El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

NORTEAMERICA  

 

Los hispanos y los judíos, la prefieren, y los medios y el establishment de poder ya la eligieron

Hillary: El Imperio sionista con perfume de mujer

 
 

(IAR Noticias) 08-Febrero-08

Hillary Clinton, candidata demócrata preferida del lobby sionista de Wall Street y Silicon Valley

Si bien la aparición fulgurante de Obama empañó en un principio los objetivos de  la "dinastía Clinton", el resultado del "supermartes" consolida las chances de Hillary para convertirse en la candidata demócrata para suceder a Bush en el sillón de la Casa Blanca imperial. Al menos esa es la "percepción" generalizada entre los medios y analistas estadounidenses.

Informe especial

Hillary,  junto a su esposo y "operador" de su candidatura, el ex presidente Bill Clinton

El pensador de izquierda norteamericano James Petras la define como "Bush con polleras".  Y algunos republicanos "duros" opinan que Hillary ostenta más virilidad (política, se entiende) que su marido, el ex presidente Bill Clinton, que maneja su campaña y se encarga del "trabajo sucio" contra sus rivales electorales.

De cualquier manera,  la ex primera dama y actual senadora por Nueva York goza de una "personalidad fuerte" y de marcados contrastes entre el blanco y el negro conferida por su signo zodiacal: Escorpio.

Y demás está decir que la escorpiana Hillary es la contracara política de Obama: medio negro y medio blanco, técnicamente un "mulato", al que los próceres del lobby judío de Wall Street (tradicionales espónsores de los demócratas), lo ven todavía algo "blandito" y sin experiencia  para tomar las riendas administrativas del Imperio excesivamente "militar" que deja George W. Bush.

Además (y aunque nadie lo mencione abiertamente) está ese primer nombre de Obama: Hussein (el apellido de Saddam) que suena demasiado sugerente y llamativo  para un candidato a presidente del Imperio que lanzó y lidera la guerra contra el "terrorismo islámico" a escala planetaria.

Y hay un dato contundente: los analistas y medios estadounidenses destacaron que el voto hispano y el de los judíos beneficiaron a la ex primera dama en Nueva York (la ciudad del 11-S) , en donde tuvo el respaldo de tres de cada cuatro electores demócratas latinos, y el de siete de cada diez judíos.

En el resto de los estados que votaron en el "supermartes", Hillary -que también reúne sobre todo el voto de las mujeres y las clases trabajadoras, incluidos profesores y sindicatos- logró el apoyo de seis de cada diez hispanos.

A escala nacional, seis de cada 10 hispanos registrados para votar en la primaria demócrata se inclinaron por la senadora, lo que la convierte en la candidata favorita de los latinos en todo el país.

En Nueva York, el estado que representa como senadora, 75% de los latinos le dieron su respaldo, de acuerdo con las proyecciones.

Los mismos cómputos estimados le atribuyen a Clinton dos tercios del voto hispano en California, donde se eligió al mayor número de delegados el "supermartes". El estado más poblado del país alberga a más de cinco millones de latinos registrados para votar.

El "supermartes" demostró que la comunidad hispana sigue favoreciendo a Hillary Clinton, que obtuvo tres veces más votos que Obama entre los latinos en las recientes primarias de Nevada.

Una de las razones que explican ese fenómeno  -según los analistas-  es la resistencia entre muchos hispanos a votar a Obama por considerarlo negro (aunque tenga la mitad blanco).

Hispanos y negros mantienen un enfrentamiento abierto y a veces sangriento en los barrios deprimidos de las grandes ciudades del país, y Los Ángeles (donde ganó Hillary) es el mayor y el más violento escenario de lo que en EEUU se conoce como la guerra black-brown.

Según las empresas encuestadoras, el voto de las mujeres latinas fue decisivo para este resultado, al igual que el de los votantes de 40 o más años en ese sector de la población.

A partir de ahora y hasta la Convención Nacional Demócrata, que se celebrará en Denver (Colorado) del 25 al 28 de agosto próximos, Hillary tendrá que superar las primarias en Washington DC, Virginia y Maryland, el 12 de febrero, y las de Texas y Ohio, el 3 de marzo y Pensilvania, el 22 de abril.

No obstante, los analistas de las grandes cadenas estadounidenses destacan que el "supermartes" proyectó a Hillary como la favorita "número uno" a la nominación para la candidatura presidencial demócrata en las elecciones de noviembre.

Además, y como ya es histórico, el candidato vencedor del "supermartes" es el que mejor se posiciona en las encuestas (el triunfo retroalimenta más triunfo)  y es el que mejores apoyos cosecha entre el establishment de poder económico imperial.

"El supermartes es como el peor momento de una maratón, en  lugar de ser el final de la carrera. Sirve para saber quién va por delante a mitad de camino", afirmó a la cadena NBC el analista político Stu Rothenberg.

Por percepción real, o por campaña prefabricada para direccionar votantes, las grandes cadenas mediáticas del lobby sionista sutilmente ya presentan a Hillary como la candidata con más "chance" que cuenta con lo que no tiene Obama: el voto de los hispanos y el de los judíos, a quienes el ramalazo "musulmán" de Hussein Barack Obama no les termina de cerrar.

