El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

NORTEAMERICA  

 

Los 77 días de Bush

Las 12 razones (estratégicas) que pueden terminar con Obama antes de asumir

 
 

 (IAR Noticias) 06-Noviembre-08

Sin alteración en la agenda electoral, se cumplió la profecía de campaña: Con guerra ganaba McCain, con crisis financiera ganó Obama. Ahora puede cumplirse otra profecía: Bush y los halcones tienen 77 días para construirle a Obama un "campo minado" que estalle antes de que asuma y lo conviertan en un presidente debilitado y sin autoridad (un virtual derrocamiento antes de asumir). Hay un tablero con 12 frentes de conflictos estratégicos cuyo botón de activación está en manos de Bush y de los halcones de la Casa Blanca. En esa agenda, el triunfo electoral de Obama es apenas una anécdota.

Informe especial
Manuel Freytas (*)
manuefreytas@iarnoticias.com

Las encuestas marcaron el ritmo del resultado: Más del 70% de los estadounidenses consideran la "seguridad nacional" de EEUU y la "guerra contraterrorista" como cuestiones prioritarias ante cualquier otro tema, y más de un 66% consideraban a McCain como el "más apto" para comandar un conflicto militar. En las antípodas, más de un 70% se inclinaba por Obama a la hora de resolver la crisis financiera.

El resultado era cantado: Con guerra y terrorismo ganaba McCain, con crisis financiera y sin conflicto militar-terrorista ganaba Obama (como finalmente sucedió).

Los primeros que lo sabían eran los halcones republicanos que dejaron -para sorpresa de los expertos- que Barack Obama se convirtiera en Presidente de EEUU sin activar ninguno de los conflictos militares latentes existentes en Asia, Medio Oriente y Europa del Este.

Tampoco, en ningún momento -y también para sorpresa de los especialistas- aparecieron las clásicas "amenazas terroristas" (en videos) de Bin Laden que se hicieron presentes cíclicamente cada vez que la administración Bush necesitó "legitimarse" local e internacionalmente (ya sea para una elección interna, para levantar imagen o para justificar una invasión militar).

Durante ocho años de gestión, Bin Laden y Al Qaeda se convirtieron casi en una "herramienta de Estado" para Bush y los halcones neocons que convirtieron al "terrorismo" ( y a la "guerra contraterrorista") en su principal estrategia de supervivencia en el poder.

Hay suficientes pruebas históricas en la materia: El 11-S sirvió de justificación para las invasiones de Irak y Afganistán, el 11-M en España preparó la campaña de reelección de Bush y fue la principal excusa para que EEUU impusiera en la ONU la tesis de "democratización" de Irak legitimando la ocupación militar, el 7-J en Londres y las sucesivas oleadas de "amenazas" y "alertas rojas" le sirvieron a Washington para instaurar el "terrorismo" como primera hipótesis de conflicto mundial, e imponer a Europa los "planes contraterroristas" hoy institucionalizados a escala global.

En la reelección presidencial del 2004, cuanto Kerry punteaba por una pequeña diferencia las encuestas, a pocas horas de los comicios, Bin Laden se hizo presente amenazando con hacer estallar la zona financiera de Nueva York y con una oleada de atentados en Europa. Bush fue reelecto.

¿Porqué Bin Laden y Al Qaeda no se hicieron presentes esta vez para rescatar a McCain y asegurar la continuidad de la Casa Blanca en manos de los republicanos?.

Hay tres razones principales: La debilidad de Bush (termina su ciclo con el más alto grado de desprestigio que haya cosechado un presidente norteamericano en toda la historia), la crisis financiera (un conflicto militar, un atentado o una escalada de amenazas podrían hacer estallar los mercados mundiales y sumir a EEUU en un caos), la pérdida de influencia de EEUU como potencia capitalista regente que se acentuaría con cualquier acción militar en campaña electoral (cuando Putin advirtió sobre el "uso electoral" del conflicto del Caucaso, la UE  se abrió de las posiciones de EEUU y negoció con Rusia).

En el preciso instante que  Barack Hussein Obama fue consagrado presidente electo de EEUU, se abrió un nuevo escenario para Bush y los halcones de la Casa Blanca: Desde ahora, todo lo que suceda comenzará a formar parte del legado que recibirá el "presidente negro".

Desde ahora, Obama dejó de ser el "candidato" para convertirse en el meridiano de todos los acontecimientos (internos y externos) que tengan como protagonista al Imperio USA. Aunque "técnicamente" gobierne Bush, los ojos del mundo estarán fijos en Obama. Todo lo que suceda de aquí hasta que asuma en enero será incorporado a su mochila presidencial en carácter de "carga" heredada.

Y hay un detalle clave: Faltan 77 días para que Obama asuma el cargo de presidente en ejercicio de EEUU. Casi un cuarto de año (el actual colapso estalló y se configuró en un mes) con crisis financiera, con proceso recesivo y despidos masivos que empiezan extenderse de USA-Europa a todo el planeta. Y ya no será Bush sino Obama el que tendrá que dar -de ahora en más- las respuestas.

Y hay otro detalle clave: En los hechos, y durante los 77 días que faltan para que asuma Obama, serán Bush y los halcones los que tomen las decisiones estratégicas en la conducción del Estado Imperial norteamericano. Obama estará en el centro de todas las cuestiones estratégicas, pero el que gobernará será Bush.

Para los expertos: Los 77 días que le faltan a Obama para asumir en el cargo de Presidente, serán los 77 días que tienen Bush y los halcones para conspirar.

Con una diferencia práctica: Bush ya no está en el centro de la tormenta, el que está en el eje del huracán es Obama. El 4 de noviembre marcó el inicio de otra película, con Obama protagonizando y Bush decidiendo.

