El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

MEDIO ORIENTE  

 

En la tensa frontera Líbano-Israel, se libra otro tipo de guerra

 
 

 (IAR Noticias) 21-Mayo-09

This March 19, 2009 photo shows Israeli police Inspector Gal Ben Ish standing outside his car after a late night ambush targeting drug smugglers along Israel's border with Lebanon, early Thursday, March 19, 2009. Israeli soldiers and Hezbollah guerrillas have been battling for years along this frontier. But a quieter war goes on here every night, one between Israeli Police's narcotics teams and the smugglers who have turned this jumpy border into the main conduit for heroin bound for Israeli drug markets.

El inspector Gal Ben Ish

En un video tomado por una cámara térmica poco antes de que agentes antidrogas israelíes arremetiesen desde la maleza, se puede ver a un correo libanés lanzar paquetes de medio kilogramo de heroína sobre la cerca fronteriza hacia Israel y a un correo israelí lanzar paquetes con billetes de 100 dólares.

IAR Noticias /
AP

Soldados israelíes y milicianos de Jezbolá han estado combatiendo durante años a lo largo de esta frontera. Pero todas las noches ocurre una guerra paralela entre el equipo antidrogas del inspector Gal Ben Ish y contrabandistas que han tornado este agitada zona en el mayor conducto para la heroína dirigida al mercado israelí.

La policía israelí considera que ese comercio, que genera centenares de millones de dólares al año, es controlado en gran parte por Jezbolá, y lo llama "narco-terrorismo".

En la operación nocturna capturada por la cámara térmica, los hombres de Ben Ish confiscaron 55 kilogramos de heroína, 10 de hashish, 650.000 dólares en efectivo y capturaron a ambos correos. Con la esperanza de repetir el éxito y convencido de que este contrabando es algo más que una simple operación de maleantes, el equipo antidrogas regresa a esta colina en medio de la noche galilea.

"Nosotros sabemos que no se trata actos de delincuencia común, siempre está presente el aspecto de la defensa nacional. Nosotros estamos ayudando a la seguridad del país", dijo Ben Ish, cuyo gorro de lana negra cubre una cabeza rapada. El inspector habló mientras sus hombres colocaban baterías en sus anteojos de visión nocturna antes de la operación, con los cuatro fusiles M-16 pintados de verde descansando sobre un vetusto sofá.

La policía israelí dice que Jezbolá, que es el poder dominante en ciudades y aldeas en el sur libanés, recibe una buena parte de los ingresos del narcotráfico y usa el dinero para financiar operaciones y reclutar agentes dentro de Israel, uno de ellos un coronel del ejército ahora en prisión por vender secretos a cambio de dinero y drogas.

Hay un constante intercambio de información entre milicianos y contrabandistas, dice la policía. Los sitios ocultos a lo largo de la frontera en los que Jezbolá capturó a soldados israelíes dos veces en el último decenio fueron usados previamente como puntos de tránsito de drogas.

Para recalcar la idea de que los adictos y traficantes israelíes están ayudando a Jezbolá en su guerra contra Israel, el gobierno difundió el año pasado un anuncio en el que la figura del líder del grupo, el clérigo Hassan Nasralá, emerge de un bong (pipa de agua usada comúnmente para fumar marihuana).

Las fuerzas de seguridad del gobierno libanés, en las que Jezbolá tiene poder de veto, dicen que están tratando de combatir el contrabando de drogas. Un portavoz de Jezbolá en Beirut se negó a comentar sobre las acusaciones de que el grupo está involucrado en el narcotráfico.

En el sitio de la emboscada nocturna, dos policías esperaron entre arbustos cerca de la barda fronteriza, cubriéndose con redes de camuflaje y colocándose máscaras sobre los rostros. Otros dos policías con fusiles y cascos de motocicleta esperaban cerca con un vehículo todo-terreno mientras que Makias, un policía de 20 años de experiencia, estaba en un punto de vigilancia en una colina hacia el sur.

Cada mes los policías promedian centenares de horas de aburrimiento y una redada significativa.

"Uno desarrolla sentidos como un animal", dijo Amir, un veterano de 10 años. "Uno está enrollado como un muelle, y cuando pasa algo, cuando aparece un contrabandista, fluye la adrenalina".

