El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

LATINOAMERICA  

 

Mensaje subliminal
La silla vacía del Comandante

 
 

(IAR Noticias) 26-Febrero-08

Por Manuel Freytas (*)
manuelfreytas@iarnoticias.com

Al lado del flamante nuevo presidente de Cuba había una silla vacía: Faltaba el Comandante.

Esa silla blanca, extrañamente testimonial, simbolizaba el fin de una etapa y reflejaba la ausencia  del líder revolucionario que más odio e intentos de asesinatos concitó por parte de sus enemigos imperiales durante casi cincuenta años.

Y había un dejo de nostalgia revolucionaria, de un mundo que ya se fue, en  esa silla vacía: "No me despido de ustedes. Deseo combatir como un soldado de las ideas", había expresado el Comandante ausente en su texto de renuncia a la presidencia de Cuba.

"El Comandante en Jefe de la revolución es uno solo, Fidel es Fidel, es insustituible", dijo el nuevo presidente de Cuba, su hermano Raúl, tratando de superar la nostalgia y la tristeza representada en esa silla vacía.

Pero, más que nada, en esa silla vacía parecía representarse el cansancio de un líder revolucionario viviendo en un mundo sin revolución, de un combatiente a cielo abierto abrumado por la sabiduría, que a los 81 años tal vez comprendió definitivamente que se había quedado solo.

Los camaradas de guerra ya se marcharon, y al final de la jornada solo aguardaban el desgaste moderado y burocrático del "ejercicio del poder" en un mundo sin resquicios para construir alternativas de sueños revolucionarios.

"No me despido de ustedes. Deseo combatir como un soldado de las ideas", dijo en su renuncia el Comandante, agregando: Tal vez mi voz se escuche. Seré cuidadoso".

Pero el "sistema" no cree en la silla vacía: "Decir que tal vez se escuche su voz parece tal exceso de modestia que resulta poco creíble, su peso en la sociedad cubana está más allá de los cargos que ostenta, en los medios de prensa la gente repite que él seguirá siendo el Comandante", señala  la cadena BBC en nombre del enemigo imperial.

"En sus reflexiones del pasado día 22 hace un nuevo ejercicio de modestia, no sólo pide que se le llame "compañero Fidel", sino que sus escritos no aparezcan en las portadas del periódico oficial e insiste en que los demás medios sólo emitan una síntesis", apunta la cadena británica

"De todas maneras, se trata solo de algo formal; aunque sus reflexiones aparezcan en la página de deportes, su peso no será por eso menor. Tanto nacional como internacionalmente, cualquier comentario del "compañero Fidel" repercutirá profundamente", sangran por la herida los enemigos del Comandante simbolizados en la BBC.

Pero la silla vacía también puede tener otra traducción: Hasta la victoria siempre, Comandante.

Y una advertencia: Los enemigos ya no manejan fusiles, manejan computadora, pantallas televisivas  y guerra mediática de Cuarta Generación.

El sistema capitalista ya no está visible: Se mimetizó y recicló en la cabeza del dominado.

Ya no hay cuarteles para tomar ni Sierras Maestra para celebrar: Los combatientes rebeldes de la Guerra Fría se llamaron a silencio.

Y el Comandante transfiere el mando: No a su hermano Raúl, sino a los combatientes futuros (hoy sólo potenciales y fantasmales) que leyeron el mensaje casi subliminal de la silla vacía.

Se entendió perfecto: La guerra continúa por otras vías, Comandante.

Es la hora de cambiar de contraseña y de programación: Ahora el campo de batalla es el cerebro.

                            ******

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más referenciados de la red. Ver sus trabajos en Google

  HOME

 RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1