El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Agencias| Alternativos| Mail

 

Buscar en
IAR-Noticias y en
 la Web

Google

 

 

 
 
 
 

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Autores

Internet

Especiales

Contrainformación

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

CONTRAINFORMACION

 

NORTEAMERICA  

 

La guerra agendada

La "opción nuclear" y los dos escenarios de un posible ataque a Irán

 
 

(IAR Noticias) 08-Febrero-08

Bombardero B52 de la FFAA estadounidenses

Los expertos coinciden: Si un posible ataque militar del eje EEUU-Israel (al que podrían sumarse Francia, Alemania y Gran Bretaña) no consigue neutralizar y/o debilitar en pocas horas el sistema de defensa iraní (principalmente su capacidad de respuesta aérea) en un "golpe sorpresa", se expone a un contraataque iraní a ciudades e instalaciones militares claves en Israel, acompañado de una reacción islámica y antisionista generalizada en Medio Oriente, principalmente en Líbano, Irak y Gaza, y de una "guerra asimétrica" contra EEUU e Israel que se extendería desde Irán hacia toda la región.

Informe especial

Si el primer escenario, con un ataque demoledor sobre las instalaciones militares y nucleares iraníes, no se cumple, se activaría un segundo escenario con una guerra irregular (o asimétrica) para la cual Washington y Tel Aviv no están preparados, dado que (y al margen de la supremacía abrumante de su poder aéreo y naval) carecen de capacidad para una ocupación terrestre generalizada en Irán y el Medio Oriente, donde deberían enfrentarse al aparato militar iraní (convencional e irregular) compuesto por dos millones de efectivos movilizados y en capacidad de combate.

Ante el posible golpe israelí inicial, el régimen iraní podría iniciar una contraofensiva hacia tres blancos estratégicos:

1) Cierre del Estrecho de Ormuz, a través del cual pasa más del cuarenta por ciento de las exportaciones del petróleo mundial. En este escenario, los precios del petróleo podrían trepar (según cálculos en boga) a los US$150 el barril detonando una recesión mundial con epicentro en Europa, China  y EEUU.

2) Contraataque iraní  con cohetes de medio alcance contra ciudades, instalaciones militares, infraestructura y sistema de comunicación de Israel, que podría incluir un ataque al Comando Central de Washington (Centcom) en Qatar; instalaciones y bases militares militares en Irak e infraestructura energética de Arabia Saudita y de los Estados del Golfo.

3) Lanzamiento por parte de la Guardia Revolucionaria iraní y de los grupos islámicos de una  guerra asimétrica regional contra Israel y EEUU en Líbano, Siria, Arabia Saudí, Irak y Palestina, generando un teatro bélico generalizado contra instalaciones y oficinas de petroleras y transnacionales del "mundo occidental", incluidas la europeas.

Estos tres presupuestos opcionales de una respuesta iraní "fulminante" a un ataque judeo-norteamericano que pondría a Medio Oriente en el tablero de una "guerra generalizada" precipita la posibilidad del uso (por parte de EEUU e Israel)  de un tercer escenario:  la "opción nuclear" como medio para asegurar un "golpe demoledor" que deje sin capacidad de defensa al mando militar iraní, y desate una crisis política interna lo suficientemente fuerte que posibilite el derrocamiento del régimen de los ayatolas, el objetivo central que guiaría una operación militar contra Irán.

Los recientes proyectos presentados en el Congreso de EEUU por demócratas y republicanos, situando al "terrorismo nuclear" como nueva hipótesis de conflicto, renueva los temores y advertencias de los expertos respecto de planes del Pentágono para efectuar ataques nucleares de "extrema precisión" en blancos caracterizados como búnkeres del "terrorismo nuclear", un concepto que podría englobar -por ejemplo- a las usinas iraníes.

Según una decisión del Senado en 2003, la nueva generación de armas nucleares tácticas o "mini-bombas" nucleares de “bajo rendimiento” con una capacidad explosiva de hasta 6 veces la de la bomba de Hiroshima, son consideradas ahora “seguras para civiles” por su precisión "quirúrgica" localizada orientada a impedir "daños colaterales".

Funcionarios y asesores, tanto de la Casa Blanca como del Pentágono, argumentan constantemente que se necesitan armas nucleares de bajo rendimiento como "disuasivo verosímil" contra estados delincuentes o "protectores de terroristas" (Irán, Corea del Norte).

Los manuales militares señalan que esta nueva generación de armas nucleares son "seguras" para el uso en el campo de batalla. Ya no son armas de último recurso. Ya no hay impedimentos u obstáculos políticos para su uso. En este contexto, el senador Edward Kennedy acusó a la administración Bush de desarrollar “una generación de armas nucleares más utilizables”.

Según el experto estadounidense, Michel Chossudovsky, un plan operativo para realizar "ataques convencionales y nucleares integrados" contra Irán ha estado en un “estado de disponibilidad” desde junio de 2005.

Todas las garantías de la era de la Guerra Fría, que categorizaban a la bomba nuclear como "un arma de último recurso" han sido dejadas de lado, y las acciones militares “ofensivas” utilizando ojivas nucleares son descritas ahora como actos de “autodefensa”, señala Chossudovsky.

En este contexto, las armas nucleares son presentadas como medios para consolidar la paz e impedir “daños colaterales”. El Pentágono ha sugerido, a este respecto, que las "mini-bombas" (con un rendimiento de menos de 5.000 toneladas) son inofensivas para civiles porque las explosiones "tienen lugar bajo tierra".

En este escenario, varios expertos coinciden en que nadie puede garantizar que las "mini-bombas" nucleares de bajo rendimiento, que han sido aprobadas para su “uso en el campo de batalla”, no estén en planes de ser utilizadas en un eventual ataque a las usinas nucleares iraníes.

Este es el fundamento más fuerte que avala el razonamiento de los que sostienen la hipótesis de la "opción nuclear" como medio para neutralizar la capacidad de respuesta militar de Irán ante un ataque del eje EEUU-Israel.

                            ******

  HOME

 RECOMENDAR ESTA NOTA

© Copyright 2008  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com

 
1