Como la mayoría de los agentes de la unidad, Amir declinó dar su apellido para evitar ser identificado por los contrabandistas.

Entre cuatro y cinco toneladas heroína ingresaron a Israel en el 2008, casi todo desde Líbano, de acuerdo con un estimado de la agencia antidrogas del gobierno. La mayoría se origina en Afganistán, con una pequeña porción producida en Turquía, Irak y en los campos de opio del Valle de la Bekaa, en Líbano, que ha tenido un alza reciente luego de varios años de declinación.

En el mismo período de tiempo, los hombres de Ben Ish capturaron un total de 155 kilogramos, junto con cantidades menores de otras drogas y casi un millón de dólares en efectivo, un récord para la unidad pero apenas una fracción de la droga contrabandeada.

En el lado israelí, el tráfico es controlado por familias árabe-israelíes con estrechos lazos con los contrabandistas libaneses. Los correos son árabes israelíes. Las transacciones son arregladas por teléfono o correo electrónico, o en notas incluidas en cargamentos previos.

La coexistencia de mafiosos judíos y árabes comienza en los puntos de distribución urbana en Israel, donde vendedores y usuarios de ambas etnias recogen las drogas.

Un kilogramo de heroína pura se vende a 25.000 dólares en la frontera, dice la policía, pero al menos a cuatro veces ese precio en la calle. A esa tasa, cinco toneladas valen a 125 millones en la frontera y 500 millones en la calle.

Esa razón es más que suficiente para muchos para arriesgar a los soldados israelíes junto a la frontera y los policías antinarcóticos que acechan en la maleza. Y esos no son los únicos peligros. Previamente este año, agentes antidrogas encontraron a un correo con cuatro kilos de heroína en su mochila, muerto por congelación en la montaña.

El lucrativo tráfico se ha filtrado en las filas de las fuerzas israelíes organizadas para combatirlo, incluyendo la policía. En la última década, dos agentes antidrogas fueron declarados culpables de pasar información a los traficantes y condenados a prisión.

Dos rastreadores militares, miembros de una tropa árabe crucial para patrullar la frontera, están también en la cárcel por colaborar con narcotraficantes libaneses. Uno de ellos, el teniente coronel Omar el-Heib, fue sentenciado a 15 años de prisión en el 2006 por entregar a Jezbolá mapas e información sobre posiciones de tanques, despliegue de tropas y el paradero de altos comandantes israelíes a cambio de drogas y miles de dólares.

El-Heib, un oficial beduino gravemente herido hace un decenio por una bomba colocada por Jezbolá, era alguien que jamás hubiera despertado sospechas. Fue capturado luego que la policía encontrase teléfonos celulares en los cadáveres de milicianos que cruzaron la frontera en el 2002 y mataron a seis israelíes, y determinaron que las tarjetas SIM las había suministrado él.

Jezbolá dijo en aquel entonces que no estaba "obligado a confirmar o negar" esas acusaciones y nunca a admitido participación en el tráfico de drogas.

Un funcionario libanés de seguridad declinó decir si Jezbolá estaba involucrado. Pero dijo que muchos de los contrabandistas de drogas eran musulmanes chiítas operando en aldeas fronterizas en las que Jezbolá tiene la autoridad.

Luego de la guerra israelo-libanesa del 2006, fuerzas militares libanesas y un contingente de la ONU se desplegaron en la región fronteriza. Un alto funcionario policial libanés dijo que las autoridades recientemente hicieron al menos 10 arrestos y han confiscado drogas en ruta a Israel.

El ejército israelí ha tenido contactos con el contingente de la ONU, aunque esos lazos al parecer apenas son usados para cooperar contra los contrabandistas. El estado de guerra entre Israel y Líbano impide que sus fuerzas de seguridad cooperen, y se sabe que los israelíes han tomado el asunto en sus manos. En la operación en septiembre, los agentes cortaron huecos en la cerca para arrestar al correo libanés y retirar los paquetes de dinero.

 

 

                           ******

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

La opinión de los autores no coincide obligatoriamente con IARNoticias

contactos@iarnoticias.com