El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

NORTEAMERICA  

 

La farsa electoral-mediática

Gane quien gane: Demócratas y republicanos sólo gobiernan para el Imperio

 
 

(IAR Noticias) 11-Febrero-08

Hillary Clinton, candidata demócrata preferida del lobby sionista de Wall Street y Silicon Valley

A tono con el carnaval brasileño las grandes cadenas internacionales sionistas  lanzaron el "supermartes" electoral de los candidatos presidenciales del Imperio norteamericano con una cobertura impresionante de títulos, imágenes y corresponsales, convirtiendo el acontecimiento en una instancia crucial para el destino del mundo. Como siempre, sólo se trató de un show mediático destinado a hacer creer a las mayorías mundiales que la primera potencia capitalista, empantanada en Irak y Afganistán y al borde de una recesión económica de efectos imprevisibles, se puede regenerar a sí misma y generar nuevas expectativas y cambios de política a nivel mundial con la nueva administración que asuma en enero de 2009. Sólo se trata de ilusionismo para incautos.

Jhon McCain, el casi seguro rival de los demócratas en las elecciones presidenciales de noviembre

Primera conclusión probada en forma histórica y estadística: En EEUU, la potencia locomotora del capitalismo sionista a escala global, no gobiernan los presidentes o los partidos, sino la élite económica-financiera (el poder real) que controla la Reserva Federal, el Tesoro, Wall Street, el Complejo Militar Industrial y Silicon Valley.

Segunda conclusión probada en forma histórica y estadística: La política exterior y la política interna de EEUU (los niveles de decisión) no la dirigen los presidentes o los partidos sino el establishment económico-financiero que controla la Casa Blanca y el Congreso a través de sus "lobbyes" y operadores que actúan sobre los partidos, los legisladores, los funcionarios y condicionan las decisiones presidenciales.  

Tercera conclusión probada: Terminada las luces artificiales de la campaña electoral, demócratas y republicanos dejan de agredirse y se complementan en un diseño de política estratégica de Estado en defensa de los intereses de las grandes corporaciones económicas que marcan el accionar de las políticas internas y de la conquista de mercados encubierta en las "guerras preventivas" contra el "terrorismo".

El 11-S no solamente instaló un nuevo sistema de control social por medio de la manipulación mediática con el "terrorismo", sino que además inauguró un "nuevo orden internacional" (sustitutivo de la "guerra fría") basado en la "guerra contraterrorista" que sirve de justificación a las nuevas estrategias expansionistas del imperio norteamericano y de las trasnacionales y bancos sionistas.

Según la teoría y el mito oficial: los demócratas (históricamente tan militaristas e invasores como los republicanos) serían la cara "progresista" de EEUU, y los republicanos la cara "militarista e invasora" del Imperio norteamericano.

Ambos partidos, en cambio (y como está demostrado históricamente), son las versiones "alternativas" ("liberal" y "conservadora") del mismo Imperio que se turnan periódicamente para administrar la Casa Blanca y ejecutar sin miramientos las políticas de conquista imperial (militar o "democrática") que requieren los intereses del capitalismo trasnacional sionista asentado en Wall Street.

Demócratas y republicanos se turnan en la administración del Imperio: Cuando asumen la presidencia los republicanos (como ahora), los demócratas juegan de "oposición crítica", y viceversa, sin que varíen para nada las matrices funcionales del sistema capitalista estadounidense basamentado en la conquista imperial de mercados y de recursos estratégicos, ya sea por la vía militar (invasiones) o por la vía "democrática" (gobiernos sometidos).

Tomemos dos ejemplos "alternativos" inmediatos: El "malo" Bush (republicano) invadió y conquistó Irak y Afganistán, y el "bueno" Clinton (demócrata) su predecesor, bombardeó y conquistó Yugoslavia (hoy Serbia) y ejecutó los primeros bombardeos contra Irak, preparatorios de la invasión posterior.

Falsa antinomia

La guerra político-electoral de los demócratas contra Bush es falsa por tres razones fundamentales:

A) Desde el 11-S para adelante, los demócratas avalaron expresamente las invasiones a Irak y Afganistán y votaron (sin oposición) en el Congreso todos los presupuestos presentados por Bush para financiar las invasiones y asegurar el despliegue de tropas  y el mantenimiento de las bases militares del Imperio por todo el planeta.

B) Pese a su declamativa "oposición" actual (por razones electorales) a la ocupación de Irak y a las políticas "militaristas" de Bush, o al recurrente pedido del retiro de tropas, el Congreso con mayoría demócrata acaba de votar  el presupuesto de guerra (el más grande de la historia de EEUU) y los agregados presentados por la administración Bush para financiar la ocupación militar de Irak y Afganistán, y sostener el despliegue imperial de sus fuerzas militares en el mundo.

C) En caso de ganar la presidencia en el 2008, la administración demócrata que asuma se verá frente a las mismas disyuntivas y deberá implementar la misma política que Bush para preservar los intereses capitalistas imperiales de EEUU y sus transnacionales en Irak, Medio Oriente, y en todo el mundo.

Resumiendo: El show electoral-mediático para generar una expectativa de "cambio de rumbo" de la primera potencia imperial, es un entretenimiento para incautos y cerebros embrutecidos por las grandes cadenas televisivas.

Gane quien gane (sea un demócrata o un republicano): La herencia es la "guerra contraterrorista" y la administración de la crisis global generada por las políticas depredadoras del Imperio norteamericano y sus socios sionistas de las potencias europeas.

Obama, Clinton o McCain son apenas "más de lo mismo": El que se suba al  sillón de la Casa Blanca deberá administrar para las petroleras, las armamentistas y los bancos y trasnacionales que diseñan entre bambalinas las grandes operaciones de conquista de mercados y de apoderamiento de recursos estratégicos que no pueden detenerse en ningún momento.

Como lo determina la lógica implacable del sistema capitalista que necesita seguir invadiendo y depredando para sobrevivir.

¿Las elecciones presidenciales de noviembre?: Apenas una ilusión óptica para entretener. La procesión va por otro lado.

                            ******

  HOME

 RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1