El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

LATINOAMERICA  

 

Plan para establecer bases militares intensifica tensiones en Latinoamérica

 
 

 (IAR Noticias) 13-Agosto-09

El ministro de Defensa de Colombia, el general Freddy Padilla (der.), conversa con su contraparte estadounidense, el general Douglas Fraser, durante la Conferencia Sudamericana de Seguridad, que se realizó recientemente en la ciudad colombiana de Cartagena.

Se ha revelado un plan por medio del cual Estados Unidos y Colombia buscan establecer más bases estadounidenses en Colombia. El plan ha exacerbado las tensiones por toda América Latina.

Por Bill Van Auken - World Socialist Web Site

Originalmente se había anunciado que el pacto sólo cubriría cuatro bases, pero se reveló el martes que al ejército, a la Fuerza Aérea y a las fuerzas navales se les daría acceso a un total de siete instalaciones dispersadas a través de toda Colombia por un período de por lo menos diez años.

La mayor de estas instalaciones es la Base Aérea Palenquero, ubicada al norte de la ciudad capital de Bogotá. Se ha reportado que es muy conveniente para el aterrizaje de aviones que portan tropas y equipo. Otra base aérea en Malambo, cerca de la ciudad caribeña de Barranquilla, no muy lejos de la frontera con Venezuela. Se le ha dado a la marina de Estados Unidos acceso a dos bases, una en Cartagena, ciudad porteña que bordea el Caribe, y otra en Bahía Málaga en la costa del Pacífico. Otra de las bases se encuentra en la ciudad sureña de Florencia, cerca de la frontera con Ecuador.

Informes acerca del pacto sobre las bases — aparentemente concordado entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, a finales de junio - han provocado manifestaciones e inquietas declaraciones de varios países latinoamericanos.

El periódico El Tiempo, que se publica en Bogotá, señaló que "es notoria la ausencia de una pista cercana al Pacífico, por donde se mueven las principales rutas del narcotráfico". La base de Manta estaba en la costa del Pacífico de Ecuador.

Los Estados Unidos ya funciona con nueve bases militares en Colombia, con cientos de elementos de personal y contratistas militares que asisten a las fuerzas militares de Colombia, las cuales han luchado una prolongada guerra contra el movimiento guerrillero FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia); guerra que ha resultado en la muerte de aproximadamente 40,000 personas y el desplazamiento de otros dos millones y medio de habitantes. Bajo el Plan Colombia, que se iniciara en el 2000 durante el último año del gobierno de Clinton, Washington ha invertido casi $5 billones en asistencia militar a Colombia. Ningún otro país del hemisferio recibe asistencia de semejante índole.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha acusado a Estados Unidos de querer establecer las bases para atacar a Venezuela. Puntualizó la semana pasada que a Venezuela la estaban rodeando con bases.

Venezuela's President Hugo Chavez charged that the bases were being set up to attack Venezuela. "They are encircling us with bases," he said last week.

Pero el comentario de Chávez, famoso por su retórica acídica contra Washington, no fue el único.

Luis Ignacio Lula da Silva, presidente del Brasil, dijo que le preguntaría a Obama directamente cuales eran los motivos de Estados Unidos en establecer las bases. Lula añadió durante una reunión la semana pasada con la presidente de Chile, Michelle Bachelet, que las nuevas bases estadounidenses en Colombia no lo hacían muy feliz.

Lula regresó al mismo tema luego durante la semana y expresó cierta inquietud acerca de las bases colombianas, las cuales podrían tener alguna relación con el despliegue de la Cuarta Flotilla, la cual ha sido reactivada luego de medio siglo para patrullar las aguas de Centro y Sudamérica. Esto sucede a medida que recientemente se han descubierto grandes reservas petrolíferas cerca de la costa de Brasil, el cual ha expresado inquietudes de que las bases militares en la región podrían presentar una amenaza al Amazonas. Debido a que la región que el río abarca contiene recursos que todavía no se han explotado, la clase gobernante del país y su gobierno consideran que ésta es una cuestión estratégica.

Por su parte, Bachelet describió como "inquietante" el plan para las bases. Para debatir el tema, los dos acordaron convocar una reunión del Consejo de Defensa Sudamericano, agencia de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la cual se estableció para fomentar la integración de Latino América al unir los bloques comerciales de MERCOSUR, México y varios otros países.

No obstante, el presidente colombiano Uribe anunció que no asistiría a la reunión de UNASUR. Más bien optó por una gira a través de Latinoamérica para reunirse con los mandatarios de casi todos los países que integran la unión, con las excepciones de Correa (Ecuador) y Chávez (Venezuela), quienes han sido los críticos más feroces del pacto entre Colombia y Estados Unidos. Un vocero del gobierno colombiano ha anunciado que Uribe tiene toda intención de hablar sobre el tema del "terrorismo" en su propio país.

El pacto también fue ferozmente criticado por el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, y por su contraparte española, Miguel Ángel Moratinos.

El periódico Folha de São Paulo citó a Amorim diciendo que al gobierno brasileño le inquietaba que el pacto sobre las bases parecía tener objetivos estadounidenses mucho más allá de la situación interna de Colombia. Pero el ministro rehusó comentar acerca de si el acuerdo contradecía las promesas de Obama, durante su campaña electoral para la presidencia, de no intervenir en Latinoamérica y desmilitarizar las relaciones con la región.

Amorim dejó claro que el acuerdo se hizo sin la participación de Brasil y agregó que se recitaba mayor "transparencia". Señaló a la aparente contradicción entre las frecuentes declaraciones del gobierno de Colombia que ha aplastado al movimiento FARC al mismo tiempo que lo invoca como amenaza para justificar un incremento indebido de la presencia militar estadounidense en el país.

