El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

INTERNACIONAL  

 

Capitalismo duro de matar

Como el Ave Fénix: Los bancos y las bolsas volvieron a los negocios ¿Y la economía real?

 
 

(IAR Noticias) 15-Octubre-08

Mediante el "rescate financiero", los Estados imperiales
USA-UE reciclan una nueva "burbuja" ganancial  no ya con dinero especulativo proveniente del sector privado, sino que ponen compulsivamente los recursos públicos al servicio de
un nuevo ciclo de rentabilidad capitalista al margen de una ascendente crisis de la economía real que marcha por vía paralela.

Informe especial
IAR Noticias

A) La euforia

En la década del 90, y con la llamada doctrina del "Consenso de Washington" fueron destruidos sistemáticamente los Estados nacionales del mundo periférico y/o emergente y sus legislaciones protectoras fueron desmanteladas en nombre del "libre mercado" y la "apertura económica".

Y -de la mano de las transferencias computarizadas- nació la era del "capitalismo sin fronteras" desde la matriz del sistema financiero imperial con asiento en Wall Street.

Ese modelo fue impulsado planetariamente por el Imperio norteamericano que se convirtió en el adalid del "libre mercado" como expresión de economía superadora del "nacionalismo" estatal.

El modelo, impulsado en la década del 90 por el llamado Consenso de Washington (un foro en las sombras del lobby sionista de poder mundial), respondía a un nuevo proyecto estratégico de desarrollo y acumulación expansiva del capitalismo financiero transnacional, en la era de las comunicaciones digitales.

De esta manera se consumó el proceso de acumulación y concentración capitalista más asombroso de toda la historia. La llamada burbuja financiera o "exuberancia irracional" (el más alto nivel histórico de rentabilidad capitalista), con base territorial y operativa en Wall Street y en las metrópolis financieras de Europa (las terminales centrales de la red).

En Wall Street, la catedral financiera del Imperio, su índice emblemático, el Dow Jones, donde cotizan los primeros bancos y trasnacionales del sistema capitalista a escala global, superó los 14.000 puntos produciendo un récord histórico de concentración de súper-fortunas personales y súper-activos empresariales.

B) La crisis

Ese modelo "exitoso" de explotación capitalista comenzó su debacle con la llamada crisis subprime  de septiembre de 2007, y tuvo su sepultura con las quiebras bancarias y el estallido del sistema financiero imperial es septiembre de este año.

Acorralado en dos frentes en crisis que se retroalimentan, el financiero y el de la economía, el eje imperial USA-UE (las dos economías centrales del sistema) resolvió "salvar" con enormes inyecciones de dinero a los bancos e instituciones quebradas por la debacle de las hipotecas basura (o "activos tóxicos") que alimentaron la depredación capitalista a escala global con la "burbuja inmobiliaria".

Esas inyecciones de "liquidez" de la Reserva Federal y de los bancos centrales europeos y asiáticos no dieron resultado para detener las quiebras bancarias y la ascendente paranoia de los mercados bursátiles que ingresaron en el terreno de la "volatilidad", con ganancias y perdidas en saltos constantes.

Y se hicieron evidentes dos situaciones:

A) El modelo financiero imperial había estallado y se encontraba en crisis, y esa crisis, como emergente inmediato, se proyectaba en una "falta de confianza" en el sistema que derrumbaba a los mercados bursátiles.

B) La crisis financiera, a su vez, se repotenciaba en la crisis de la economía real expresada en los números macroeconómicos en rojo de EEUU y la Unión Europea, las primeras dos potencias económicas mundiales, y que ya enfrentan una incipiente recesión con baja acelerada del empleo, el crédito y el consumo.

La interactividad y combinación de estos dos factores, crisis financiera y crisis de la economía real, los números en rojo  de USA-UE filtrándose constantemente en los mercados, impulsaron el aceleramiento de la "desconfianza" y Wall Street y las bolsas mundiales comenzaron a sufrir caídas estrepitosas con "descapitalización record" de sus acciones.

El viernes pasado, el pánico tocó un pico histórico:  Wall Street y las bolsas mundiales sufrieron su peor desplome semanal histórico y el índice Dow Jones descendió por debajo de la marca de los 9.000 puntos.

El sistema había ingresado en un crash, y en Wall Street y en las capitales financieras de Europa ya se barajaba un cierre temporal de las bolsas para parar la sangría financiera y evitar más fuga de dinero y retracción del crédito, que apresuraban el proceso recesivo en ciernes anunciado por el FMI y las principales autoridades del sistema.

