El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFRMACION

 

ASIA  

 

La "rebelión de los monjes" contra China

Tibet: El nuevo golpe de la CIA con el Dalai Lama

 
 

(IAR Noticias) 18-Marzo-08

Bush y el Dalai Lama enseñando la Medalla de Oro del Congreso en Washington, en noviembre pasado.

Después de fracasar en Birmania, todo indica que la "revolución de los monjes" ya ha recalado en el Tibet de la mano de la CIA y del Dalai Lama, a quién EEUU confirió en noviembre pasado la  Medalla de Oro del Congreso, en presencia de Bush. En las últimas horas, el Dalai Lama denunció la represión china en Tíbet como un "genocidio cultural" y dijo que se "vive un régimen de terror".

Informe especial

En momentos en que el Congreso y el gobierno norteamericano realizaban un homenaje oficial al Dalai Lama en Washington, en noviembre pasado, el gobierno chino señalaba que: "Las palabras y los actos del Dalai Lama en las últimas décadas muestran que él es un político refugiado que se dedica a actividades secesionistas en nombre de la religión".

El presidente chino describió el galardón estadounidense otorgado al  Dalai Lama como "una brutal interferencia en los asuntos internos de China", al señalar que este hecho pisoteaba severamente las normas de las relaciones internacionales y dañaba los sentimientos del pueblo chino.

Y advertía a Washington: "Cualquier intento de interferir en los asuntos internos de China aprovechando el problema del Dalai Lama está destinado al fracaso".

En las últimas horas, las protestas en Tibet contra el gobierno chino en la región, con el Dalai Lama en el centro del protagonismo, se han extendido desde Lhasa, la capital, hacia zonas aledañas de China, después de días de manifestaciones con feroz represión policial.

El llamado "gobierno tibetano en el exilio" en India informó que al menos 80 personas murieron durante las protestas de los últimos días en Tibet, poniendo en duda los reportes de las autoridades chinas que hablan de sólo 10 víctimas.

En forma sincronizada al "levantamiento", el líder tibetano en el exilio, el Dalai Lama, solicitó una investigación internacional sobre las medidas severas que adoptó China, a la cual acusa de ser un "régimen del terror" y de cometer un "genocidio cultural".

En realidad, lo que está sucediendo en el Tibet es una repetición, en otra escala, de la llamada "revolución de los monjes" en Birmania, exterminada a sangre y fuego por la junta militar birmana apoyada por China.

En octubre pasado, y tal como ya sucedió en Bielorrusia y  Kazajstán (donde los gobiernos pro-rusos exterminaron a sangre y fuego a los dos últimos intentos de "revolución naranja" de la CIA), la Junta Militar birmana aplastó la "revolución de los monjes" apoyada por EEUU y la UE, desoyó los llamamientos de la ONU e ignoró a su emisario, encarceló masivamente a los monjes budistas, e  impuso controles férreos sobre los medios de comunicación.

Además, estrechó el cerco sobre los seguidores de la "líder de la oposición" sostenida por las ONG (de "derechos humanos")  controladas por la CIA, y sentó un precedente en el sudeste asiático: Washington y sus socios sionistas de la UE tienen vedado el ingreso y las operaciones desestabilizadoras en las áreas de influencia asiáticas de la sociedad estratégica Rusia-China, sostenedora del régimen militar que gobierna Birmania.

No obstante su derrota en este primer round, EEUU, operando detrás de la figura del Dalai Lama, volvió a la carga, e ignorando las advertencias de Pekín ya se encuentra manejando en forma encubierta el levantamiento social tibetano orientado a desestabilizar al gobierno chino.

Igual que en Birmania en octubre pasado, desde la semana pasada cientos de monjes salieron a las calles a protestar, y miles de manifestantes marcharon hacia los edificios gubernamentales y prendieron fuego a comercios chinos, obligando a la policía a reprimirlos y poniendo al ejército chino en estado de alerta.

Para un conjunto de analistas occidentales, la revuelta del Tibet , tanto como la "revolución de los monjes" en Birmania (motorizada y organizada clandestinamente  por la CIA)  forman parte de la "guerra fría" por áreas de influencia que mantienen Rusia y EEUU, y en la que se ve implicada China, por sus acuerdos comerciales y militares estratégicos con Rusia en Asia.

Acompañando a la operación, el Dalai Lama expresó en la prensa internacional sus temores de que se produzca "un baño de sangre" en la región himalaya ocupada por China en 1950.

"Se ha vuelto realmente muy, muy tenso. Ahora, hoy y ayer, el lado tibetano está determinado. El lado chino también (está) igualmente determinado. Eso significa... el resultado: muerte, más sufrimiento", dijo.

Y la fecha de iniciación de estas protestas tampoco resulta una casualidad:  faltan poco menos de dos semanas para que empiecen los Juegos Olímpicos en China, y para que  la antorcha olímpica inicie su recorrido hacia Pekín, en un trayecto que contempla el paso por Tibet.

Para los medios y analistas chinos, la finalidad de las protestas y de la "rebelión social" contra China es clara: Poner la  represión y la violación de los derechos humanos en Tibet como la imagen que define a China.

La nueva "rebelión de los monjes" se lanzó -no por casualidad- en un momento en que la mirada internacional está fija sobre China, y cuando muchos miembros del gobierno de la Región Autónoma de Tibet están actualmente en Pekín para asistir al Congreso Nacional del Partido Chino.

Tibet, conjuntamente con los territorios en disputa de Xinjiang y Taiwán, representan los mayores conflictos secesionistas (y el centro de las operaciones desestabilizadoras de la CIA)  para los líderes chinos.

La ola de protestas de esta semana coincide con el 49º aniversario del fallido levantamiento tibetano contra China de 1959, cuando el Dalai Lama se tuvo que ir al exilio.

La última vez que se efectuaron protestas fue en 1989, justo antes de la represión de la Plaza Tiananmen en Pekín.

En ese momento, el actual presidente Hu Jintao era el Secretario del Partido Comunista en Tibet y su manejo de las protestas le valió la aprobación de sus jefes en Pekín.

Para los expertos, no es ningún secreto que EEUU y sus socios de la Unión Europea, utilizando la fachada de las organizaciones no gubernamentales (ONGs), vienen realizando campañas desestabilizadoras y golpes de Estado (llamados "revoluciones naranja" o "golpes populares") contra gobiernos pro-rusos en el espacio post-soviético de Asia y Europa del Este.

Como ya se ha revelado a través de la historia, la maquinaria internacional EEUU-UE, luego de la caída de la URSS a fines del 90, intentó sustituir a líderes nacionalistas ex soviéticos por otros "más democráticos" aliados de "occidente", como fue el caso de Yushenko en Ucrania, cuya campaña fue alevosamente financiada y dirigida desde el Departamento de Estado norteamericano, por su propia esposa, que trabajó como asesora de Bush.

Las protestas y los movimientos de caos planificado  y desestabilización callejeros tras los comicios electorales (Georgia, Ucrania y Bielorrusia) fueron organizados por ONG financiadas y dirigidas por Washington utilizando las redes económicas de la CIA canalizadas a través de la USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), según informes de la inteligencia rusa expuestos en el Parlamento moscovita.

Hoy esa dinámica "golpista" parece concentrarse en el Tibet: Un enclave de China "en rebeldía" que ya se plantea como un problema estratégico de difícil resolución para Pekín.

En otras palabras, Washington le está cobrando al gobierno chino su fracaso en Birmania.

                             ******

  HOME

RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1