El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

INTERNACIONAL  

 

Curso acelerado de compra y venta

Como funciona el robo financiero a escala global

 
 

(IAR Noticias) 29-Febrero-08

Como saben los expertos, el capitalismo sionista que controla la Reserva Federal de EEUU. y los bancos centrales europeos (además de los del resto del mundo) acumula ganancia tanto con las "burbujas" como con las "crisis" de la economía. Y mientras la Reserva Federal, las "autoridades monetarias" mundiales y los gurúes financieros como Alan Greenspan pronostican "más crisis con recesión en puerta", los grupos superconcentrados de Wall Street siguen adquiriendo (a precio devaluado) acciones y activos de las empresas y bancos quebrados y arrasados por el tsunami "subprime".

Por Manuel Freytas (*)
manuelfreytas@iarnoticias.com

De acuerdo con las leyes históricas del capitalismo, para que se produzca la concentración monopólica de la riqueza, debe generarse (a través de la competencia capitalista por el mercado y la rentabilidad ) un proceso de alta circulación de dinero y de ganancias, primero, y otro de retracción de ganancias con escasez del dinero circulante después.

O sea, deben haber "burbujas" y "crisis"  financieras, donde unos pierden y otros ganan, y donde los monopolios más súper-concentrados del sistema capitalista se degluten y/o absorben a los menos concentrados (el pez grande se come al chico).

"Comprar barato y vender caro": Es el máximo axioma funcional de este "sistema" que controla los mercados financieros (y la economía mundial) desde Wall Street y la Reserva Federal de EEUU.

En el actual estado de dominación imperial capitalista, las dos herramientas claves para desatar y controlar las "crisis"  y las "burbujas" financieras (donde un grupo fuerte se come al más débil) son el dólar y la Reserva Federal de EEUU, la potencia locomotora regente del sistema capitalista a escala global.

La Reserva Federal, controlada por los grupos más poderosos del sionismo financiero internacional (Goldmam Sach, entre ellos, que actualmente controla el Tesoro de EEUU a través de su presidente, Henry Paulson, ex director del grupo), como veremos más adelante, y por medio del manejo de las tasas de interés, desata las "burbujas" (proceso de ganancias infladas y de gran circulación de dinero), y luego las descomprime desatando las "crisis" (proceso bajista y de retracción del dinero por el cual los grupos súper concentrados compran acciones baratas y se apoderan de activos empresariales y  tajadas claves del mercado).

De esta manera, el pez grande se come al chico, y el proceso de rentabilidad y concentración capitalista sigue funcionando en otra fase y estadio de desarrollo. 

Los bancos y  fondos de inversión (incluidos los llamados "buitres") que colocaron los bonos subprime del "boom inmobiliario" en los mercados financieros globales, pertenecen (a través de infinitos vasos comunicantes) a los mismos grupos sionistas ultra-concentrados que controlan la Reserva Federal y el Tesoro de EEUU, además de estar asociados, mediante múltiples conexiones, a las calificadoras de riesgo y a los monopolios de la prensa sionista que concentran la información financiera a escala mundial.

Durante el proceso del "boom inmobiliario" en EEUU que devino en la "burbuja hipotecaria" a escala global, la Reserva Federal mantuvo las tasas bajas, las calificadoras otorgaron "credibilidad" y "seguridad rentable" a los bonos, y la prensa financiera (a través de los analistas de mercado) publicitó la ola inversora de la "burbuja hipotecaria" a escala global.

Todo estaba de "buena onda" y la acumulación capitalista funcionaba de maravillas con la "burbuja" y el festival de bonos y acciones del negocio inmobiliario de EEUU "globalizado" por medio de los grandes bancos y fondos de inversión.

De pronto llegó la "crisis", y desde septiembre pasado, la Reserva Federal y las "autoridades monetarias" del capitalismo cambiaron de la "buena" a la "mala onda":  Comenzaron a subir las tasas e inyectar dinero en el mercado para "salvar al sistema" mientras vaticinaban (y siguen vaticinando) sombríos pronósticos para EEUU y la economía mundial.

Paralelamente, los gurúes del sionismo financiero de Wall Street (Greenspan en primera fila) comenzaron a pronosticar una crisis recesiva de la economía estadounidense con implicancias negativas en la economía mundial.