C) El reciclado
con la crisis

El primer tramo de la estrategia de rescate se inició con la aprobación por parte de la Cámara de Representantes de EEUU del plan de choque de Bush para salvar a las entidades quebradas con dinero público. Una operación inicial de US$ 700.000 millones que el Tesoro USA (por medio de emisiones de deuda pública) entregará a los bancos privados del Sistema de la Reserva Federal. (Ver: Súper-rescate estatal: Un negocio "privado" de los bancos que controlan la Reserva Federal). El plan no pudo detener el pánico bursátil y la sangría bajista de las bolsas.

Y surgió -este fin de semana- el "plan europpeo" para rescatar entidades quebradas y estimular el crédito interbancario con más de US$ 2 billones aportados con fondos estatales pagados por toda la población de los países del euro.

Se trata de un calco del plan "anticrisis" de Bush-Paulson (el que no sirvió para detener la debacle financiera en USA) que, este lunes, por obra de magia, reconvirtió el pánico bursátil en euforia colectiva disparando ganancias exorbitantes que superaron todas las marcas gananciales históricas en Wall Street y en las bolsas mundiales.

Y para los expertos quedó claro que los europeos dieron en la tecla por una razón: La "reacción positiva" a escala global  solo se produjo cuando el Eurogrupo + Reino Unido decidieron coordinar un "rescate simultáneo" de entidades quebradas garantizado por los Estados con fondos públicos provenientes de los impuestos pagados por toda la población.

Esto quiere decir que: Los Estados de la UE + EEUU "compensarán" por las pérdidas (en realidad dinero faltante robado por la depredación financiera que pasó de unos grupos a otros)  a los bancos y a las entidades financieras privadas quebradas.

Lo que, de hecho, devuelve al sistema financiero imperial en forma de "ayuda" el "faltante" de dinero producido por el macro-robo financiero con la "burbuja inmobiliaria".

En términos simples y reales, los Estados del euro toman el "salvataje" de las entidades quebradas o en emergencia financiera y se lo "derivan" a las red de bancos privados que hacen negocio con los intereses de los créditos y el proceso de compras y fusiones garantizados por el Estado.

Se trata (como en EEUU)  de una "nacionalización" de la deuda privada con dinero de los impuestos pagados por el conjunto de la sociedad de la eurozona, cuyo sector afectado por las hipotecas "tóxicas" no mereció el mismo trato de "salvataje" por parte de los gobiernos de la Unión Europea.

Los Estados del euro + Reino Unido, "garantizan" la operación por medio de sus bancos centrales y del BCE (Banco Común Europeo), y los bancos privados del sistema financiero europeo hacen el negocio. Y, como sucedió en el Estado imperial USA,  se cumple el axioma central: El sistema capitalista hace negocios tanto con las "burbujas" como con las "crisis".

En definitiva, el "plan europeo" cierra otro fabuloso macro-negocio financiero privado garantizado por el Estado como en USA, sobre la base de inyección de dineros públicos (impuestos pagados por toda la población) y una red crediticia alimentada por emisiones de deuda pública con aval estatal que, además de buscar "normalizar" los mercados bursátiles y financieros, posibilita que un conjunto de macro-bancos facturen ganancias extraordinarios y se deglutan a otros gigantes derrumbados por la crisis, en un proceso de reconversión y concentración del capital financiero.

Además, el costo de ese negocio financiero con la crisis (ésa es la trampa fraudulenta) será pagado con dinero de los impuestos públicos (el dinero de toda la ciudadanía) en una maniobra que transforma la deuda privada en deuda nacional. Lo que, de hecho, "estatiza la crisis privada" y convierte al Estado en una herramienta activa de la especulación financiera.

De esta manera, los Estados imperiales USA-UE reciclan una nueva "burbuja" ganancial  no ya con dinero especulativo proveniente del sector privado, sino que ponen compulsivamente los recursos públicos al servicio de un nuevo  ciclo de rentabilidad capitalista al margen de una ascendente crisis de la economía real que marcha por vía paralela.

E) El impacto en la economía real

Este martes, mientras las bolsas y los mercados financieros vivían nuevas euforias gananciales históricas, el "optimismo" generalizado contrastaba con la prudencia de los expertos que esperan todavía para confirmar si la subida no es otro espejismo como sucedió tras el rescate de Freddie Mac y Fannie Mae.

El punto que pone "paños fríos" sobre la celebración bursátil  en curso está conformado por el "costo fiscal" que tendrá el mega-rescate financiero en Europa y EEUU.

