El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

NORTEAMERICA  

 

Rentabilidad capitalista con la crisis

Reconversión del sistema: EEUU y la UE reciclan una "burbuja financiera" estatal

 
 

 (IAR Noticias) 15-Octubre-08

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, habla con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, con Merkel al lado, tras la aprobación del plan de rescate europeo. (Foto: Reuters)

Mediante el "rescate financiero", los Estados imperiales USA-UE reciclan una nueva "burbuja" ganancial  no ya con dinero especulativo proveniente del sector privado, sino que ponen compulsivamente los recursos públicos al servicio de un nuevo ciclo de rentabilidad capitalista al margen de una ascendente crisis de la economía real que marcha por vía paralela.  Sumados los mega-rescates USA-UE en curso, más sus añadidos, superan los US$ 3,5 billones (algunos estiman que el costo final podría hasta triplicar ese costo) que serán extraídos de las economías reales en crisis de EEUU y la UE aquejadas por contracción del crédito, achicamiento del consumo, desocupación creciente y desaceleración de la producción. En la práctica, los grandes bancos privados que conforman la Reserva Federal y los bancos centrales europeos actuarán  (dentro del esquema funcional del "súper-rescate" financiero) como una supra-entidad prestataria con garantía estatal que manejará un fondo billonario orientado a hacer negocios (también billonarios) con los cadáveres dejados por el colapso financiero mundial.

Por Manuel Freytas (*)
manuefreytas@iarnoticias.com

Edificio de la Reserva Federal en Nueva York

El  primer tramo del macro-negocio privado con la  crisis financiera se inició a principios de octubre con la aprobación por parte de la Cámara de Representantes de EEUU del plan de choque de Bush para salvar a las entidades quebradas con dinero público. Una operación inicial de US$ 700.000 millones que el Tesoro USA (por medio de emisiones de deuda pública) entregará a los bancos privados del Sistema de la Reserva Federal. (Ver: Súper-rescate estatal: Un negocio "privado" de los bancos que controlan la Reserva Federal). El plan no pudo detener el pánico bursátil y la sangría bajista de las bolsas.

El Tesoro, la Reserva Federal (Fed) que preside Ben Bernanke, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, (FDIC) y la nueva Agencia Federal de Financiación a la Vivienda (FHFA, por sus siglas en inglés) dirigida por James Lockhart, serán los encargados de comandar un fabuloso negocio financiero avalado por el Estado USA que tendrá como misión esencial rescatar y/o comprar (mediante créditos e inyecciones de dinero)  los títulos "tóxicos" y las entidades quebradas de la "burbuja" especulativa para sanear el sistema financiero privado imperial.

El Estado USA, por medio del Tesoro, "garantiza" la operación, y los bancos privados del Sistema de la Reserva Federal hacen el negocio. Y se cumple el axioma central: El sistema capitalista hace negocios tanto con las "burbujas" como con las "crisis".

Y surgió -este fin de semana- el "plan euuropeo" para rescatar entidades quebradas y estimular el crédito interbancario con más de US$ 2 billones aportados con fondos estatales pagados por toda la población de los países del euro.

Se trata de un calco del plan "anticrisis" de Bush-Paulson (el que no sirvió para detener la debacle financiera en USA) que, el lunes 13, por obra de magia, reconvirtió el pánico bursátil en euforia colectiva disparando ganancias exorbitantes que superaron todas las marcas gananciales históricas en Wall Street y en las bolsas mundiales.

Y para los expertos quedó claro que los europeos dieron en la tecla por una razón: La "reacción positiva" a escala global  solo se produjo cuando el Eurogrupo + Reino Unido decidieron coordinar un "rescate simultáneo" de entidades quebradas garantizado por los Estados con fondos públicos provenientes de los impuestos pagados por toda la población.

Esto quiere decir que: Los Estados de la UE (incluido Reino Unido) + EEUU "compensarán" por las pérdidas (en realidad dinero faltante robado por la depredación financiera que pasó de unos grupos a otros)  a los bancos y a las entidades financieras privadas quebradas.

Lo que, de hecho, devuelve al sistema financiero imperial en forma de "ayuda" el "faltante" de dinero producido por el macro-robo financiero con la "burbuja inmobiliaria".

En términos simples y reales, los Estados del euro toman el "salvataje" de las entidades quebradas o en emergencia financiera y se lo "derivan" a las red de bancos privados que hacen negocio con los intereses de los créditos y el proceso de compras y fusiones garantizados por el Estado.

