El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

NORTEAMERICA  

 

La guerra de la propaganda

Los cruzados racistas van por Obama e Hillary, pero Michael Moore puede más

 
 

(IAR Noticias) 12-Febrero-08

Hillary Clinton y Barack Obama, en segundo plano

Así como los demócratas tienen a Michael Moore y a la mayoría de  Hollywood y de las cadenas mediáticas sionistas norteamericanas a favor de sus candidatos presidenciales, los candidatos republicanos (que solo cuentan con la minoría de Hollywood y de los consorcios mediáticos) cuentan con la inestimable colaboración del grupo ultraconservador Citizens United, liderado por David Bossie y apadrinado por el ultraconservador ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, que en la década de los noventa se había convertido en el azote del gobierno liberal-sionista de Clinton.

Informe especial

Citizens United reúne todos los componentes de la derecha ultraconservadora cristiana (racista, guerrerista y anti-inmigrante) socia del lobby judío sionista de derecha, se define como una organización que trabaja "con el fin de devolver el control del gobierno al pueblo y reafirmar los tradicionales valores estadounidenses".

El grupo representa cabalmente a los halcones asociados al lobby sionista ultraconservador que controla la Casa Blanca administrada por Bush, y sus integrantes sienten un particular odio y desprecio por los "liberales" del lobby sionista demócrata que ha manejado la Casa Blanca con Clinton, a los que considera como "entreguistas" de los valores tradicionales del Estado nacional norteamericano.

El líder intelectual del grupo es el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, el más ferviente y autorizado vocero del ala ultraconservadora republicana y de la derecha cristiana.

El lobby derecho-cristiano es un defensor a ultranza del "tradicional modo de vida americano", pero fundamentalmente de las cruzadas militaristas para imponerlo en el mundo, en las que se mezclan los negocios del petróleo y de las armas de las cuales sus consorcios empresariales extraen sus millonarias tasa de rentabilidad.

Con financiación principalmente de las armamentistas, Citizens United dedica sus esfuerzos a producir campañas contra las organizaciones y líderes "antiguerra" (controladas por los demócratas) y contra la inmigración ilegal.

El año pasado, produjo un documental titulado "Border war" (Guerra en la frontera) que califica a los inmigrantes indocumentados como “criminales” y promueve sus persecución en la frontera.

El filme según su realizador, David Bossie, se impuso como meta "despertar la conciencia nacional", y fue estrenado  el 13 de septiembre en Washington D.C., aunque no tuvo trascendencia masiva como los film "anti-Bush" y "antimilitaristas" que realiza  Michael Moore el propagandista oficial del lobby sionista liberal demócrata.

Newt Gingrich, el líder intelectual del grupo ultraconservador Citizens United.

Demás está decir que en la actual campaña para elegir a los candidatos en las presidenciales de noviembre, el grupo Citizens ya eligió como blancos de sus ataques a  Hillary Clinton y a Hussein Barack Obama, a quienes califica como "antiamericanos" y defensores de negros e inmigrantes.

Pero los laureles (en contra) se los lleva Obama por su doble condición de negro y "musulmán".

El grupo ultracoservador Citizens United afirma que ya recaudó un millón de dólares para iniciar la filmación de una pelicula mostrando "lo peor" de Obama. "La gente no sabe nada de Obama excepto que habla bien", asegura David Bossie, el jefe de los Citizens. "Nosotros les vamos a abrir los ojos. Después de esta película no lo podrán votar ni los de su familia", desafía.

Sus productores aseguran que la película revelará todo lo que oculta el marketing político de la campaña de Obama y mostrará los costados más "antiamericanos" de la vida del senador de Illinois.

Recientemente la organización estrenó "Hillary, the movie", un filme "que desnuda la verdad sobre lo que los Clinton quieren que la gente ya no recuerde".

En su hora y media de duración aparecen dando su opinión los periodistas y legisladores más conservadores de EEUU. Tachan a la senadora de "socialista europea" y "más viciosa que Nixon".

También ya produjeron "Celsius 41:11", una respuesta conservadora a "Fahrenheit 9/11", la película de Michael Moore que critica la política de Bush tras los atentados de las Torres Gemelas y la Guerra en Irak.

Pero el grupo liderado por Gingrich también persigue a sus enemigos dentro de las propias filas republicanas.

Al casi seguro candidato republicano a la presidencia John McCain le acusan de ser "un izquierdista" por sus posiciones "dialoguistas" y aperturistas dentro del partido. Fue tanta la presión contra McCain  que el propio Bush la semana pasada lo elogió y lo apoyó en un intento por frenar a los apóstoles ultraconservadores.

En realidad, y como lo resaltan algunos analistas norteamericanos, por la falta de trascendencia masiva de sus campañas es más el daño a los propios republicanos que causan los grupos ultraconservadores como Citizens a quienes la gran prensa norteamericana (aliada de los demócratas) presenta como ejemplo de "rascismo" e "intolerancia" del partido de Bush.

De esta manera el "efecto propagandístico" de Citizen solo se multiplica entre los sectores de la derecha cristiana y del sionismo conservador, sin conseguir incidencia en la masa mayoritaria de votantes estadounidenses.

Además, la "propaganda"  de Citizen es "directa" y su procedencia es clara, lo que le resta efectividad psicológica  entre los sectores que no comparten su ideología.

En cambio el "propagandista encubierto" del sionismo liberal demócrata, Michael Moore, es presentado como un "productor independiente" y elevado a escala de prestigio de "creador" por Hollywood y los grandes consorcios mediáticos que hegemonizan el control de la opinión pública norteamericana y a escala global.

Michael Moore, propagandista encubierto del sionismo liberal demócrata.

Michael Moore, el niño mimado de las convenciones demócratas, se ha vendido al público durante años como un miembro de la clase trabajadora, un "izquierdista" radical, uno de ''los de abajo'' que denuncia las políticas guerreristas de los halcones conservadores, y que critica y denuncia despiadadamente las invasiones imperiales de Bush.

Eso no impide, como recientemente demostró una investigación, que el cineasta posea un extenso portafolio multimillonario administrado por un oficial de la firma Fleet Financial en el que se incluyen acciones en muchas de las compañías que Moore ha atacado en público: farmacéuticas como Pfizer y Merck, HMO's como Pharmacia Corp. y Tenet Healthcare, petroleras como Sunoco y Noble Energy.

Hollywood, que distribuye masivamente sus productos cinematográficos lo convirtió en millonario y lo vistió con la aureola de "productor independiente" enfrentado al sistema.

De esta manera, el "producto sionista-demócrata" de Moore ingresa sin resistencia al cerebro manipulado de las grandes mayorías mundiales que han convertido el "anti-Bush" en bandera de lucha contra el "mal".

Mientras tanto,  el sistema capitalista internacional (inventor del sionismo por "izquierda" y por "derecha"), con central operativa en Wall Street, tanto con Bush o con los demócratas en la Casa Blanca, continúa (y continuará) depredando el planeta y sometiendo pueblos para apoderarse de sus riquezas y recursos naturales.

En definitiva, la propaganda electoral "ultraconservadora" de Citizens, o la propaganda "ultraprogresista" del gordo Moore, son complementarias:sirven para adornar, por "derecha" y por "izquierda", el "show democrático" del Imperio sionista que se recicla cada cuatro años en la Casa Blanca.

                            ******

  HOME

 RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1