Pero mientras se consolidan sus chances, Clinton, de 60 años, junto a su esposo y "operador" de su candidatura, el ex presidente Bill Clinton, y su hija Chelsea, celebró su victoria en Nueva York, Nueva Jersey, California, Arkansas, Arizona, Oklahoma, Tennessee y Massachussets.

La senadora y candidata preferida del lobby sionista de Wall Street y Silicon Valley saborea también su triunfo en Massachussets, feudo del clan Kennedy, que desde Ted Kennedy a Maria Shriver (la esposa del gobernador de California, el republicano Arnold Schwarzenegger) o Caroline Kennedy dieron su apoyo a Obama, al igual que otro de los líderes demócratas y candidato derrotado en las presidenciales de 2004, John Kerry.

El triunfo demócrata en las legislativas de noviembre, donde consiguieron la mayoría en las dos cámaras del Congreso, proyectó al lobby sionista "liberal" (que gobernó con Clinton) hacia las presidenciales de 2008, con Hillary Clinton como su candidata más exitosa en las encuestas.

Algunos medios estadounidenses señalan que si bien la aparición fulgurante de Obama empañó en un principio los objetivos de la "dinastía Clinton", el resultado del "supermartes" consolida a Hillary como la candidata demócrata para suceder a Bush en el sillón de la Casa Blanca imperial.

La caída estrepitosa de Bush en las encuestas, los varios frentes de conflicto por los que atraviesa su administración, el empantanamiento del ejército invasor en Irak y Afganistán, sigue encendiendo la ilusión de los demócratas de hacerse con la Casa Blanca en las presidenciales de 2008.

Pero, sin ninguna duda, después de la victoria del "supermartes" la que ya  "se prueba por adelantado" el sillón presidencial de Bush es la senadora por Nueva York, Hillary (Rodham) Clinton, una integrante del lobby judío "liberal", que  (según sus biógrafos) piensa el mundo en los mismos términos bélicos que Bush.

"Sólo un nuevo presidente podrá reparar los errores de Bush y recuperar nuestra esperanza y optimismo" y "sólo un nuevo presidente puede recuperar la posición de EEUU de líder respetado en el mundo", añadió al lanzar su candidatura en enero.

Según la agencia Associated Press, Hillary  tiene un arma que no es demasiado secreta en sus ambiciones presidenciales: su esposo Bill Clinton, el ex presidente de EEUU, quien recauda dinero fuerte en Wall Street e intenta evitar que el electorado negro apoye a Barack Obama, o a John Edwards, en las primarias del Partido Demócrata.

Y nadie más capacitado que un Clinton (en este caso, Hillary) para continuar con la "empresa imperial" y el legado que dejan los halcones del lobby sionista neocons de la administración Bush luego de ocho años de gestión marcados por la "guerra antiterrorista" como nueva lógica de conquista de mercados y dominación mundial.

Los operativos del lobby sionista "liberal" de la administración Clinton fueron los adelantados de las teorías y estrategias de "guerra preventiva" para el Medio Oriente, Asia y Los Balcanes,  que luego pusieron en práctica los halcones sionistas de la era Bush hijo.

Samuel Berger, William Cohen y Madeleine Albright cumplieron, durante la administración de Bill Clinton, las mismas funciones para el lobby judío "liberal" que  cumplieron) para el lobby judío "neoconservador" Dick Cheney, Donald Rumsfeld (jubilado) y Condoleezza Rice en la administración Bush.

Desde sus puestos en la Casa Blanca los sionistas judíos "liberales" Berger, Albright y Cohen (hoy integrantes de la campaña de Hillary),  tuvieron una participación clave en los bombardeos y posterior invasión de EEUU a Yugoslavia lanzada por la administración Clinton con la complicidad militar de la OTAN, en marzo de 1999.

El trío también fue el impulsor principal de las operaciones aéreas anglo estadounidenses sobre la  llamada "zona de exclusión" de Irak, las que causaron miles de muertos por las bombas y por los efectos colaterales de la radiación con uranio empobrecido entre la población civil.

La  presencia de Bill Clinton promoviendo y apuntalando a Hillary (un "Bush con polleras", según James Petras) hacia las presidenciales de 2008, se encuadra dentro del objetivo de lobby sionista "liberal" de retomar nuevamente el control de la Casa Blanca.

Pero más allá de que sea con Hillary o con Obama, si los  demócratas derrotan a los republicanos en las presidenciales de noviembre se verán frente a las mismas disyuntivas y deberán implementar la misma política que Bush para preservar los intereses capitalistas imperiales de EEUU y sus transnacionales en Irak, Medio Oriente, y a lo largo y a lo ancho de todo el planeta.

Esa es la regla de oro de la "alternancia" histórica en el poder de demócratas y republicanos, y una potencial presidencia de Hillary solo podría agregarle un transitorio "perfume de mujer" a las decadentes ruedas del Imperio sionista norteamericano.

                              *****

  HOME

 RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1