El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

NORTEAMERICA  

 

Feroz caída en las encuestas

Entre las masacres y la crisis global, Obama se derrumba

 
 

 (IAR Noticias) 09-Septiembre-09

Tres claves signan el derrumbe de Obama en las encuestas: La crisis económica, los pantanos (con masacre) de Irak y Afganistán, y la incapacidad de su administración para manejar en forma expeditiva los diferentes frentes de conflicto geopolítico y militar estratégico que el Imperio mantiene a lo largo y a lo ancho del planeta, principalmente en Medio Oriente.

Informe
IAR Noticias
/

La popularidad de Obama (igual que la economía imperial) ya ingresó en recesión: En sólo siete meses de gestión su imagen presidencial bajó casi 22 puntos porcentuales desde que asumiera en la Casa Blanca.

Los halcones republicanos, sus rivales y detractores internos, no podían perderse el festín y ya lanzaron una profecía: "De ahora en adelante, el público y los mercados lo juzgarán por sus resultados. Ahora se puede decir con propiedad: es la economía de Barack Obama",  señala este martes The Wall Street Journal, el vocero del lobby financiero conservador que apoyó a John MacCain en la última elección.

Pero el Journal, no sangra por la herida sino que se basa en números: Una última encuesta de la firma Zogby Internacional revelada este martes indica que la gestión de Barack  Obama sólo cuenta hoy con un 48% de aprobación entre los estadounidenses.

Los números son muy elocuentes si se tiene en cuenta que Obama alcanzó a registrar casi un 70% de popularidad en los primeros días de su asunción como presidente de EEUU.

Esta es la cifra más baja que el presidente de origen afroamericano alcanza desde que asumió las riendas de la Casa Blanca hace sólo siete meses, el 20 de enero de este año.

Pero lo que más llama la atención a los encuestadores es que la caída de la imagen del presidente imperial, que ya lleva varios meses, se registra en las filas de sus más fieles seguidores: afroamericanos, jóvenes y demócratas en general.

Según la medición de Zogby, su popularidad entre los miembros del Partido Demócrata  bajó del 88 por ciento que registraba en julio 24 al 75 por ciento en la más reciente muestra, que se tomó entre el 28 y el 31 de agosto. En los jóvenes de 18 a 29 años el desplome fue aún más pronunciado: de 59 por ciento al 41 por ciento.

En el caso de los afroamericanos, bajó del 83 por ciento al 74 por ciento. De acuerdo con la medición, el 48 por ciento de la población desaprueba su gestión, que ya completa siete meses.

Diferentes encuestas de opinión sobre la popularidad de Obama, realizadas en EEUU durante estos últimos días, muestran un persistente descenso en los primeros ocho meses de mandato. Los resultados de Gallup (y los de Zogby Interactive) son los únicos que señalan que cuenta ahora con menos del 50% de aprobación popular.

Obama viene precipitándose en una pronunciada caída desde que ingresó a la Casa Blanca con un espectacular apoyo del 70% de la opinión pública.

En abril los sondeos le adjudicaron un 67%, luego en julio 63% y las recientes encuestas de CNN, ABC,  otras conocidas cadenas, le adjudican una media situada en un 50%. 

El 20 de agosto la agencia Gallup y el diario USA Today, publicaron una medición indicando que un 57% de la población estadounidense opina que el plan de salvataje de empresas y bancos y de reactivación de la economía emprendido por Obama y su administración ha fracasado.

Solamente los presidentes Gerald Ford, Ronald Reagan y Bill Clinton vieron caer su prestigio entre el electorado a tan bajo nivel durante sus primeros meses en la Casa Blanca.

En casi 70 años -los que tiene las encuestas como método fidedigno para medir la gestión de un presidente- ninguno entre los 12 que han ocupado la Casa Blanca había registrado un nivel tan bajo a estas alturas de su mandato.

Entre ellos George W. Bush (51%), George Bush padre (70%), Ronald Reagan (52%), Jimmy Carter (54%), Gerald Ford (50%), Richard Nixon (58%), Lyndon B. Johnson (70%), John F. Kennedy (76%), Dwight Eisenhower (60%), Harry Truman (82%).

La excepción es Bill Clinton (1993-2001), que llegó a tener un 37% a cinco meses de posesionarse (junio del 93) pero luego repuntó un poco en agosto con un 44 por ciento.

El desplome del "sueño americano"

Tres claves signan el derrumbe de Obama: La crisis económica, los pantanos (con masacre) de Irak y Afganistán,  y la incapacidad de su administración para manejar en forma expeditiva los diferentes frentes de conflicto geopolítico y militar estratégico que el Imperio mantiene a lo largo y a lo ancho del planeta, principalmente en Medio Oriente.  