El ministro de Relaciones Exteriores español comentó que el militarismo debía evitarse en Latinoamérica y que ello no era la mejor reacción posible a los problemas de la región.

El gobierno de Obama despachó al General Jim Jones, asesor sobre la seguridad nacional de Estados Unidos, a Brasilia para entablar un diálogo acerca del pacto sobre las bases con Amorim y el Ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim.

Se esperaba que los funcionarios brasileños plantearan el siguiente problema entre otros: el significado de un documento emitido por la Fuerza Aérea de Estados Unidos que identifica la base aérea en Palenquero como parte de una estrategia estadounidense mucho más amplia para extender el poderío militar yanqui en todo el hemisferio.

El documento, emitido por el Comando de Movilidad Aérea, nota lo siguiente: "Hasta recientemente, las inquietudes acerca de la seguridad en América del Sur se han centrado en la misión para ponerle paro al narcotráfico. Esa misión no ha requerido el uso de bases aéreas estratégicas para llevarlas a cabo. Recientemente, USSOUTHCOM [Comando del Sur de Estados Unidos] ha mostrado interés en establecer un lugar en el continente sudamericano que podría utilizarse...para poner en práctica actividades de movilidad".

Continúa con que la base en Palenquero había sido identificada para tales propósitos. "Desde esta ubicación, un C-17 podría cubrir casi la mitad del continente sin tener que abastecerse de combustible. Si hay combustible debido en el lugar destinatario, un C-17 podría cubrir todo el continente con la excepción de la región del Cabo de Hornos en Chile y Argentina.

Además, como puntualizara recientemente Gary Leach, del Colombia Journal [http://colombiajournal.org/colombia313.htm], bajo el gobierno de Obama la índole de la ayuda militar yanqui que se expandió bajo el Plan Colombia ya va cambiando marcadamente, lo que indica la agudización, no la disminución, del militarismo estadounidense.

Aunque el programa de asistencia que se ha propuesto para 2010 representa una pequeña reducción ($518 millones en comparación a $545 billones) de la cantidad que el gobierno de Bush extendiera, la porción dirigida a las fuerzas militares colombianas ha aumentado en el 30%. La que se ha destinado a las unidades policíacas contra el narcotráfico ha sido reducida en un 13%.

Leach también nota que, aunque a las fuerzas yanquis que funcionan en la Base Manta en Ecuador se les prohibió formalmente asistir a los militares colombianos en su guerra civil contra la FARC, no habrá ninguna restricción a los aviones que vuelan de las nuevas bases aéreas colombianas.

Leach concluye que "El programa de asistencia de Obama indica que su nuevo gobierno en Washington no sólo ha de continuar la política militarista del gobierno de Bush, sino que la está intensificando".

Un volcán de insultos por parte del gobierno derechista de Uribe en Bogotá, además de la creciente controversia acerca del acuerdo con Colombia en cuanto a la base aérea estadounidense, ha estallado. Ha acusado al Presidente Correa del Ecuador de aceptar contribuciones para campañas políticas de la FARC. También ha acusado al gobierno de Chávez de abastecer a los guerrilleros colombianos con armas, haciéndole hincapié a lo que se supone es un nuevo descubrimiento: cohetes teledirigidos suecos que originalmente habían sido vendidos a Venezuela en un campamento de la FARC que había sido vencido y abandonado.

La reacción de Chávez fue retirar a su embajador de Colombia y amenazar con cancelar todo comercio entre las dos naciones. Ecuador rompió relaciones con Bogotá en marzo del año pasado luego que las fuerzas militares colombianas, con el apoyo del Pentágono, invadieran territorio ecuatoriano con una redada contra las fuerzas de la FARC que se habían refugiado en ese país. Veinticuatro personas resultaron muertas en ese ataque, inclusive el segundo jefe del grupo, Raúl Reyes. Éste estaba en medio de negociaciones para lograr la liberación de varios rehenes.

El New York Times le añadió gasolina a la campaña de Colombia contra Venezuela esta semana con la publicación de un artículo, escrito por Simón Romero, que incluye acusaciones, sin prueba alguna, que funcionarios venezolanos habían abastecido a la FARC con armas y otras materias. El periódico dio a entender que la historia se basaba totalmente en "material obtenido de una agencia de espionaje", aparentemente la CIA.

Evidentemente, la gran inquietud de las élites gobernantes de Brasil, Europa, China y otros países latinoamericanos es que el imperialismo yanqui está alistándose para utilizar el poderío que le queda en la región para contrarrestar la decadencia de su influencia y su peso económico en toda Latinoamérica. La clase capitalista brasileña, que más y más se vale de su creciente poder económico para imponer su hegemonía sobre Sudamérica, ha reaccionado con tanta firmeza porque considera que su posición en el continente y sus intereses en cuanto alas ganancias se ven amenazadas.

La intensificación de la presencia militar yanqui en Colombia, junto con el papel que Washington jugara en el golpe de estado derechista que recientemente tomó lugar en Honduras, deja otra cosa clara: toda la retórica de Obama en cuanto a una "asociación igualitaria" y el "respeto mutuo" significa que el imperialismo estadounidense se ha preparado para usar los métodos tradicionales de la agresión militarista y la violencia contrarrevolucionaria para no ceder su dominio sobre una región que por largo tiempo ha considerado su "patio trasero".

 

******

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

La opinión de los autores no coincide obligatoriamente con IARNoticias

contactos@iarnoticias.com