En consecuencia, y como lo describe The Wall Street Journal, a medida que las calificadoras subían el riesgo de las subprime, aumentaban los impagos de los créditos en EEUU y los inversionistas que compraron bonos u otros valores basados en esas hipotecas veían como su inversión se desplomaba en la desvalorización de los bonos diseminados por los mercados financieros globales.

En resumen, y como resultante del proceso, los tenedores de los bonos subprime "desvalorizados" comenzaron a venderlos en masa generando un colapso generalizado (de todos los índices y acciones) de los mercados financieros en EEUU, Europa, Asia y América Latina.

Y como viene sucediendo cíclicamente: Los grupos superconcentrados y los especuladores más emblemáticos del sionismo financiero  salieron a "comprar barato" con la idea de "vender caro" cuando cambie la onda, generando otro proceso descomunal de concentración de riqueza y activos empresariales con los cadáveres de la crisis "subprime".

Esos grupos manejan información fidedigna y confidencial respecto de las decisiones de la Reserva Federal sobre el dólar y las tasas que luego utilizan para "comprar" o "vender" en el momento oportuno, generando, según más les convenga, las "burbujas" o las "crisis" en los mercados globales.

Además, esta misma asociación (protegida por el anonimato de las sociedades anónimas) mantienen con las calificadoras de riesgo y los monopolios sionistas de la información financiera que (a través de los "pronósticos" y/o "rumores" echados a rodar por los garúes y analistas) lanzan operaciones de acción psicológica orientadas a promover "burbujas expansivas" o "crisis depresivas" en los mercados globales.

La información preliminar de los movimientos y decisiones de la Reserva Federal, conforma la materia prima de estas gigantescas operaciones de robo a escala planetaria con  la especulación financiera que realizan los grupos sionistas súper-concentrados que controlan los resortes básicos del poder económico en el Imperio locomotora del capitalismo.

En ese mundo, o submundo del poder del dinero a escala planetaria, sobresalen con "luz propia" especuladores emblemáticos de la talla Warren Buffett,  George Soros, Chris Flowers o Wilbur Ross, que según algunos analistas de Wall Street "huelen el olor de la sangre de las crisis" antes que nadie.

Pero en realidad estos aventureros sionistas no huelen ninguna sangre, sino la información fidedigna de las operaciones financieras para "subir" o "bajar" los mercados que emanan de la Reserva Federal y de los grupos que operan para aprovecharse de ellas.

Según  The Wall Street Journal, "Ahora que la crisis en el mercado hipotecario está provocando el fin del dinero fácil y la venta desesperada de activos, muchos consideran que Buffett, el presidente del conglomerado Berkshire Hathaway Inc., es uno de los pocos compradores que quedan en pie".

Según The Wall Street Journal, Buffett es la persona más influyente en el mercado financiero de EEUU, y en el 2007 ocupó el segundo lugar dentro de las mayores fortunas personales del mundo, de acuerdo con la revista Forbes con un estimado de 52 mil millones de dólares.

Como lo sabe cualquier experto que maneja información clasificada de Wall Street, Warren Buffett, es uno de los "operadores" más emblemáticos (una especie de Greenspan de las operaciones financieras a gran escala) del lobby sionista que controla la Reserva Federal y el Tesoro de EEUU, además de los bancos centrales europeos y las instituciones crediticias a escala global.

Antes que nada, Buffett y Soros son los gurúes más emblemáticos (una especie de cara visible y orientadora) de operaciones de "compra y venta" financiera a gran escala a caballo de las "crisis" o de las "burbujas". Detrás de las operaciones a cara descubierta (orientadas a bajar o subir el precio) de Buffett, Soros, y otros, se desarrolla el "negocio global" de compra y venta masiva que pasa desapercibido.

Crudamente, The Wall Street Journal apunta que la compra de empresas y acciones devaluadas por crisis bursátiles, son el "terreno fértil" para que los grupos más diversificados y concentrados tracen acuerdo de adquisiciones o fusiones  con los bancos y empresas que se están tambaleando.

Las "crisis financieras globales" (o colapsos de los mercados bursátiles) activadas por los monopolios súper-concentrados de Wall Street, les sirve a esos mismos monopolios para comprar acciones y bonos devaluados en los mercados globales apoderándose de esa manera de los activos y porciones del mercado de las empresas y grupos financieros perdedores.