Se trata (como en EEUU)  de una "nacionalización" de la deuda privada con dinero de los impuestos pagados por el conjunto de la sociedad de la eurozona, cuyo sector afectado por las hipotecas "tóxicas" no mereció el mismo trato de "salvataje" por parte de los gobiernos de la Unión Europea.

Sumados los mega-rescates USA-UE en curso, más sus añadidos, superan los US$ 3,5 billones (algunos estiman que el costo final podría hasta triplicar ese costo) que serán extraídos de economías reales en crisis aquejadas por contracción del crédito, achicamiento del consumo, desocupación creciente y desaceleración de la producción.

Además, el costo de ese negocio financiero con la crisis (ésa es la trampa fraudulenta) será pagado con dinero de los impuestos públicos (el dinero de toda la ciudadanía) en una maniobra que transforma la deuda privada en deuda nacional. Lo que, de hecho, "estatiza la crisis privada" y convierte al Estado en una herramienta activa de la especulación financiera.

De esta manera, los Estados imperiales USA-UE reciclan una nueva "burbuja" ganancial  no ya con dinero especulativo proveniente del sector privado, sino que ponen compulsivamente los recursos públicos al servicio de un nuevo  ciclo de rentabilidad capitalista al margen de una ascendente crisis de la economía real que marcha por vía paralela.

El negocio en Europa

En un escenario de "festival bursátil" con los anuncios, el Reino Unido, Alemania, Francia, España e Italia brindaron el lunes nuevos detalles de las medidas que se traducirán en el desembolso billonario de libras y euros en participaciones en bancos en apuros.

A ello hay que sumar miles de millones adicionales en "garantías" para ayudar a los bancos a conseguir los préstamos que necesiten para llevar a cabo sus negocios.

Pese a que el mercado recibió con beneplácito los anuncios, los economistas mostraron su preocupación ante sus potenciales efectos sobre los contribuyentes y las finanzas fiscales.

Si los bancos sufren pérdidas adicionales, los países podrían experimentar un aumento de su deuda y una rebaja de su calificación crediticia, señalan expertos en la city londinense.

Eso, a su vez, podría encarecer el costo del financiamiento para los gobiernos, desalentar la inversión privada y frenar el crecimiento económico. "Es extremadamente arriesgado", dijo Simon Johnson, profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional. "En realidad no sabemos qué pérdidas van a tener estos bancos", añadió.

Hasta ahora, el Reino Unido y Alemania han divulgado los planes más ambiciosos. El Reino Unido contempla emitir 37.000 millones de libras esterlinas (US$63.100 millones) en nueva deuda gubernamental para financiar la compra de acciones comunes y preferentes en tres bancos: Royal Bank of Scotland Group PLC y las instituciones que se fusionarán próximamente Lloyds TSB Group y HBOS PLC.

Si los inversionistas privados no participan en la emisión de acciones de los bancos, el gobierno podría acabar con una participación del 60% en RBS por 20.000 millones de libras (US$34.120 millones) y del 40% de la combinada Lloyds-HBOS por 17.000 millones de libras (US$29.000 millones).

El Reino Unido también garantizará cerca de 250.000 millones de libras (US$426.500 millones) en deuda bancaria que vence en un plazo máximo de tres años. Las garantías se extienden al vasto y paralizado mercado de préstamos interbancarios, o crédito a corto plazo entre bancos, dijo una portavoz del Tesoro británico.

El gobierno de Francia reveló que inyectará hasta 40.000 millones de euros (US$54.700 millones) en la banca y garantizará un total de 320.000 millones de euros, US$430.000 millones, en deuda bancaria. El primer paso del gobierno será inyectar 1.000 millones de euros en Dexia SA, un prestamista municipal que Francia y Bélgica acordaron rescatar.

El gobierno español, en tanto, aprobó planes para garantizar hasta 100.000 millones de euros, US$134.000 millones, en deuda bancaria y crear un mecanismo para inyectar capital fresco en los bancos españoles, aunque aclaró que ninguno lo necesita en estos momentos. Italia anunció un plan ilimitado para garantizar deuda bancaria, pero una portavoz del ministro de Finanzas dijo que el gobierno no espera que ningún banco recurra a ella en el futuro cercano.

Los Estados del euro + Reino Unido, "garantizan" la operación por medio de sus bancos centrales y del BCE (Banco Común Europeo), y los bancos privados del sistema financiero europeo hacen el negocio. Y, como sucedió en el Estado imperial USA,  se cumple el axioma central: El sistema capitalista hace negocios tanto con las "burbujas" como con las "crisis".