Sumados los mega-rescates USA-UE en curso, más sus añadidos, superan los US$ 3,5 billones (algunos estiman que el costo final podría hasta triplicar ese costo) que serán extraídos de economías reales en crisis aquejadas por contracción del crédito, achicamiento del consumo, desocupación creciente y desaceleración de la producción.

En las últimas semanas, los números mostraron claramente que la economía mundial estaba ingresando en la recesión global, de la mano de las dos primeras potencias: EEUU y Europa, cuyos datos macroeconómicos indican que ya se encuentran insertas en un proceso inflacionario recesivo como consecuencia de la suba de precios (sobre todo de alimentos y de energía) y del achicamiento del consumo.

Tanto la Reserva Federal de EEUU como el Banco Central Europeo han alertado que las economías de Europa y de Estados Unidos pararon de crecer, y la desaceleración se acentúa a raíz de la baja del consumo y la suba de los alimentos y de la energía.

El mismo cuadro (desigual y combinadamente)  ya se verifica en las economías emergentes o en desarrollo de Asia, África y América Latina, que están experimentando el impacto de la crisis financiera de las potencias centrales.

De cualquier manera, el monto billonario de la "inyección de liquidez" que recicla ganancias en el sistema fianciero, ya se perfila como un impacto mortal sobre una economía estructural en rojo como la de EEUU (a la que debe agregarse la europea).

Un agravamiento de la presión fiscal (suba de impuestos) y un recorte de planes y beneficios sociales se proyectan como el emergente más inmediato del mega-salvataje estatal a la banca imperial en quiebra, tanto de Europa como de EEUU.

Lo que incidirá en una mayor suba de precios y recorte del consumo (ya desatados) , que se sumarán a los estragos de la crisis crediticia (que continúa)  para potenciar el proceso inflacionario-recesivo en que se encuentran las economías de Europa y de EEUU.

Según publica este martes The Wall Street Journal,  tanto en Europa como en EEUU, las empresas están buscando realizar recortes en todos los recovecos presupuestarios, en medio de una economía atrapada por un descenso en el consumo, un mercado accionario en caída libre y un crédito limitado.

Están despidiendo a empleados y ahorrando en todo desde fotocopias a café gratis, viajes de negocios y champú. Algunos están teniendo que decir que no a posibles negocios porque no pueden conseguir suficiente dinero prestado como para acomodarlos, señala el Journal.

Los economistas privados dicen que el congelamiento global del crédito, una posible recesión en EEUU y las caídas en los precios de las materias primas le costarán caro a las exportaciones e importaciones provenientes de China y al comercio con la Unión Europea.

El punto central está en el nexo interactivo de las economías de EEUU, la Unión Europea y China: Si se cae una arrastra al conjunto, y viceversa.

En general, la prensa norteamericana coincide en que el costo billonario del super-rescate (que pagará la población a través de los impuestos) potencia el proceso de crisis estructural por el que atraviesan las economías centrales de EEUU y la Unión Europea.

La mayoría de los analistas proyectan un agravamiento de la presión fiscal (suba de impuestos) y un recorte de planes y beneficios sociales como el emergente más inmediato del mega-salvataje estatal a la banca imperial en quiebra que incian EEUU y la UE.

En suma, la histérica "euforia bursátil" que se vive a a partir de este lunes , no modifica para nada el cuadro de crisis estructural que afrontan las dos primeras economías imperiales, EEUU y Europa, aquejadas por el cóctel crisis financiera-suba de precios-caída del consumo = Inflación-recesión proyectada escala global. 

A este contexto se agrega (como efecto multiplicador) la crisis del crédito emergente del derrumbe bancario en EEUU con efecto encadenado en Europa y en el resto de las economías centrales o emergentes con China a la cabeza .

Es decir, a la lista en "rojo" de los números macroeconómicos de las primeras economías capitalistas a escala mundial, EEUU , UE y China (juntas suman más del 50% del PBI mundial), se suma la crisis del crédito que, según todas las estimaciones, se proyecta en una recesión interna con directa implicancia en el mercado global por la incidencias de sus economías en el proceso de importación y exportación global.

Pero hay otro dato que convierte a sus economías en el eje económico global: EEUU, la Unión Europea y China, son los mayores compradores de petróleo y materias primas del mundo.

Estos dos factores centrales explican porqué cualquier oscilación o desequilibrio económico-financiero que tenga a estas tres economías centrales como protagonistas, impacta y se esparce inmediatamente por todo el "sistema".

Los efectos en la economía real del costo super-billonario del rescate del sistema financiero: Es lo que viene.

Y veremos como el eje USA-UE pilotean esta vez el naufragio.

                            ******

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com