (los planes asistencialistas a los pobres) y controlar la inflación creando un dólar paralelo más barato utilizado para la importación de alimentos  y bienes de producción (Venezuela importa la mayoría de los alimentos que consume).

El viernes, Chávez estableció una tasa de intercambio dual, que permitirá que el gobierno siga usando los controles de moneda para impulsar a sectores de la economía que considere estratégicos, mientras que otros tendrán que pagar un precio mucho más alto si desean comprar dólares al gobierno.

Los importadores de alimentos y maquinaria pesada, así como las instituciones gubernamentales serán algunos de los pocos que tendrán permitido comprar dólares a una tasa de 2,6 bolívares, lo cual representa una devaluación de 17% frente a la tasa anterior de 2,15 bolívares. La mayor parte de la economía pagará 4,3 bolívares para comprarle dólares al gobierno, doblando la tasa de 2,15 que había sido impuesta desde marzo de 2005.

Con las nuevas tasas de intercambio el gobierno podrá exprimirle más bolívares a cada dólar que reciba por sus ventas de petróleo, las cuales se desmoronaron el año pasado por la caída de los precios. La economía venezolana, que depende del petróleo, entró en recesión en 2009, con una caída de 2,9% en la actividad económica, mientras que la inflación se acercó a 26%.

Chávez dijo que la devaluación "le dará un impulso a la economía productiva, detendrá las importaciones que no sean estrictamente necesarias y estimulará las exportaciones".

Pero en lo interno, y a modo de contradicción, la devaluación del Bolívar impacta en un descenso abrupto del poder adquisitivo que afecta a la mayoría trabajadora y más desposeída de la población venezolana, que ante los rumores de un aumento de un 50% en el precio de los alimentos se abalanzó en masa a comprarlos creando una psicosis consumista.

El presidente venezolano ordenó el domingo a los militares verificar que no se modifiquen los precios tras la devaluación de la moneda decretada la semana pasada y advirtió que podría confiscar cualquier tienda que especule con sus productos.

Con la intención de proteger a los sectores más  pobres (su principal clientela electoral) Chávez anunció la creación de un tipo de cambio de 2,6 bolívares por dólar para la importación de alimentos, medicinas y otros bienes esenciales. Esas tasas competirán con las del mercado negro, dónde el bolívar se ha precipitado, lo que resultó en la devaluación oficial.

El presidente venezolano anunció que el país tendrá un tipo de cambio de 2,6 bolívares/dólar para bienes prioritarios como alimentos y medicinas, y uno "petrolero" de 4,3 bolívares/dólar para comercio, automotriz y textiles, entre otros.

"No hay ninguna razón para que nadie esté incrementando los precios de absolutamente de nada. Cuando haga falta el Gobierno es el primero en reconocerlo producto de un estudio bien concienzudo", dijo el mandatario en su programa semanal de radio y televisión Aló, presidente.

La lucha contra la especulación apunta a "una contraloría social", a un "plan ofensivo y no defensivo", remarcó el presidente venezolano, e insistió en que toda la oferta comercial de la actualidad "fue importada con el precio viejo del dólar" de 2,15 bolívares.

"Cuando haga falta", y después de que el Gobierno haga "un estudio bien concienzudo", se decidirá sobre eventuales alzas en productos y servicios sometidos a un adicional control estatal de precios y tarifas, añadió.

"¡Que se preparen los que quieran aprovechar los anuncios (sobre la devaluación) para aprovecharse y llenar de temores a la gente!", porque "el pueblo actuará con la ley en la mano", insistió Chávez.

"Quiero que la Guardia Nacional se vaya a la calle con el pueblo a luchar contra la especulación", remarcó Chávez.

El mandatario dijo que es capaz de quitar los comercios a los dueños y dárselos a sus trabajadores si remarcan precios.

Chávez acusó a los medios de comunicación de generar terror entre la población al anticipar que toda clase de productos aumentará de precio.

Los canales de televisión y diarios opositores mostraron el domingo fotos de largas colas de personas comprando electrodomésticos, además de diversos análisis de cómo afectará la devaluación los sectores de la economía.

Pero el Gobierno de Chávez asegura que el impacto sobre los precios no sería fuerte, en el país que tuvo la inflación más alta del continente en 2009, de un 25,1 por ciento.

En otro mensajeel sábado, Chávez reiteró que el "ajuste" monetario impulsará el sector productivo nacional y no perjudicará a los ciudadanos.

El ministro venezolano de Economía y Finanzas, Alí Rodríguez, por su parte advirtió de que "es necesario hacer una reforma legal para castigar severamente a todo aquel que se descubra especulando, esa acción es un delito, porque no tiene ninguna legitimidad el hecho de que una persona incremente especulativamente los precios".

"Por otro lado, hay que fortalecer aún más las instituciones y crear mecanismos de inteligencia para combatir la inflación", dijo Rodríguez en declaraciones a la estatal Radio Nacional de Venezuela (RNV).

El ministro subrayó, a su vez, que la medida de "ajuste" del cambio de la moneda respecto al dólar ha sido decidida, entre otras, para estimular la producción interna para la exportación e ir sustituyendo importaciones.

La escalada internacional de los precios del petróleo (que en julio de 2008 rozó los 150 dólares el barril)  le concedió a Chávez enormes reservas de efectivo para enfrentar los desfasases económicos durante gran parte de su presidencia.

No obstante el superávit con el petróleo, el gobierno bolivariano (y pese a los procesos nacionalizadores) se mostró incapaz de desarrollar un proceso de industrialización productiva gerenciala por el Estado que sustituya la estructura importadora de la economía venezolana.

Hoy Chávez, acuciado por un año con elecciones parlamentarias, con una campaña internacional creciente en su contra, comienza a pagar los costos de una economía primaria solo asentada en la renta petrolera.

El petróleo ya no se negocia a precios récord, la inflación se ha disparado y la economía está en recesión, y las arcas del gobierno bolivariano están en rojo.

Por primera vez a Chávez ya no le alcanza con el discurso: Necesita imperiosamente efectivo contante y sonante para seguir manteniendo sus políticas asistencialistas y las redes de aliados subvencionados de su proyecto en América Latina.

Con una oposición (gusana) local e internacional conspirando para derrocarlo, Chávez por primera vez está en una guerra de verdad contra el peor enemigo: la crisis económica que (de no mediar un control) puede devenir rápidamente en crisis social  de la mano de la suba de precios y del desempleo.  

*****

Compartir  

Compartir

   

 

     

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2010  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com