El imperio estadounidense sufre por estas horas lo que podría denominarse con propiedad un multi-colapso generalizado de su agenda de poder mundial: Todo está en crisis y en decadencia en la primera potencia capitalista, incluido su gerente de turno, Barack Obama, que en 210 días de gestión (7 meses) no ha conseguido imponer ni uno sólo de los puntos contenidos en sus promesas electorales del "sueño americano" en democracia.

Durante sus primeros 90 días de gobierno, y mientras reafirmaba en sus discursos la "renuncia de EEUU a su rol de potencia imperial dominante", Barack Obama  decidió profundizar la ocupación militar enviando más tropas a Afganistán, elevar el presupuesto militar estadounidense a niveles récord, e imponer (a través del G-20 y el FMI) un nuevo plan de endeudamiento para hacer pagar la crisis financiera imperial a los pueblos de Asia, África y América Latina.

Solo cuatro meses después, junto con la imagen de Obama, esa nueva política imperial comienza derrumbarse.

Los sucesivos fracasos para imponer sus programas, tanto en política interna como externa, golpearon con dureza su imagen pública, mientras que las críticas (por distintas razones) a su gestión llueven tanto desde el sector republicano como desde el Partido Demócrata, cuyos principales líderes también lo cuestionan por la falta de resultados de sus decisiones.

La reforma de salud proyectada por Obama agoniza, y aviva el conflicto interno entre demócratas y republicanos que había tenido su primer detonante con el golpe de Estado en Honduras, que dividió al Imperio en un línea de apoyo al presidente derrocado (Zelaya) desde la Casa Blanca, y otra de claro sostenimiento del gobierno golpista por parte del Pentágono y de los republicanos conservadores.

En Afganistán, donde Obama continúa con el legado de la "guerra contraterrorista" de Bush, ("es una guerra necesaria", dijo repetidamente), los rebeldes talibanes han incrementado su poder ofensivo y crecen las bajas diarias de soldados de la coalición invasora que integran EEUU y la OTAN.

En Irak, desde el retiro de los marines americanos que permanecen en sus bases militares, se incrementaron los ataques suicidas con efecto devastador, y  las fuerzas colaboracionistas iraquíes dan muestras diarias de que no están preparadas para mantener el control y la seguridad del país ocupado.

En Medio Oriente, Irán continúa con su plan nuclear y desoye los reiterados "ultimátum" de Obama para iniciar el diálogo, mientras la cuestión palestina ya ha tomado una nueva escalada bélica con las reiteradas masacres de Israel en Gaza que continúan.

Incluso fracasó la reciente gira discursiva-publicitaria de Obama por el Medio Oriente, que tenía un propósito fundamental, según la Casa Blanca: "Reconciliar" la relación entre EEUU y el Islam, y fortificar un "proceso de paz" en Medio Oriente.

Contrariamente a su objetivo, Obama convenció a todos menos a los protagonistas del conflicto estratégico de fondo: Israel e Irán, quienes, por distintas vías, dieron señales de que la visita de Obama resultó tan vacía e inútil como sus palabras cargadas de "teoría sin práctica".

Simultáneamente, el principal problema interno de la agenda de Obama, la economía real del Imperio colapsa en todas sus variables, y los sectores más desprotegidos ya sufren los "ajustes" mientras una crisis social, todavía de efectos imprevisibles, asoma de la mano de los despidos masivos en la primera potencia capitalista.

A pesar de las débiles señales de recuperación que exhiben algunas variables de la economía USA, entre los economistas, medios y analistas especializados persisten las dudas y los interrogantes sobre los verdaderos alcances -y la duración-  de la crisis con desocupación y con caída del consumo en la primera potencial imperial.  

Además, de una forma brutal los rescates industriales y financieros del gobierno de Obama (al utilizar fondos de los impuestos para salvar al capitalismo privado) descargan el costo del colapso recesivo económico (la crisis) sobre el sector asalariado (fuerza laboral masiva) y la masa más desprotegida y mayoritaria de la sociedad estadounidense, por medio de los despidos laborales y la reducción del gasto social ("ajustes"), que incrementan los niveles sociales de precariedad económica y de exclusión masiva del mercado laboral.

En lo externo, la decisión de continuar la guerra contra el "terrorismo" (implantada como lógica de dominación militar y de conquista de mercados), la escalada militar y las masacres de civiles en Pakistán y Afganistán, la vuelta atrás en la investigación de las torturas de la CIA, la aplicación de las mismas políticas de Bush en Irán, en el Cáucaso y en Medio Oriente, la restauración de los juicios militares a "terroristas", y la re-militarización de América Latina,  señalan con claridad el verdadero rumbo de la gestión de Obama en la Casa Blanca.

Esta dinámica (no salida del marketing electoral, sino de la realidad) es la que marca el derrumbe de Obama en las encuestas.

*****

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2009  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com