El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

NORTEAMERICA  

 

La crisis de los EEUU marca el fin de una época

 
 

 (IAR Noticias) 01-Julio-08

La fijación libre de los tipos de cambio y las restricciones mínimas a los movimientos de capitales podrían pasar a ser recuerdos.

Por Felipe de la Balze (*) - Clarín

Después de la Segunda Guerra Mundial, el dólar reemplazó a la libra esterlina como la moneda central en el sistema de pagos internacional.

En la actualidad, aproximadamente el 80% del comercio internacional y el 65% de las reservas mundiales en moneda extranjera están denominadas en dólares.

En materia de mercados de capitales, los Estados Unidos mantienen un liderazgo indiscutido. Su mercado de títulos públicos es el más grande del mundo. Su mercado accionario representa casi el 45% de la capitalización mundial y las plazas de Nueva York y Chicago siguen siendo el barómetro esencial en la fijación de precios en productos tan disímiles como las tasas de interés, el barril de petróleo, la soja y el café.

Cierto, la plaza financiera de Londres se ha fortalecido durante los últimos años. Pero esto no fue en detrimento del dólar. En la práctica, los fondos abandonan los Estados Unidos pero se mantienen mayoritariamente en dólares.

El euro, la nueva moneda común europea, ha ganado mucho terreno durante los últimos años, pero su participación en la economía mundial es aún limitada y todavía no cuenta con la masa crítica necesaria para reemplazar la hegemonía del dólar por muchos años.

Los Estados Unidos han vivido por arriba de su medio por demasiado tiempo, lo que generó un déficit creciente en su balanza de pagos y una acumulación excesiva de pasivos en dólares con el resto del mundo.

El debilitamiento de la balanza de pagos norteamericana perduró más de lo previsto porque sucedió en un contexto internacional sumamente favorable para dicho país (fin de la Guerra Fría, eclosión de Internet, difusión de nuevos productos financieros e incorporación de China al sistema capitalista mundial).

Los principales beneficiados fueron los consumidores de este país, cuyo poder adquisitivo creció a través de la importación de productos manufacturados a precios decrecientes. La mejora en los términos de intercambio de los Estados Unidos contribuyó a mantener las tasas de inflación y de interés bajas, lo que generó un extraordinario boom en el sector inmobiliario y financió a bajo costo un fuerte incremento en los gastos del sector público e inclusive la guerra de Irak.

Pero el importante desequilibrio en la balanza de pagos norteamericana también se explica porque resultó funcional a otros actores clave en la escena mundial.

Un conjunto de empresas multinacionales incrementaron sustancialmente sus ganancias relocalizando sus actividades productivas exportadoras de los Estados Unidos a un grupo selecto de países emergentes, que ofrecían estabilidad política, bajísimos costos laborales y menores restricciones regulatorias. A su vez, los nuevos países exportadores cosecharon importantes ventajas: atrajeron nuevas inversiones, generaron nuevos empleos y ampliaron significativamente su participación en la economía mundial. En contrapartida, estuvieron dispuestos a acumular cuantiosas reservas externas denominadas en dólares. El reciclaje de dichos dólares a través de un universo de novedosos productos financieros produjo un período de auge extraordinario en el sector financiero internacional.

La conjunción de estos factores explica la magnitud y la persistencia del desequilibrio acumulado en las cuentas externas de los Estados Unidos; a pesar de que la mayoría de los economistas coincidían en que dicha situación era insostenible en el largo plazo y necesitaba ser corregida.

Finalmente, la corrección se inició durante los últimos seis años. Gradualmente, el dólar perdió casi el 30% de su valor en los mercados internacionales sin que las reglas habituales de funcionamiento del sistema monetario internacional sufrieran modificaciones.

Pero la intempestiva crisis bancaria e inmobiliaria originada en los Estados Unidos a partir de agosto de 2007 ha creado un cono de sombra sobre el funcionamiento de la economía mundial, haciendo peligrar el rol central del dólar en el sistema internacional.

A pesar de las fuertes inyecciones de liquidez provistas por la Reserva Federal durante los últimos meses, la crisis se profundiza y el enfriamiento de la economía norteamericana se extiende lenta pero inexorablemente al resto del mundo.

Las autoridades norteamericanas enfrentan un complejo dilema de política económica cuyas consecuencias se volverán cada vez más evidentes en los próximos meses. Si mantienen las tasas de interés de corto plazo bajas para minimizar los efectos de la recesión, corren el riesgo de debilitar el dólar, impulsar la inflación y generar una fuerte suba en las tasas de interés de largo plazo, lo que agravaría la crisis en curso.

Dada la situación actual, una suba precipitada del petróleo, un colapso en los valores bursátiles de un mercado emergente importante y/o los recelos que produce en los mercados de capitales la sospecha que el nuevo presidente norteamericano tendrá que aumentar los impuestos podrían acelerar una corrida contra el dólar y provocar un fuerte incremento de las tasas de interés de largo plazo. Esto agravaría el proceso recesivo en curso y desnudaría la gravedad de una crisis financiera y económica con ramificaciones mundiales.

En estas particulares circunstancias —donde no hay otra divisa que pueda reemplazar al dólar como moneda internacional de reserva— las reglas del juego que han regido el funcionamiento del sistema monetario internacional durante las últimas décadas podrían sufrir modificaciones en un futuro próximo. La era durante la cual los tipos de cambio entre las principales monedas internacionales se fijaron libremente en los mercados de divisas —sin intervención por parte de los principales bancos centrales— y las restricciones gubernamentales a los movimientos de capitales fueron ínfimas podría estar llegando a su fin.

                            ******

(*)Economista y negociador internacional

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

La opinión de los autores no coincide obligatoriamente con IARNoticias

contactos@iarnoticias.com