El Stalingrado de Obama

No fueron pocos los analistas que durante la campaña esgrimieron la teoría de un "golpe de Estado" conservador en caso de que Obama ganara la presidencia. Es una hipótesis insuficiente, dado que una acción semejante (en medio de la crisis económica-fianaciera) terminaría de derrumbar la cada vez más deteriorada imagen de EEUU en el escenario mundial.

Desde la semana pasada, y mientras Obama pulverizaba a McCain en las encuestas, surgió en los corrillos políticos, diplomáticos y periodísticos de EEUU la teoría del "campo minado" contra Obama.

Según esa hipótesis, Bush y los halcones, durante los 79 días que faltan para la asunción de la nueva administración, sembrarían de conflictos el camino de Obama, haciendo que el nuevo presidente asuma desgastado y abrumado por una escalada de conflictos (hoy latentes) que se sumarían a la crisis económico-financiera.

Ya no se habla de un "golpe de Estado", sino de una "Operación Stalingrado": Centrar toda la expectativa internacional en Obama, dejarlo entrar, y desde ahí rodearlo con los conflictos activados obligándolo a que asuma en medio de una crisis con distintos epicentros. Algo así como terminar con Obama antes de que asuma.

Durante los 79 días que faltan para la nueva asunción presidencial hay un tablero y un escenario que pueden jugar Bush y los halcones republicanos para desgastar a Obama y obligarlo a que asuma en medio de una crisis multiplicada.

Los 77 días de Bush

Los frentes de conflictos abiertos que pueden estallar o ser detonados por la Administración Bush antes de terminar su mandato y de que asuma Obama, son los siguientes:

Militares

1- Ataque a Irán por parte de EEUU o Israel (un plan ya agendado y planificado por el Pentágono) 

2 - Conflicto militar con Siria con participación de Irak (serviría de justificación para una reacción de Irán y un ataque de EEUU a Teherán)

3- Desenlace militar judeo-norteamericano en Líbano y Gaza (la "solución militar" pedida por Israel antes del retiro de Bush)

4 - Escalada militar con Rusia y Venezuela en el Caribe (la prolongación del conflicto del Cáucaso y de Europa del Este).

5 - 11-S terrorista en EEUU y/o Europa (Consolidación y aggiornamiento de la "guerra contraterrorista" liderada por EEUU).

6 - Golpe de Estado en Pakistán,  y extensión del conflicto de Afganistán ("Afganización" y ocupación militar de Pakistán).

7 - Escalada militar en el Cáucaso o en Europa del Este (Utilización de Ucrania y de Polonia como arietes de un nuevo conflicto militar con Rusia)

8 - Invasión y ocupación de Turquía en el Kurdistán iraquí (Produciría una reacción encadenada desde Irak a todo el Medio Oriente).

9 - Conflicto nuclear Corea del Norte (Pyongyang ya pateó el tablero del acuerdo con EEUU y reanudó la actividad de su programa nuclear con la activación de su principal reactor)

Económicos-sociales

10- Recesión con estallido social en EEUU (Las bases están sentadas con los despidos en masa que ya están realizando los bancos y empresas).

11 Recesión con estallido social en la Unión Europea (no a causa del precio de la energía y los alimentos como ya sucedió este año, sino a causa de los despidos de trabajadores que ya se verifican en bancos y empresas).

12- Colapso recesivo en China y los tigres asiáticos (Paralizaría en más de un 60% el comercio de exportación e importación y haría estallar, en primer término, las economías de EEUU y la Unión Europea).

Resumiendo:

Con el resultado de la elección en EEUU, este martes, Bush se "retiró de escena" y todo el protagonismo y el centro de la atención mundial  de ahora en más recaerá sobre el presidente electo Barack Obama.

Bush seguirá presidiendo EEUU, pero lo que pase será cargado al futuro archivo presidencial de Obama.

Serán 77 días, casi un cuarto de año,  donde cualquiera de los conflictos latentes enumerados pueden estallar y generar una reacción en cadena antes y durante la asunción de Obama.

Se trata de un "campo minado", donde la potestad de hacer estallar o neutralizar los explosivos se encuentra en manos del actual presidente de EEUU, o sea de Bush, con Obama como "estrella" y máximo  heredero del desastre. Obama ya es la nueva cara visible de la Casa Blanca, pero el que todavía tiene el poder es Bush. 

Para destruir a Obama antes de que asuma, la administración de los halcones sionistas neocons solo tiene que elegir la hora y accionar el botón del "campo minado".

Como se señala en una multitud de informes de especialistas, Cheney y Bush tienen compromisos firmes con los halcones militaristas de Tel Aviv que buscan terminar con el plan nuclear de Irán antes de que desarrolle la bomba.

Si bien Obama es un hijo dilecto del lobby sionista (liberal) de Wall Street, Israel y el lobby sionista neocons que hoy controla la Casa Blanca temen que su postura "negociadora" distraiga la operación militar contra Irán fortaleciendo la resistencia islámica en todo el Medio Oriente.

En la última cumbre EEUU-Israel en Washington, según The New York Times y los principales diarios norteamericanos, ya se acordaron acciones militares en Medio Oriente para destruir la capacidad de Irán para fabricar la bomba nuclear, antes de que termine el mandato de Bush.

Bush y los halcones tienen 77 días para construirle a Obama un "campo minado" que estalle antes de que asuma y lo conviertan en un presidente debilitado y sin autoridad (un virtual derrocamiento antes de asumir).

Hay un tablero con doce frentes de conflictos estratégicos cuyo botón de activación está en manos de Bush y de los halcones de la Casa Blanca.

En esa agenda y ese escenario, el triunfo electoral de Obama es apenas una anécdota.

                           ******

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com