Y sin lugar dudas, puede citarse a Buffett como el ejemplo más emblemático y visible de los grupos financieros súper-concentrados de Wall Street (los controladores de la Reserva Federal) que hoy salen en masa a "comprar barato" acciones y los activos de las empresas y los bancos devaluados por la crisis subprime en EEUU.

En agosto del año pasado, luego del desenlace de la crisis subprime en los mercados y bolsas,  Berkshire, de Warren Buffet, según The Wall Street Journa, estaba por comprar las acciones devaluadas del mayor prestamista hipotecario de EEUU, Countrywide Financial Corp., cuya quiebra precipitó el "jueves negro" en Wall Street y los mercados globales.

En  la segunda semana de febrero de este año, y como una muestra de que es el inversor financiero más influyente del mundo Buffett  hizo pública su disposición a reasegurar activos valorados en 800.000 millones de dólares sustentados por aseguradoras monoline como MBIA o Ambac afectadas por la crisis hipotecaria.

Esto provocó una fuerte suba del dólar y del euro, y produjo la suba de acciones en Wall Street y  las bolsas europeas, donde, como siempre, los grupos superconcentrados aprovecharon para "vender caro" en medio de la crisis.

Como ya resumieron muchos estudios marxistas de las leyes  históricas del capitalismo,  el sistema capitalista es una superestructura (económica, militar, política y social-cultural) asentada sobre una base funcional  de  apropiación y concentración de riquezas mediante un proceso de "selección" donde el pez más grande se come al chico.

En la era de la globalización, la "regulación darwiniana" del mercado se realiza  por medio de las "burbujas" (periodos expansivos) y las "crisis" (periodos depresivos) , tras las cuales los grupos más poderosos y diversificados (y con mayor control político de la economía en los Estados capitalistas centrales) absorben a los grupos más débiles y continúan con una nueva fase del proceso de rentabilidad y concentración de riqueza.

Y aunque parezca mentira, y pese a toda la fachada de "civilización histórica" (cultural y social) con que se reviste el sistema capitalista, su base funcional en la era de la tecnología informática y de las comunicaciones globalizadas se sigue manejando con el primitivo slogan sionista de sus inventores: Comprar barato y vender caro.

Esa es la filosofía real (el punto de partida del robo "legalizado" de recursos y riquezas de los países) que subyace debajo de los sistemas jurídicos-políticos-económicos del capitalismo importados a escala global.

Y pese a las lustrosas teorías macroeconómicas de mercado que
se enseñan en las universidades del sistema, a la no menos pomposa "terminología técnica" que legitima culturalmente a la depredación económica-financiera, el sistema capitalista con su superestructura mitificada como la "única civilización posible", continúa siendo -como en sus orígenes- un sistema de robo vulgar controlado por delincuentes vulgares, que ha diferencia de los delincuentes comunes, no roban gallinas ni bicicletas, sino países y recursos económicos estratégicos completos.

Y a diferencia de los delincuentes comunes, los macro-ladrones de la "gran familia sionista" que utilizan al dólar y a la Reserva Federal como herramientas principales de depredación económica,  no utilizan pistolas sino ejércitos y arsenales nucleares-militares para amedrentar y dominar a sus víctimas a escala planetaria.

Fuera de ese "detalle", y de ser los propietarios del poder y de las escalas de prestigio de la "gran civilización capitalista" (que incluye desde el arte y la cultura hasta la hegemonía "académica") , los sionistas que controlan el mundo  son ladrones vulgares que -como sus ancestros- siguen comprando barato y vendiendo caro en la feria.

Y para comprar barato y vender caro, organizan de tanto en tanto -siguiendo los sabios consejos de uno de sus próceres, Rothschild -  guerras por conquistas de nuevos mercados o promueven "sistemas democráticos" para hacer que la humanidad (incluidos los tres mil millones de excluidos del "sistema") disfruten del placer de votar y de sentirse "libres".

Fuera de toda esa puesta en escena "superestructural" para legitimar el robo a escala global, en su base real, el sistema capitalista sionista está controlado por delincuentes vulgares, de la peor ralea humana.

                            ******

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más referenciados de la red. Ver sus trabajos en Google

  HOME

 RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1