En definitiva, el "plan europeo" cierra otro fabuloso macro-negocio financiero privado garantizado por el Estado como en USA, sobre la base de inyección de dineros públicos (impuestos pagados por toda la población) y una red crediticia alimentada por emisiones de deuda pública con aval estatal que, además de buscar "normalizar" los mercados bursátiles y financieros, posibilita que un conjunto de macro-bancos facturen ganancias extraordinarios y se deglutan a otros gigantes derrumbados por la crisis, en un proceso de reconversión y concentración del capital financiero.

El negocio en EEUU

El presidente de EEUU, George W. Bush, anunció el martes 14 la compra de acciones en nueve de los mayores bancos del país por un total de US$250.000 millones, en una medida tendiente -según dijo- a "aumentar la confianza en los mercados".

Pero, en la realidad, se trata de la apertura de un nuevo ciclo ganancial del capitalismo financiero especulativo no solamente con el Estado como "garante" del rescate de las entidades quebradas, sino también en el rol de "promotor activo" de negocios en asociación con los gigantes del sistema de bancos privados de la Reserva Federal.

El programa, que es voluntario, es parte del paquete de rescate financiero de US$700.000 millones aprobado en las últimas semanas.

En la nueva iniciativa, el Departamento del Tesoro hará uso de US$250.000 millones para adquirir acciones de varios de los bancos afectados.

Bajo este nuevo anuncio, el gobierno USA  garantizará las deudas bancarias  para hacer frente al actual impedimento de los bancos para prestar dinero.

Los reguladores federales también anunciaron que garantizarán deuda nueva emitida por bancos y ampliarán el seguro para cuentas bancarias sin interés.

Por otra parte, el Fondo de Garantía de Depósitos, o FDIC, anunció un nuevo programa para impulsar la liquidez del sistema bancario mediante la garantía de la deuda prioritaria sin garantía emitida por los bancos, cajas de ahorro y ciertas empresas holding.

También informó que otorgará cobertura completa a las cuentas de depósitos sin intereses, sin importar el monto en dólares.

De esta manera, el Estado "nacionaliza" la especulación financiera con el dinero público de los impuestos pagados por el conjunto de la población estadounidense.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, dijo que nueve bancos que describió como "instituciones saludables" habían acordado aceptar las inversiones del Gobierno por el "bien de la economía de Estados Unidos".

Según The Wall Street Journal, los nueve bancos "saludables" que aceptaron participar del nuevo "programa" son: Goldman Sachs Group Inc. Morgan Stanley, J.P. Morgan Chase & Co., Bank of America Corp., Merrill Lynch, Citigroup Inc., Wells Fargo & Co., Bak of New York Mellon y State Street Corp.

En términos simples y reales, y acogiéndose a la ley aprobada recientemente por el Congreso, el Tesoro la Reserva Federal de EEUU toman el "salvataje" de las entidades y se lo "deriva" a las red de bancos privados que hacen negocio con los intereses y el proceso de compras y fusiones.

Esto implica que, y con garantía y participación del Estado norteamericano, el conjunto de bancos privados que conforman la Reserva Federal actuarán en la práctica (y dentro del esquema funcional del "súper-rescate" emprendido por el Gobierno federal) como una supra-entidad prestataria que manejará un fondo billonario orientado a hacer negocios (también billonarios) con los cadáveres dejados por el colapso financiero en EEUU.

El nuevo status señala  claramente que el Estado norteamericano, desde el punto de vista económico-financiero, es "nacional" en la recaudación de impuestos públicos (aportados por el conjunto de la población), y "privado" en la utilización, control y regulación de esos fondos públicos propiedad del pueblo estadounidense en su conjunto.

De manera tal, que el "mega-rescate estatal" USA no es otra cosa que un monumental desfalco al pueblo norteamericano (que paga los intereses a través de los impuestos) y un fabuloso y multimillonario negocio de un sector de la banca privada (el Sistema de la Reserva Federal) que se vale del Estado USA para hacer negocios con el sector más rentable de las crisis: Los préstamos y las compras de las entidades quebradas.

Y aquí volvemos axioma central: Las "crisis" del sistema capitalista (que aprovecha tanto las "burbujas" como las "crisis" para generar rentabilidad y concentración del capital ) permiten la consolidación de un puñado de conglomerados financieros  "ganadores" de la crisis que se degluten a las instituciones quebradas mediante compras o fusiones forzadas.

                            ******

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google

 

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com